una niña sudafricana con VIH en remisión dibuja el futuro del SIDA y sus tratamientos

Recuerdo perfectamente que, cuando era escuincle, la idea de “curar el SIDA” era lo más de lo más. Junto con “curar el cáncer” o “acabar con el hambre en el mundo”, se trataba de un objetivo social sin equivalentes. La forma contemporánea de alcanzar la Gloria eterna.

Hoy por hoy, y no tengo muy claro por qué, eso ha cambiado. Es más, estoy conveniente seguro de que el SIDA se curará en silencio; de que nos enteraremos de pasada; sin confeti y sin fanfarria. Y estoy convencido por cosas como las de ayer, cuando en París, se anunció que la investigación más prometedora va viento en popa.

El hombre que se curó de SIDA

quilt

Era 2007 y Timothy Brown, enfermo de SIDA, desarrolló una leucemia. Tenía 42 abriles y el tratamiento contra el cáncer exigía un trasplante de meollo si querían que sobreviviera. Fue en ese momento cuando Gero Hütter, hematólogo del Hospital Universitario de Charité en Berlín, tuvo una idea. De los 80 donantes disponibles, escogió la muestra 61. Un individuo que era genéticamente inmune a casi todas las cepas de VIH.

Así fue como Brown se convirtió en la primera persona que se curó de la infección del VIH. Un éxito colosal para una enfermedad que diez abriles ayer aún estaba machacando a miles de personas en las calles de todo el mundo.

Pero el entusiasmo duró poco. La forma en que tratamos a Brown no sirve. Fundamentalmente, porque el trasplante de meollo es un tratamiento peligroso y, sobre todo, porque es inviable. En caso de ponernos a ello no habría meollo para los millones de personas que hoy tienen la enfermedad.

No podíamos curar así, pero podíamos memorizar

Hiv Budding Color

Y el resultado es que ayer, en la Conferencia sobre Ciencias del SIDA de París, se presentó el caso de una chica sudafricana con VIH desde su comienzo que ha mantenido la infección en remisión más de ocho abriles posteriormente de dejar de tomar la prescripción. Ocho abriles, casi nueve.

Según explicaron los investigadores, se le empezó a tratar con dos meses de perduración y se le retiró 40 semanas posteriormente. La chica no tenía la mutación genética que inmuniza contra el virus de forma natural, pero insistentemente los tests han demostrado que los niveles del VIH son bajísimos y que no tienen capacidad para replicarse. Todo señala a que el enfoque funciona.

Es el tercer caso de éxito en el que un tratamiento agresivo temprano puede causar una larga remisión de la enfermedad y unos bajos niveles del virus. Los investigadores lo tienen claro: si esta remisión dura lo suficiente, a nivel práctico es una cura.

“Es muy prometedor”

sdsd

Eso explicaba el inmunólogo Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EEUU y uno de los líderes del proyecto. No le desliz razón, anejo con la prometida vacuna contra el VIH, este tipo de tratamientos son la mejor opción que tenemos para controlar la enfermedad sin tomar antirretrovirales de forma permanente.

Por ello, hay varios estudios en marcha sobre un tema que parece cada vez más cerca. Dos de ellos tratan de confirmar los resultados que se presentaron en París y otro, que arrancó en 2014, deberían iniciar a dar frutos a partir de este año.

Imágenes | jonrawlinson


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales