Unos aficionados descubren una enana marrón que se le escapó a la NASA y creen que aú

En la contemporaneidad tenemos un atlas del universo que nos rodea sobrado preciso, de hecho cualquier heredero de smartphone puede acogerse a una sencilla app para recorrer el bóveda celeste como quien usa Google Maps para ubicar sitios en tierra firme. Pero aún así a veces hay sorpresas y un equipo de observadores amateurs ha descubierto una enana pardo que a la NASA le había pasado desapercibida.

Este tipo de estrellas no son fáciles de identificar conveniente a su naturaleza y al tipo de radiación que emiten, de hecho se les suele avisar “estrellas fallidas”. Y en este caso la que estos ciudadanos científicos han descubierto se le había pasado a los astrónomos profesionales de la agencia estadounidense, y está relativamente cerca de nuestro Sol (hablando en términos espaciales).

Sólo le errata un nombre poco menos técnico

En sinceridad cualquiera de nosotros, con paciencia, ganas y algunos conocimientos específicos, podría y puede descubrir tanto este tipo de estrellas como otro tipo de cuerpos celestes, legado que se alcahuetería de un hallazgo que ha sido posible por la iniciativa “Backyard Worlds: Planet 9“, en la que la ordenamiento pide ayuda a los “científicos de a pie” para escanear los confines del universo. Algo para lo que facilitan las imágenes obtenidas del Wide-field Infrared Survey Explorer, conocido como WISE.

Según cuentan en Syfy, las observaciones de esta enana pardo empezaron en febrero de este año, cuando un heredero vio lo que parecía ser un cuerpo en movimiento. Al reportarlo más usuarios los astrónomos profesionales recurrieron al telescopio de infrarrojos que la NASA tiene en Hawaii y determinaron que efectivamente se trataba de este tipo de cuerpo celeste.

Estrella

De momento no tiene un nombre popular y se ha quedado con las coordinadas de su ubicación (WISEA J110125.95+540052.8). Lo poco que han podido retener de ella es que es de clase fantasmal T5.5 (es opinar, que tiene una temperatura entre 650 y 1250 grados centígrados) y que se halla a 110 primaveras luz del Sol.

Pero… ¿Qué es una enana pardo?

Las enanas marrones son, por así decirlo, “casi-estrellas”. Hay algunos aspectos que aún se han de determinar, como qué las diferencia de un planeta gaseoso, pero la diferencia con una hado standard es que las enanas no son suficientemente masivas y no tienen reacciones nucleares continuas de fusión de hidrógeno como sí tienen las otras, fusionando litio, deuterio. Traducción: son “casi-estrellas” porque algunas incluso tienen planetas orbitando, pero tienen muy poca masa para sobresalir.

De hecho, parte de la dificultad en encontrarlas está en que la luz que emiten se encuentra en el rango de infrarrojos del espectro de luz (es opinar, no visible por el ojo humano), aunque la opción para esto es relativamente sencilla: instalar un detector sensible a este tipo de luz (como el WISE). Y en este caso el ser humano puede vencer a la máquina legado que en esas imágenes las enanas marrones aparecen de forma muy sutil y pueden advenir desapercibidas en los escaneos de ordenadores.

via GIPHY

Así es como se ve la “nueva” enana pardo WISEA J110125.95+540052.8. (NASA)

El descubrimiento de ésta hace pensar que habrá muchas otras por descubrir a partir de los datos de WISE, a la iniciativa “Backyard Worlds” aún le quedan primaveras de funcionamiento encima, dando más oportunidades a aficionados a la astronomía. De hecho, la NASA considera que hay más enanas marrones y que podrían estar cercanas al Sol y Proxima Centauri.

Imagen | NASA
Vía | Engadget
En Xataka | Ésta es la mejor fotografía que se ha logrado de la estrella Betelgeuse y puede ayudar en el estudio del universo


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales