X, el hermano menos conocido de Google

En sus inicios, Project Loon fue una iniciativa de Google, empresa que en primera instancia levantó el tesina de repartir internet “desde el aire” mediante globos aerostáticos. Hoy por hoy las cosas son completamente distintas ya que hay una nueva firma detrás de esto: X, una compañía que forma parte de Alphabet (la compañía religiosa detrás de Google) y que por grande tiempo se ha mantenido en el anonimato y el enigma legado que se tráfico de una iniciativa medianamente secreta. Las cosas cambiaron en el pasado Google I/O, donde se abrieron las puertas de las instalaciones y así poder conocer que que hay detrás de X.

Si pudiéramos comparar a X con un concepto cualquiera, sería definitivamente con un think tank. Esto porque el rol de la marca no es desarrollar productos de guisa comercial como lo haría cualquier otra entidad, sino que más aceptablemente crear prototipos que sean funcionales y sustentables, para que luego estos emprendan un camino con luces propias. El mejor ejemplo de esto es Waymo, idea que salió directamente desde esta ordenamiento, la cual tiene por delegación principal sujetar la cantidad de accidentes automovilísticos por medio de la producción de buenos vehículos autónomos.

waymo_google

self_driving_car_google

Cualquier persona con algún cargo de acercamiento a la industria sabe que una empresa tiene como función, encima de ayudar al progreso financiero de una nación, detectar deyección y ayudar a resolverlas. Dentro de este situación entran los proyectos Makani (producción de energía eólica sustentable), Wing (entrega de productos vía aérea) y Loon, siendo esta última la entidad que más avances ha presentado durante el zaguero tiempo.

Según nos explicaron en una charla realizada en Mountain View, el tesina de “globos de internet” Loon ha obtenido muy buenos resultados en todos los lugares en donde ha sido probado, incluyendo Perú y Chile. En el caso chileno, a pesar de nuestra amplia superficie, los globos recorrieron buena parte de nuestro país durante 2015 generando lazos comerciales con las operadoras telefónicas locales, así como todavía llevando una conexión estable a Internet a lugares en donde las antenas simplemente no logran ganar.

Cabe destacar que Proyect Loon lo que hace es “capturar” las redes de internet móvil que ofrecen las compañías locales y hacerlas rebotar a través de sus globos meteorológicos creados por Raven Aerostar, los cuales, encima de tener una vida útil determinada antiguamente de caer al suelo de forma controlada -según recalca la empresa, a pesar de que muchas voces digan todo lo contrario-, entregan una cobertura de internet de 40 kilómetros de diámetro por dispositivo.

El caso de Perú es sin duda el más mono, ya que si aceptablemente los globos se probaron de guisa exitosa, tuvieron un uso práctico y extenso en marzo de 2017 tras las inundaciones que afectaron a gran parte de ese país. Los globos sobrevolaron los cielos de Perú ampliando de guisa suficiente efectiva el servicio de Internet que las empresas locales ofrecían en el país, confirmando de paso que Loon está cada vez más cerca de ser perseverante en la verdad.

El equipo que es transportado por los globos de Project Loon. El equipo que es transportado por los globos de Project Loon.

Desde X recalcan que, si aceptablemente podrían hacer fácilmente caridad con todos los productos que están desarrollando, en el mundo de hoy es esencial que las ideas sean económicamente sustentables con el paso del tiempo. Lo previo se ve graficado de guisa suficiente lamentable con el surgimiento de un dispositivo que transforma el agua de mar en combustible para los automóviles u otros vehículos, maquinaria que por estos días está buscando la guisa de ser perseverante al mercado de guisa valioso, no sin toparse con muchas trabas en el camino.

No cerca de duda de que pronto sabremos de más inventos realizados por X, el hermano menos conocido de Google; al menos hoy ya sabemos un poco más sobre ella, que es lo que hacen y sobre todo cuál es su foco corporativo. Porque encima nunca está de más aprender cosas que antiguamente nos eran completamente desconocidas (y tratadas como secreto).




Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales