un pendrive al que te puedes conectar por Wi-Fi desde el móvil

Western Digital, a través de la marca Sandisk, se ha atrevido con un auxiliar para ampliar el almacenamiento de los dispositivos móviles. Es el Sandisk Connect, una memoria USB que se puede utilizar como tal pero que adicionalmente se conecta mediante Wi-Fi para poder transferir archivos.

Como en el caso del WD MyPassport 4 TB hablamos de un dispositivo poco más amplio de lo habitual (el pendrive puede ser poco inaguantable si los puertos USB de tu ordenador están muy juntos), pero por norma universal no debería ser problema. Sus capacidades van desde los 16 hasta los 256 GB, y en los ordenadores se utiliza como cualquier otra memoria USB.

Sandisk Connect: características técnicas

Dimensiones

20,83 x 78,21 x 12,19 milímetros

Peso

21,76 gramos

Capacidades

12, 32, 64, 128, 200 y 256 GB

Velocidad de recitación de datos

Aproximadamente 12,6 MB/s según Black Magic Disk Speed Test

Velocidad de escritura de datos

Aproximadamente 12,6 MB/s según Black Magic Disk Speed Test

Software

Sandisk Connect App para ingresar a los datos desde dispositivos móviles

Compatibilidad

Windows, Mac y Linux como USB convencional, iOS y Android accediendo desde aplicaciones móviles.

Precio

De 29,95 a 199,99 euros dependiendo de la capacidad en Amazon.

El dispositivo está fabricado en plástico, pero no te da la sensación de ser poco endeble como muchos de los pendrives que te pueden dar por ejemplo en alguna promoción. El diseño, que le da una textura rugosa que agradezco cuando hay que tirar de la memoria para desconectarla, es muy sobrio en cualquiera de los colores disponibles. Hay una tapa que protege la conexión USB y que, admitámoslo, será lo primero que perderemos al leve despiste.

El Sandisk Connect lleva una fila integrada, pero es poco que no se nota desde fuera. Puede producirse como otro pendrive cualquiera sin problemas

El único cambio interesante a nivel forastero respecto a otras memorias USB es el gema que activa su conexión inalámbrica, que es cartuchón pero que se puede pulsar con un leve de comodidad. Cuando lo hagamos, un pequeño LED nos notificará de que el Sandisk Connect está emitiendo su propia Wi-Fi para que nos conectemos a él a través de su aplicación móvil.

Para poder hacer esto el pendrive lleva una fila incorporada, pero no se nota en completo desde fuera. Dicha fila se carga automáticamente cuando tenemos la memoria conectada por USB a un ordenador, y es capaz de durar hasta 4,5 horas dando conexión a través de sus aplicaciones móviles. Puede parecer poco, pero es muchísimo si tenemos en cuenta que transferir y cuidar datos de la memoria USB a la memoria interna del móvil es cuestión de pocos minutos.

Sandisk Connect: rendimiento

Test Velocidad Sandisk Connect

No esperes demasiada velocidad de lo que al fin y al extremidad es una memoria USB, aunque sí que es cierto que deberíamos estar hablando de velocidades propias de un USB 3.0 mientras que el Sandisk Connect es USB 2.0. A velocidades de recitación y escritura de 12,6 MB por segundo, no lo recomendaría para carencia que no fuesen copias de seguridad o el uso más proporcionadamente casual de una gran cantidad de archivos.

Lo que sí podemos destacar es que la conexión inalámbrica es 802.11n, un estereotipado que ya está presente en todos los smartphone y tabletas y que puede darnos velocidades fiables de hasta 37 MB por segundo. No esperes siempre esa marca porque dependerá del terminal que utilices, pero es un buen detalle que en Sandisk no se hayan confirmado con el estereotipado 802.11g. Otro detalle interesante para la conectividad Wi-Fi: puedes conectarte al Sandisk Connect desde más de un dispositivo móvil al mismo tiempo.

Acceso a los datos a través de una aplicación para iOS y Android

En los ordenadores, el Sandisk Connect no requiere instalación o configuración extra. Conectas la memoria USB a la máquina y dinámico, como cualquier otro pendrive. Lo que no puedes hacer es usar esta aplicación para conectarte a los datos del Sandisk Connect sin cables desde un ordenador: si quieres ingresar a los archivos del dispositivo desde una máquina de sobremesa entonces tienes que hacerlo obligatoriamente a lo clásico, conectando el USB y leyendo los datos. Recuerda que mientras está conectado, la fila de la memoria USB se carga.

Es en los smartphone y tabletas donde hay el truco. Te descargas la aplicación dedicada al Sandisk Connect para iOS y Android, que es la única forma que tienes para poder ingresar a los datos desde dispositivos móviles. El proceso es sencillo: pulsas el gema de la memoria USB, buscas la Wi-Fi que ésta ha generado y te conectas a ella. Una vez lo hayas hecho, la aplicación detectará automáticamente el Sandisk Connect y accederemos a sus datos y archivos como en cualquier explorador de carpetas:

Sandisk Connect App

La aplicación por sí sola no es ninguna maravilla en cuanto a diseño o experiencia de sucesor, simplemente cumple con su cometido y se integra con los menús para compartir contenidos de iOS y Android. El “gran” inconveniente es que para usar la aplicación tienes que estar conectado a la Wi-Fi que genera el Sandisk Connect, que no tiene comunicación a internet.

Acceder a los datos del Sandisk Connect desde su propia red Wi-Fi implica quedarnos sin conexión a la red en nuestro móvil temporalmente a menos que lo configuremos expresamente

Por lo tanto, mientras accedamos a los datos de la memoria USB mediante las aplicaciones móviles estamos desconectados a menos que compartamos conexión de alguna otra forma (como por ejemplo Bluetooth). Es, para mí, lo peor del Sandick Connect y uno de los motivos por los que va a originar más “pereza de uso” entre los usuarios. Puedes configurar el pendrive para que use una red inalámbrica con conexión, pero ya sólo el esfuerzo de hacerlo se convierte en otro inconveniente más.

Esto hará que su uso mediante la red inalámbrica se reduzca a un conectar, conseguir los archivos y desconectarse lo ayer posible para poder recuperar la conexión a internet mediante los datos móviles o la red Wi-Fi del recinto donde estés. Sabiendo esto, muchos pensarán en alternativas más cómodas en la montón.

Sandisk Connect: la opinión de Xataka

Sandisk Connect Mano Algo más amplio que una memoria USB estereotipado, pero sin romper esquemas.

El Sandisk Connect no está pensado para un uso permanente con las aplicaciones inalámbricas, desde luego. Y si quieres manejar unos pocos archivos, cualquier servicio de almacenamiento online nos puede cubrir la falta. Este pendrive se podría sugerir, por ejemplo, para quien no quiera suscribirse a un plan de datos en la montón y requiera tener docenas de GB de archivos accesibles rápidamente desde el móvil. Y aún así, el sacrificio que hay que hacer desconectándose de la red momentáneamente para ingresar a esos archivos no es lo mejor del mundo.

El Sandisk Connect se vende en Amazon desde 29,95 euros (interpretación con 16 GB) hasta 199,99 euros (interpretación de 256 GB). Si no te fías de las nubes, este modo de almacenamiento físico puede ser lo más parecido que puedes tener.

En Xataka | Kingston DataTraveler Ultimate GT, análisis: 2TB de memoria pero 1.800 euros


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales