1492463161_450_1000.jpg

Un asesinato transmitido en Facebook replantea el debate sobre la censura en internet

La policía de Cleveland (Ohio, EE.UU.) está buscando al sospechoso del homicidio de un hombre de 74 abriles que retransmitió el homicidio a través de Facebook. No en Facebook Live en directo como se indicó inicialmente, sino que se subió a la cuenta de Facebook del sospechoso tras poseer ocurrido.

El vídeo ha sido eliminado de la plataforma tres horas luego del suceso, y en él Stephens indicaba que había “encontrado a alguien a quien voy a matar, este tío de aquí, este viejo”. El crimen ha subido una nueva polémica sobre esa dificultad para censurar ciertos contenidos en redes sociales y hacerlo por otra parte a tiempo.

No es el primer homicidio retransmitido en internet (y lamentablemente puede que no sea el zaguero)

El problema no es nuevo: en agosto de 2015 vivíamos un suceso similar tras el homicidio de dos periodistas estadounidenses en Virginia. El supuesto perjudicial compartía vídeos de los disparos en Twitter y Facebook y esos clips se convirtieron en virales. Ahí se demostraba que internet no tiene botón de borrar, y que detener la difusión de contenidos en redes sociales es prácticamente inalcanzable.


Los responsables de Facebook han tenido que controvertir de nuevo con esa situación hoy, y en un comunicado oficial indican que “no permitimos este tipo de contenido en Facebook. Trabajamos duro para tener un entorno seguro en Facebook, y colaboramos con los cuerpos de seguridad en emergencias en las que hay amenazas directas a la seguridad física“.


No hay causa clara para el homicidio, pero en el vídeo Stephens aparecía diciéndole a la víctima “ella es la razón por la que esto te va a pasar”. Según los investigadores “ella” es Joy Lane, que fue pareja de Stephens y que en una testimonio ha ofrecido sus condolencias a la clan de la víctima y ha explicado que el sospechoso “fue amable conmigo y con mis hijos” mientras estuvo con ella.

Internet es una aparejo, para adecuadamente y para mal

Los sucesos ocurridos ayer demuestran una vez más que las redes sociales e internet son una poderosa aparejo que ofrece enormes ventajas, pero que además tienen su flanco tenebroso.

Fake

Las plataformas de retransmisión de vídeo en directo son el zaguero ejemplo de esa revolución mediática. Vimos como ISIS hizo uso de redes sociales para la horrenda decapitación de un periodista norteamericano sin que la censura pudiera contrarrestar el meta vírico del suceso.

En este caso ha ocurrido básicamente lo mismo: los controles impuestos por las redes sociales ni siquiera han acabado combatir el meta de las polémicas noticias falsas en los pasados meses, y no parece que controlar estas emisiones en directo e incluso en diferido sea factible para Facebook, YouTube y otras empresas que proporcionan dicha capacidad.

Tampoco ayuda a aliviar el problema, como comentaba mi compañera María González, el hecho de que ahora muchos de esos vídeos se reproduzcan automáticamente en nuestros navegadores. Los algoritmos de inteligencia químico que tratan de evitar la propagación de noticiero falsas y la aparición de contenidos inapropiadosdesnudos de famosas incluidos— siguen sin ser del todo efectivos, y queda por ver si lo serán algún día.

De momento tendremos que controvertir con esa sinceridad que deja claro que internet es una maravillosa aparejo que lo es, entre otras cosas, por lo difícil que es controlarla.

En Xataka | Google, Facebook y la guerra contra las noticias falsas: ¿deben ejercer de “ministerio de la verdad”?


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales