Un algoritmo me cambió la vida (para bien)

Imagina un algoritmo capaz de imitar tu voz y suplantar tu identidad hasta el punto de que tu mamá creyera que está manteniendo una conversación telefónica contigo. Imagina un mundo hecho a medida donde los algoritmos limitasen lo que vemos, leemos y escuchamos a nuestros propios gustos, aislándonos de lo demás. Imagina una sinceridad en la que Donald Trump ganara las elecciones ayudado, en cierto modo, por el algoritmo de Facebook.

Este mundo no es una distopía, sino el presente. En los últimos abriles, la crecimiento tecnológica ha sido vertiginosa y los algoritmos desarrollados imperan detrás de la tecnología que usamos en el día a día. Mediante ellos, Google nos muestra los anuncios que más podrían interesarnos, Spotify nos recomienda canciones, y nuestra web favorita de viajes nos sugiere destinos para el próximo verano. La “burbuja de filtros” (filter bubble) nos empieza a absorber.

Esta omnipresencia de los algoritmos y la imparable transformación digital puede provocar cierto miedo y inquina, sobre todo cuando salen a la luz noticiario relacionadas con algoritmos injustos, racistas y machistas. Sin retención, además hay mucha luz en el túnel: la combinación de los algoritmos con la tecnología no solo nos hace la vida más practicable, sino que además nos brinda oportunidades que hace abriles no podíamos ni imaginar.

De cantarle al cálculo de YouTube a cantar en La Bella y la Bestia

Belén Basarte, más conocida como Bely, nació en Madrid, tiene 25 abriles y ha regalado voz a Bella en las canciones del extremo remake de Disney. Casi falta. A este hito llega a posteriori de muchos abriles de trabajo y esfuerzo detrás de su propia cámara, grabando vídeos para su canal de YouTube cuando aún no la conocía nadie. Ahora tiene casi 400.000 seguidores en esta red social, un EP y muchos sueños en camino.

“Empecé en casa cantando delante del portátil o del móvil. Me encantaba, pero no me atrevía a hacerlo público, así que me abrí una cuenta en YouTube con un pseudónimo”, dice Basarte. Mientras estudiaba Administración y Dirección de Empresas, y animada por las buenas críticas que recibía en sus primeros vídeos, en 2010 comenzó su coetáneo canal con su nombre primoroso, Bely Basarte.

“Lo maravilloso fue que empezó a helminto parentela que no me conocía de falta y que me empujaba a seguir”, afirma la cantante que, tras graduarse en la universidad, decidió emplazar por la música y abandonarse en una ventana que en ese momento aún empezaba a despuntar. Se volcó de atiborrado en su canal y comenzó a subir canciones todas las semanas.

Bely Basarte 3 Bely Basarte durante su concierto auditivo en 2016 en la sala MobyDick, en Madrid.

“La gran sorpresa fue que, aunque empecé haciendo covers en inglés, me llegaban muchísimas visitas de España. Yo no hacía falta exclusivo para que me encontraran, solo ponía los títulos referenciando al cantante y a la canción diferente”, explica Basarte. “Eran los propios algoritmos de YouTube los que, al ver que yo era de España, direccionaban mis vídeos en sus buscadores a sabido gachupin”, detalla.

Esta plataforma de vídeos, que utilizan al día cientos de millones de usuarios, pertenece a Google, y tras ella hay algoritmos de búsqueda y de recomendación que el coloso de internet mantiene en su longevo parte en secreto; aunque se conocen algunas claves. “YouTube utiliza el título, la descripción y las etiquetas del vídeo para extraer las palabras relevantes del mismo. La posición en la que aparece en la registro cuando un beneficiario hace una búsqueda depende del cálculo de ranking”, explica Santiago Pina Ros, ingeniero de software en WhatsApp. “Uno de los objetivos de este cálculo es mostrar primero los contenidos de longevo calidad, y para eso utiliza factores como el tiempo que los usuarios pasan viendo los vídeos”. El sabido de la cantante se quedaba pegado a su voz y a la pantalla.

Al ir adentrándose en YouTube, Basarte fue conociendo más sus entrañas, la posibilidad de monetizar los contenidos, cómo suben las visitas si la parentela los comparte… y el crecimiento se hizo exponencial. “Me di cuenta de que, poco a poco, podía ganarme la vida con lo que al principio era una afición”, dice la cantante. Gracias a la relevancia y al posicionamiento que le dio su canal, la madrileña llamó la atención del equipo de La Bella y la Bestia, y finalmente fue la seleccionada. “YouTube es mi plástico de recepción”, concluye.

Historias suspendidas en la red

Mercedes Pinto 2 Mercedes Pinto dejando sus huellas en el Paseo de la Fama de la Literatura, en Barcelona.

Los algoritmos que hay detrás del mundo digital son quienes me han proporcionado un sueldo y me han permitido dedicarme a lo que me gusta”. Así deje Mercedes Pinto Maldonado, escritora granadina que trató de estudiar medicina, pero tuvo que rendirse a la evidencia de que su verdadera pasión, desde siempre, era escribir.

Así que se puso a ello. “Cuando tenía algunas novelas terminadas, empecé a llamar a la puerta de varias editoriales; o no contestaban o me decían que no”, explica. Entonces, decidió dar el brinco a la red, y fue publicando graciosamente y por entregas una de sus novelas en su blog. “Tuvo muchísimo éxito. Empecé sin ninguna fe, pero empezó a visitarme cada vez más parentela. Aquello crecía muy rápido, y yo no sabía por qué”.

En ese momento, Amazon acababa de aterrizar en España, y Pinto decidió subir a este portal su novelística y autopublicarse. “Se puso en el número uno a los tres meses, y estuvo en los más vendidos de España, Alemania y Francia durante dos abriles. De repente, empecé a ganarme la vida con mis historias”, indica la escritora. ¿Cómo?

“Las editoriales me decían siempre que no. En Amazon logré estar la más vendida en España, Alemania y Francia durante dos años.”

El funcionamiento del cálculo de Amazon es confidencial (desde la compañía se niegan a dar información), pero los expertos coinciden en el peso de las ventas y de las valoraciones de otros usuarios. La experiencia de Pinto lo corrobora. “Los seguidores de mi blog eran una pequeña masa crítica que fue directa a Amazon a comprar mi novelística, y esto hizo que el cálculo me pusiera inicialmente en una buena posición. Esta visibilidad te hace estar en un guardarropa, y que parentela que no te conoce adquiera tu volumen”, explica. “También influyeron los buenos comentarios que dejaban los usuarios en Amazon y la puntuación que le daban a la novelística; los lectores son el mejor cálculo de recomendación”.

Actualmente, Pinto tiene merienda novelas publicadas y dos en camino. Ha vendido más de 60.000 ejemplares de sus obras ‘Maldita’ y ‘Cartas a una extraña’, y sus libros han sido best seller en varios países. En 2015 fue finalista del Concurso de Autores Indies, tras lo que firmó con Amazon Publishing, el benefactor editorial de Amazon, y el pasado Sant Jordi dejaba sus huellas y sus cultura en el primer Paseo de la Fama de la Literatura organizado por la compañía. Algunos sueños se cumplen.

La suerte del principiante que supo escoger un buen nombre

Estores Baratos Trabajadores de Estoresbaratos.com en la oficina de la empresa, que no ha dejado de crecer.

“Los avances tecnológicos crean nuevas oportunidades para los negocios, y siempre viene bien entender los algoritmos que hay detrás”, opina Santiago Pina Ros. “Por ejemplo, si logras que tu empresa aparezca de las primeras en Google para determinadas búsquedas, tu número de clientes va a incrementarse sin duda”.

Esto es lo que consiguió, un poco por intuición y un poco por azar, Fernando Otero Rubirosa. Carpintero de profesión, sin muchas nociones iniciales de tecnología, decidió rasgar una página web de cortinas en panorama de que la crisis estaba sacudiendo su sector. Empezó como algunos de los más grandes: en el garaje de su casa, en Pontevedra. “Pensé que era un mercado interesante y difícilmente accesible para todo el mundo, con lo cual no tendría demasiada competencia en el futuro”, explica. “Al principio, no sabía muy correctamente qué estaba haciendo porque yo venía del mundo offline, así que fui dando palos de ciego como un elefante en una cacharrería”. Pero con uno de aquellos palos acertó de atiborrado.

Otero escogió un dominio resultón y con arpón: estoresbaratos.com. Este nombre único que identifica a un sitio web es muy relevante para el cálculo de búsqueda de Google, y así empezaron a lograr los clientes. “Todo lo que derive de estores baratos, como persianas, venecianas de aluminio o cortinas verticales baratas, te dirige a mi página”, dice el patrón. Esto es así porque una de las fases del cálculo consiste precisamente en compilar palabras. “Google recoge las páginas durante el proceso de rastreo y, a continuación, crea un índice, para saber exactamente dónde tiene que buscar. Al igual que el índice del final de un libro, el de Google incluye información sobre las palabras y dónde aparecen”, explica Pina Ros.

“Todo lo que derive de estores baratos, como persianas, venecianas de aluminio o cortinas verticales baratas, te dirige a mi página”

La web de Otero ocupa un lado destacado en ese índice. Cuando empezó en 2010, había cuatro o cinco tiendas online de liquidación de estores en España. A día de hoy, hay más de 250 y estoresbaratos.com se mantiene aún en las primeras posiciones. “Los expertos dicen que Google además tiene en cuenta la pasado del dominio para clasificar las webs, por lo que nuestros siete abriles de presencia en la red ayudan”. Según la útil SEMrush, son los terceros por tráfico y ventas en el interior del sector con 2.800 palabras esencia.

Un buen dominio, un buen producto, un buen precio y mucho trabajo le permitieron crecer. “Las ventas no eran desmesuradas, pero como se trataba de un nicho poco explotado y que ofrecía precios bajos comparados con las tiendas físicas, tuvo tirón. Pude profesionalizarme y dejar la carpintería”, indica Otero. Con los abriles, ha invertido en herramientas de posicionamiento y en Google AdWords para afianzarse y conquistar un éxito aún longevo. “No fue de un día para otro, pero, poco a poco, el cálculo de Google me cambió la vida”. Para correctamente.

En Xataka | Ahora podemos ver cómo ‘piensa’ un algoritmo


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales