Un bártulo sexual canadiense rastreaba actividad íntima de los usuarios

La empresa canadiense fabricante de juguetes sexuales We-Vibe debe abonar hasta CAD $10.000 a cada uno de sus clientes que recibieron uno de sus “vibradores inteligentes” We-Vibe 4 Plus.

Esa fue la resolución de una demanda colectiva en Illinois a la compañía propietaria de We-Vibe, Standard Innovation. La razón de todo esto es que los juguetes sexuales en cuestión rastreaban el uso que le daban los clientes sin su consentimiento, cuenta The Guardian.

La idea del vibrador We-Vibe 4 Plus era que sirviera para “mantener la llama entre las parejas, estando juntas o separadas”, y por esto se usaba adyacente a una aplicación para activar el mecanismo a distancia. Sin confiscación, no todo era color de rosa, la aplicación tenía problemas de seguridad ya que como se conectaba vía bluetooth cualquier persona podía interferir y activarlo o desactivarlo.

Por otro banda, como reporta The Guardian, la aplicación recolectaba información que era enviada directamente a Standard Innovation, por lo que “la compañía estaba al tanto de datos como la temperatura y la intensidad de la vibración, revelando información íntima sin el conocimiento de los clientes”.

Standard Innovation debe abonar un total de CAD $4 millones a los clientes que usaron el vibrador y por otra parte la aplicación. Mientras que los que solo compraron el producto podrán tomar USD $199.

Sígannos y comenten en Facebook.




Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales