una maravilla que querrás pugnar una y otra vez

Nier: Automata es un juego diferente a la mayoría. Su combate es la combinación de muchos estilos clásicos y su historia es muy extraña y está llena de sorpresas. El nuevo repertorio de Platinum Games es otra dije para 2017 que no puedes dejar de probar.

El juego es la última creación de un director de juegos llamado Yoko Taro, y quien conoce su trabajo sabe que se caracteriza por tener historias que no son lo que parecen y que terminan siendo mucho más complicadas de lo que imaginamos. Es el caso de Automata, un título que exige pugnar varias veces la campaña para conocer el real final de la historia, poco que podría parecer exagerado pero es tan divertido que no te importará.

La trama de Nier: Automata se desarrolla miles de primaveras en el futuro de la Tierra, cuando la humanidad tuvo que huir a la Luna para refugiarse luego de una invasión forastero. Los extraterrestres atacaron con un ejército de robots de aspecto extraño (y delicioso) por lo que la humanidad desarrolló un ejército de androides para intentar retomar el planeta.

Al momento de la campaña del repertorio han pasado varios siglos desde la invasión, por lo que los androides han evolucionado y mejorado (al igual que los robots enemigos). Durante Automata tomarás el control de varios personajes pero la protagonista es 2B, una androide de aspecto mujeril con los fanales vendados y ropas de estilo victoriana que no tienen ningún tipo de sentido en la historia (aunque no importa, porque se ve muy adecuadamente).

Más allá de eso, lo único que me atrevo a sostener sin arriesgarme a hacer spoilers es que el juego no es tan sencillo como da a entender su premisa. La historia se va convirtiendo en poco muy extraño a medida que avanzas en la campaña, y lo que pareciera ser la trama de cualquier película de ciencia-ficción genérica termina convirtiéndose en poco extraño y maravilloso.

Sin bloqueo, aunque su historia es perspicaz y te invita a pugnar repetidas veces la campaña para entender por completo la historia (el tercer final, sobre todo, te puede dejar estupefacto), lo que más brilla y atrapa de Nier: Automata desde el primer momento del repertorio es su jugabilidad.

El repertorio es una mezcla de cuatro géneros asaz conocidos: Hack ‘n Slash, Bullet Hell, Shoot ‘em up y RPG de batalla, lo que se traduce en: combinaciones de golpes rápidos a diestra y siniestra, disparos y nubes de balas al estilo retro, mientras subes de nivel en un mundo destapado al mejor estilo japonés.

El combate de Automata es un poco difícil de explicar, por lo que la mejor forma de comprender es viéndolo:

Solamente en los primeros 10 minutos del repertorio este te pasea por tres géneros distintos sin previo aviso.

En universal, cada uno de los enfrentamientos se traduce en una combinación de disparos (desde el pequeño dron que te acompaña), mientras golpeas y haces combos de ataques con tus armas a grupos de enemigos que te atacarán tanto con golpes como con bolas láser color púrpura (que puedes destruir con tus disparos, o sencillamente esquivar).

Además, el repertorio cuenta con un sistema dimensional como nunca antiguamente había gastado. A través de los diferentes niveles la panorama cambiará del 3D tradicional a un 2D estilo repertorio de plataformas sin previo aviso, pero el cambio es tan fluido y natural que es impracticable no disfrutarlo. Es esta clase de mecánicas las que hacen a Nier único.

El repertorio cuenta con un sistema de multijugador asaz singular en el que no podrás pugnar con tus amigos, pero sí ver los “cadáveres” de los androides de otros jugadores en el mundo y revivirlos para que te acompañen en combate por un breve período de tiempo (aunque a estos androides no los controla un participante auténtico sino el repertorio como tal).

Por posterior, lo mejor de Automata son las batallas con jefes finales. El primer enfrentamiento, que se lleva a angla poco más de una hora luego de comenzar, deja claro que cada patrón (o boss) requiere de una logística propia y una combinación de ataque y defensa particular. No es posible derrotarlos a todos de la misma forma, y tu personaje morirá al menos un par de veces (dependiendo de la dificultad en la que juegues) antiguamente de que lo derrotes.

Spoiler alert: una pequeña gran sorpresa al inicio del repertorio te la llevarás si mueres en la batalla contra el primer patrón final. De ser así, tendrás que comenzar el repertorio otra vez desde el manifestación, perdiendo casi una hora de partida. Un trago amargo, pero parte de lo que hace único a este repertorio.

Aunque técnicamente es el sucesor del clásico Nier que salió en 2010, han pasado miles de primaveras entre las tramas de entreambos juegos así que si no disfrutaste del aludido no te afectará en carencia.

En conclusión, Nier: Automata es un repertorio con un combate inusual que está acompañado de una historia tan interesante que te hará seguir jugando para conocer más y más. Su mundo post-apocalíptico es trágico y precioso, cubierto de ruinas de edificios y saludos de lo que alguna vez fuera la civilización moderna, eso que quedó cuando la humanidad tuvo que huir del planeta.


Síguenos además en Twitter, Facebook y Flipboard.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales