Windows, intento quererte pero no me dejas

Bienvenido a Freemium, una sección en la que Jose Mendiola expresa su opinión personal sobre el mundo de la tecnología. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de instinto vertidos en estos artículos.

En los romances, los dos tienen que poner poco de su parte o de lo contrario, es posible que la encanto termine abruptamente. Una tórrida relación que se enfría porque una de los intervinientes se empeña en dinamitarla con comportamientos impropios, y poco así es que lo me está sucediendo, a grandes rasgos con Windows 10 y una Surface Pro 4. Todo iba rodado mientras usaba la Surface como dispositivo para todo: tableta, ordenador… la idea estaba resultando formidable porque nada más salía de casa con un equipo.

Hay que reconocerlo: Surface es un dispositivo casi divino; un perfecto de primer nivel, un hardware excelente y francamente aceptablemente pensado, y uno daría por sentado que siendo Microsoft el integrador de hardware y plataforma, todo iría más que rodado. Y es aquí donde pronto comenzaron los problemas.

Pasaron los días y al instante las “pequeñas incidencias” me hicieron alegrar la ceja: el pimpollo del Stylus se suponía que tenía que servir para hacer capturas de pantalla o ejecutar OneNote, pero carencia de carencia. Un repaso por Google me dio con la posibilidad mágica: reiniciar. En propósito, volvió a funcionar… durante un tiempo. Pasaron las semanas y ya ni el reinicio solucionaba el problema y ya me vi contactando con el soporte que tras muchos dimes y diretes, me enviaron un nuevo pen.

El nuevo circunstancial funcionó aceptablemente durante unas semanas pero pronto comprobé que volvía a fracasar y sospecho que era un problema de plataforma. “En fin”, me dije, siquiera pasaba carencia por no poder pulsar el pimpollo y seguí disfrutando de las mieles del dispositivo; sin incautación, descubrí que, si no reiniciaba el Surface cada cierto tiempo, poco terminaba por fracasar. Conviene recapacitar -vamos a intentar dejar los apasionamientos de lado- que venía del entorno de Apple, en lo que todo funciona siempre sin problemas, y para mí aquello de reiniciar preventivamente era poco nuevo.

Pelillos a la mar. El equipo era plenamente satisfactorio y Fall Creators Update elevó más si junto a el lista de la plataforma; todo iba genia, me dije, hasta el punto que decidí ir un paso más allá: convertir el Surface en un sobremesa con el dock, teclado y ratón. Personalmente, odio los cables, así que adquirí todos los periféricos inalámbricos (aprovechando la conexión Bluetooth), y a veterano desgracia, escogí un ratón de Microsoft igualmente. Y sin saberlo, había destapado las puertas del averno.

Configuré todo y ahí estaba todo aceptablemente instalado: el Surface en un costado, el escritorio inmaculado y teclado y ratón ocupando su espacio. Pronto me vi trabajando en casa como si lo hiciera con un gran ordenador desktop, y fuera de ella llevándome la misma bestia bajo el articulación. Sin incautación, la pesadilla no tardó en obtener. Tras dejarlo en reposo para ir a engullir, al regresar y’despertarlo’ de nuevo, ni ratón ni teclado se conectaban. “Qué extraño”, me dije sin preocuparme demasiado (inocente de mí). Y comencé el calvario de las pruebas.

Activar y desactivar el modo avión no solucionaban carencia, reiniciar el equipo lo hacía a veces, y reinstalar los dos equipos funcionaba siempre, pero cada vez que el Surface entraba en modo reposo había que hacer borrón y cuenta nueva. Google de nuevo para dar con poco inesperado: en el asunto del Bluetooth no estaba solo, más aceptablemente al contrario, estaba demasiado acompañado.

Pronto descubrí igualmente que estos problemas habían provocado que Matt Miller -blogger de ZDNET- igualmente huyera de Windows 10 a causa de lo que él calificaba como “frustración diaria” en un caso idéntico al mío. Todo lo invertido en convertir el Surface en un sobremesa no servía para carencia y frustrado, volví a utilizar el equipo como un portátil sin dejar en definitivo mi lucha particular. Realicé todo tipo de pruebas y probé todo tipo de configuraciones en el administrador de energía (en el punto de mira como principal culpable), y hasta adquirí un software que me permitiera renovar todos los drivers del equipo.

Como carencia podía solucionar el problema, me rendí y contacté con el soporte de Microsoft, y aquí volví a iniciar otra serie de micro infartos: no hay un soporte, como tal, de Microsoft, sino que uno tiene primero que desmadejar aceptablemente todo y asimilar a qué puerta tocar para pedir ayuda, porque hay muchas. Al entrar en la página de soporte de la firma uno se pierde en una maraña de opciones en la que se termina en un montón de links que no solucionan carencia(ojo, yo ya lo había probado casi todo) ¿y cómo contacto con alguna persona que me ayude? No pasa carencia, siempre tenemos Twitter, y opté por esta vía. Me respondieron rápido… para decirme que ellos, la cuenta @MicrosoftAyuda, no podían ayudarme, sino que tenía que dirigirme al ámbito de soporte de Surface.

Tras muchas vueltas encontré un resquicio en el ámbito de empresas, aunque efectivamente yo era un autónomo, pero probé fortuna y tras un par de días, recibí un correo de una diestro que no comprendía muy aceptablemente lo que me pasaba. Al angla de unas horas, recibí una emplazamiento e incomprensión de nuevo con frases desesperantes del tipo: “Si el periférico es de otro fabricante, no podemos ayudarle” (echando balones fuera, pero encima ¡el periférico era de ellos!), “¿Qué versión del sistema operativo tiene?”, “¿Ha actualizado el sistema?”, “¿Ha probado conectar el ratón a otro equipo?”.

Fui conteniendo la frustración y contestando a las preguntas pacientemente, teniendo en cuenta, adicionalmente, que cada respuesta suya tardaba al menos un día en obtener. Nuevas llamadas y más correos, y todos ellos dando vueltas a cosas inútiles para quien está más o menos bregado en el mundo de los ordenadores. La pregunta “¿Ha comprobado que el Bluetooth está activado?” Es totalmente pertinente e incluso obligatoria, pero a estas gloria del desastre sonaba a insulto.

Así las cosas y cuando ya tenía la sensación de platicar más con la diestro de soporte que con mi mujer, llegó la pregunta explosivo: “¿Ha comprobado que el ratón tiene pilas?”. Conviene no olvidar el contexto: habían pasado varios días y habíamos llevado a angla todo tipo de pruebas. No pude contener la enojo y mi respuesta, siempre manteniendo la educación, fue más persuasivo. Pero comprobé que más efectiva: transcurrieron dos días y la agente me confirmó que se reemplazaría el equipo. Una de cal y otra de arena, puesto que estoy convencido que el problema no viene de ahí.

Entre tanto, uno ha vuelto a la seguridad y solvencia de un iPad Pro, donde todo funciona siempre y ya ni rememoración cuándo fue la última vez que lo tuve que reiniciar. Windows, intento quererte pero no me dejas…


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales