yfcqtb1yax3edaotpcx2.jpg

valió la pena esperar 10 abriles

Pocos nombres son tan grandes en el mundo de los videojuegos como el de Final Fantasy. Durante 29 abriles esta clan de juegos RPG ha audaz más de una docena de obras maestras y Final Fantasy XV se suma a ellas no como la mejor, pero sí como otra entrega ejemplar llena de emoción, aventuras, hechicería y mucho humor japonés.

Los títulos de Final Fantasy siempre se han caracterizado por seguir la misma fórmula en su trama, al menos en cierto modo: un héroe se encuentra en una aventura personal hasta que se percata de que ocurre poco mucho más excelso a su aproximadamente y es hora de librar al mundo, en compañía de personajes carismáticos, obstinados y el tontorrón de turno (que siempre nos hará reír). FFXV no es la excepción. Lo que comienza como la aventura de un príncipe que viaja por carretera con tres amigos hasta encontrarse con la que será su esposa termina siendo una lucha por el honor, la paz y (cómo no) librar al mundo.

El selección estuvo en explicación durante casi 10 abriles y en este tiempo vivió muchos cambios en su trama, jugabilidad e incluso en su nombre. Originalmente era conocido como Final Fantasy Versus XIII y se trataba de un spin-off en el universo de FFXIII, pero terminó siendo poco completamente nuevo.

La historia de FFXV es tan enorme como complicada. En el selección nos encontraremos con un príncipe llamado Noctis, del reino Lucis, que viaja con sus tres mejores amigos (y guardaespaldas) por carretera en un coche extremadamente lujoso (digno de la realeza, supongo) hasta encontrarse con Lady Lunafreya, la mujer con la que se casaría para consolidar la paz entre su reino y el imperio de Niflheim.

Sin retención, las cosas no salen como estaban planeadas. Mientras Noctis viaja tranquilamente por el mundo su padre, el Rey Lucis Caelum, es atacado por el imperio rival y cuando el príncipe se entera su alucinación se convierte en una lucha por recuperar la honra de su grupo, la paz y su reinado. En poco mucho más excelso que su boda y su alucinación con amigos.

No detallaré lo que ocurre en el reino de Lucis durante la abandono de Noctis pero se puede resumir en que las cosas terminan muy mal. Square Enix decidió contar esta parte de la historia a través de una película emplazamiento Kingslaive: Final Fantasy XV que deberías ver, sobre todo si quieres brincar a este título porque te dará mucha más información acerca de lo que sucede en el mundo de FFXV.

La historia de FFXV tiene todo lo que esperamos de un Final Fantasy: un héroe y sus amigos, una doncella que pareciera precisar rescate pero es mucho más dura de lo que imaginamos, armas gigantescas, hechizos, demonios, dioses, conjuros, un conflicto político-militar y, cómo no, peinados que parecieran salidos de la boy band de turno.

Porque como diría uno de mis compañeros en Gizmodo: “los personajes de Final Fantasy siempre tienen un aspecto que parece la fusión entre un peluquero y un cantante de pop”. Y no le descuido razón.

Héroes de día, boy band de sombra.

Lo más interesante de la trama de Final Fantasy XV es que por más complicada y enorme que sea lo que más puede atraparnos del selección es la interacción entre sus cuatro personajes. Noctis, Ignis, Gladio y el tontorrón Prompto son cuatro mejores amigos que viajan, conducen, charlan, disfrutan de la música, acampan, cocinan y hacen todas las cosas que los amigos hacen. Aún cuando el mundo está en peligro y luchan contra demonios y jefes finales gigantescos lo que pareciera que importa más que ausencia es cuál será la cena de esa sombra o ver fotografías. Es poco que te sacará un sinfín de sonrisas durante toda la campaña.

Eso, encima de que Prompto siempre está tomando fotos (y selfies) de las cosas que hacen los amigos y cuando las revisas los personajes las comentarán con frases como “hey, qué bien salgo en esta foto”. Se siente vivo y ayuda a olvidar por ratos el conflicto que existe en el mundo.

Sí, en FFXV hay selfies.

La jugabilidad de Final Fantasy XV es diferente: Square Enix ha optado por crear un sistema de combate mucho más dinámico, rápido y fluido. No esperes ver el característico combate por turnos clásicos de la clan (como recientemente vimos en World of Final Fantasy), en esta entrega controlaremos solamente a Noctis en un combate rápido basado en hacer combos de ataques, cambiar de armas y teleportarte en el campo de batalla para hacer más daño (o huir). También podrás realizar conjuros e invocar deidades para que liberen un abismo sobre tus enemigos, porque ningún Final Fantasy está completo sin invocaciones.

Aunque Ignis, Prompto y Gladio se mueven por sí solos la mayoría de las veces además es posible hacer ataques especiales grupales con eventos de tiempo rápido, en los que tendrás que presionar chico para seguir la secuencia y hacer el longevo daño posible. El sistema es verdaderamente ocurrente y divertido, ninguna pelea será aburrida y a medida que avances en la campaña obtendrás más y más habilidades y hechizos para usar. Puede que no sea el estilo de Final Fantasy que conoces de toda la vida, pero no deberías dejar que eso te detenga para probarlo.

Además, el mundo de FFXV es campechano casi en su totalidad. Tres cuartas partes del selección podrás ir a donde quieras y hacer misiones alternativas o explorar, pero durante la última parte el título te obligará a seguir la historia para no perder el hilo en la conclusión de la trama.

El apartado visual de FFXV es maravilloso.

Final Fantasy XV es una nueva entrega épica en una clan llena de obras maestras. Puede que su historia no sea tan célebre como la del FFVII o el FFX, pero sigue siendo muy buena. Y lo que hizo este selección con esu nuevo sistema combate ha sido darle un lavado de cara a la clan que en muchos sentidos necesitaba.

Finalmente, el apartado visual del selección es tan atractivo que te puede atrapar por largos ratos. Cada escena se siente vivo y vivo, incluyendo esos momentos al acampar en los que Ignis cocina mientras Prompto le muestra a Noctis las fotos del día entre risas, como poco que cualquiera de nosotros podría hacer con sus amigos. La trama de FFXV puede tener fallos pero su final es consumado, y recordaremos por abriles a estos personajes (y sus peinados).

50 horas de juegos se hacen cortas.


Síguenos además en Twitter, Facebook y Flipboard.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales