unos científicos trabajan en poder enviar sab

Puede que haya un futuro en el que gracias a internet y a las impresoras 3D seamos capaces de enviarnos pizzas, pero lo que parece más próximo es la posibilidad de mandar sabores en bebidas. Como quien envía una foto o un mensaje por mail o transporte, lo que estos científicos dicen ocurrir acabado es mandar sabor a limonada.

Se alcahuetería de la última demostración del trabajo del equipo de científicos de la Universidad de Singapur liderado por Nimesha Ranasinghe, en cuyo portfolio vemos que tiene varios proyectos dedicados a la transmisión de sabor por internet. El equipo presentó este extremo trabajo con la limonada en la Conferencia Tangible (en Yokohama), mostrando que, según aseguran, han acabado transmitir el sabor de una limonada por internet.

La sinceridad imaginario de las papilas gustativas

¿Cómo puede digitalizarse un sabor? La idea de estimular sabores engañando al organismo no es nueva, pero según explicaba ya Ranasinghe hace unos años se habían hecho aproximaciones con sustancias químicas y no con estímulos eléctricos, siendo éste el modo empleado por el equipo para una “piruleta digital” que ya mostraron en 2013 y que emulaba sabores.

Este planteamiento viene del hecho de que los estímulos sensoriales sean, en extremo término, pulsos eléctricos entre ciertas neuronas del cerebro. De ahí que el enfoque sea tratar de traducir los bits de información que se envía electrónicamente a la señal eléctrica que entiende nuestro cerebro.

Así, combinando esta excitación eléctrica y térmica y la posibilidad de codificar la información para enviarla electrónicamente, lo que han hecho ahora es probar con 13 sujetos, los cuales bebieron de una jarrón dotada con electrodos llena de agua (sin añadidos) que, tras cobrar el giro de información vía móvil, estaría reproduciendo el sabor y asimismo la tonalidad de la limonada con el pulso eléctrico e iluminación LED.

Según recogen en NewScientist, en normal los sujetos comentaron que la limonada existente sabía más agria que la imaginario, pero que el hecho de que el color de la imaginario fuese más pálido les hizo pensar que sería ésta la más agria.

Saborear para creer

Como decíamos, la carrera por la excitación industrial de los sentidos es larga, con propuestas como la de iSmell de Digiscents, que se trataba precisamente de mandar olores de guisa digital, pero fue un proyecto fallido por equivocación de interés por parte del mercado (tras ocurrir recaudado hasta 20 millones de dólares para su financiación). En el caso de la limonada digital adicionalmente equivocación la parte del penetración, que es imprescindible para que percibamos el sabor plenamente.

Es poco arduo por la naturaleza de los olores, poliedro que un ser humano es capaz de distinguir más de 1.000 millones de olores y esto dificulta las moléculas a nominar, pero el equipo afirma que están trabajando en un cocktail imaginario que adicionalmente de sabor y color incluya asimismo el olor. Faltará ver si logran esta transmisión electrónica plena de la experiencia de ingerir y sobre todo si esto acaba siendo de interés para el mercado.

En Xataka | ¿Cuánto nos falta para tocar, oler y besar por internet?


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales