YouTube retira vídeos de Siria para luchar contra la propaganda extremista y no todos están conformes

YouTube, en un intento por ayudar en la lucha contra la propaganda del terror, ha decidido eliminar miles de vídeos que hasta ahora estaban disponibles en la plataforma sobre Siria y las atrocidades allí perpetradas. También se han cerrado canales encargados de subir este tipo de contenidos, en una energía que si aceptablemente persigue precisamente el control de contenidos extremistas, especialmente del Estado Islámico y sus simpatizantes, no ha terminado de convencer a todos los colectivos y organizaciones.

Chris Woods, director de Airwars -una estructura con sede en Londres que contabiliza los ataques aéreos internacionales y cómo afecta a los civiles-, ha alertado de que esta medida lo que está haciendo es eliminar pruebas de las atrocidades llevadas a angla en las zonas de conflicto del país y que podrían poner por consiguiente en peligro futuros juicios internacionales por crímenes de guerrilla. “Lo que está desapareciendo ante nuestros ojos es la historia de esta terrible guerra”, advierte con preocupación Woods.

La exterminio de todos estos contenidos es el resultado de la puesta en marcha de una nueva tecnología de formación que se encarga de marcar y eliminar automáticamente el contenido que potencialmente podría infringir sus directrices -como es aquel de tipo extremista. Durante unos días, el servicio da la oportunidad de que estas grabaciones se restablezcan y pasen por revisión humana si reciben la alerta de que han sido clasificados erróneamente -los propios dueños del canal del vídeo son advertidos cuando un contenido es afectado por el algoritmo.

Realmente la problemática sobre estos vídeos viene de espléndido. En The New York Times apuntan que desde el 2014 se han eliminado más de 6.000 vídeos que documentan el conflicto sirio pertenecientes a un canal instigador que terminó cerrando durante un tiempo, Qasioun News Agency.

Uno de los muchos vídeos que Qasioun News Agency sube a su canal.

Las pautas de la comunidad de YouTube estipulan que un canal puede ser eliminado por tres violaciones de las normas de la plataforma en un período de tres meses. Dada la velocidad con la que el nuevo sistema de afectado está analizando y emitiendo advertencias, muchos canales están siendo retirados casi sin oportunidad para sus dueños de poder protestar al servicio.

Youtube por su parte se defiende, indicando que la nueva tecnología de filtración fue diseñada para mejorar con el tiempo, y que la firma contesta rápidamente en presencia de los avisos de error por parte de los responsables de los contenidos.

¿Quién tiene razón en toda esta historia? ¿debería YouTube relajar su política?


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales