“ultra” en tamaño y sonido, pero muy calibrado en todo

Renovarse o vencer, o al menos no abarcar la atención de los medios tecnológicos. Quizás ésa era la idea de HTC de cara a 2017 cuando tratan de remontar una mala destello demasiado duradera y el motivo para sorprender con una nueva cuerda de móviles, los U, los cuales hemos podido probar ahora en el MWC, teniendo ya unas primeras impresiones del HTC U Ultra.

Como ya vimos en el momento de su presentación éste es el más potente de los dos, optando por un Snapdragon 821 y 4 GB de RAM y destacando el diseño sobre todo en cuanto a terminado y colores, variando congruo con respecto a la cuerda que había seguido en la extinta tono One y los Desire. Sobre el papel prometía congruo y en cierto modo era un tope de tono de puente hasta conocer el “HTC 11” (si es que siguen esa nomenclatura), y ahora por fin hemos podido comprobar si es así según nuestro criterio. Te lo contamos con el mayor detalle posible.

Diseño y construcción: la cuestión es predominar, como sea

Podemos ponernos a especular sobre si se va a poner de moda (o ya se ha puesto) el terminado “a lo charol” desde el Jet Black de los últimos iPhones, pero el caso es que HTC ha donado este toque a todos los colores del U, tanto el Play como el Ultra. Más allá de los gustos en cuanto a esto, da una falsa sensación de mala calidad al tacto cuando no es un plástico endeble y no hemos manido ningún arañazo (en parte igualmente por ser un terminal muy presto).

HTC U Ultra y iPhone 7 A la izquierda el HTC U Ultra, a la derecha el iPhone 7. Es congruo delgado para lo extenso que es.

Pero lo gafe y más objetivo es que esta parte trasera resulta ser un imán de huellas exagerado. Más allá de esto, se proxenetismo de un terminal congruo extenso teniendo en cuenta los tamaños que se están logrando con la misma diagonal de pantalla; contrasta congruo con el LG G6, con la misma diagonal de pantalla y compactísimo. El U Ultra obliga mucho más al uso a dos manos, aunque a su valimiento está que es fino y presto.

Medidas

Ratio pantalla/delantero

HTC U Ultra

162,41 x 79,79 x 7,99 milímetros, peso 170 gramos

69,7%

LG G6

148,9 x 71,9 x 7,9 milímetros, peso 163 gramos

78,6%

Dos pantallas (sólo si quieres)

Una de las características que se destacaron en su presentación en cuanto a su diferenciación con sus rivales es la función de doble pantalla (es opinar, no hay dos paneles, es una partición por software). Una diferenciación relativa donado que esto ya lo vimos en los LG V10 y LG V20, aunque en este caso puede desactivarse.

La función principal de esta segunda pantalla es tener un ataque rápido a contactos y a aplicaciones. Tenemos seis pestañas por las que navegamos deslizando a un banda u a otro (reproducción de música, contactos, accesos directos, recordatorio, tiempo, calendario), siendo congruo intuitiva y pudiendo personalizar su aparición (que esté siempre, en pantalla de cerco, etc.) en el menú de ajustes. Un añadido interesante, aunque la posición en el borde superior puede no ser la más cómoda según el agarre.

En cuanto a las sensaciones con el panel en normal, tanto resolución como colores y temperatura son correctos (puede que en alguna fotografía parezca muy fría, pero está congruo equilibrada). La respuesta táctil igualmente es correcta y el ajuste de brillo inevitable funciona aparentemente acertadamente (aunque aquí faltaría ver qué tal se porta al cambiar de circunstancia). Lo que sí se echa en errata un mejor rendimiento del delantero (en este caso tenemos un 69,7%).

HTC U Ultra: pantalla

Confiando en Sense para el software y para la “inteligencia”

Una de las características que más nos llamaron la atención en su presentación fue Sense Companion, el asistente personal propio de HTC cuya principal encomienda es conocer más a su legatario para adaptarse al uso y ponérselo más realizable y cómodo al mismo. Por esto mismo no fue posible probarlo en las primeras impresiones, donado que su funcionamiento depende de los datos que recopila del uso, las páginas visitadas y los servicios de terceros durante días, pero al menos pudimos ver qué tal va el HTC U Ultra en cuanto a fluidez.

HTC U Ultra

Los coreanos taiwaneses siguen confiando en su capa de personalización y sobre Android Nougat 7.0 instala Sense, aunque siquiera resulta demasiado invasiva en normal. Los terminales de prueba iban con lo leve en apps, no se apreciaba un exceso de bloatware o al menos una cantidad molesta de apps preinstaladas, e iba congruo fluido. No apreciamos lag en la multitarea ni siquiera abriendo gran cantidad de apps y buscando las multimedia o las más exigentes.

No hemos detectado “lag” ni calentamiento atractivo, va congruo fluido.

A errata de poder probar juegos con inscripción carga gráfica y ver cómo se porta tras días de uso y más instalaciones, de momento nos quedamos con buenas sensaciones. Tampoco hemos notado un calentamiento atractivo, teniendo en cuenta que es un teléfono relativamente delgado para el tamaño total que tiene.

Jugando con lo conocido para la cámara

HTC no se ha subido al carro de la doble cámara con la cuerda U y de hecho han recurrido a rescatar el concepto de UltraPixel, siendo más acertadamente conservadores e intentando sacarle fondo a esto sobre todo en la cámara delantero. Las condiciones del stand en la feria no son las mejores para probar las cámaras, pero al menos vemos qué tal se portan precisamente en condiciones poco favorables.

HTC U Ultra

La cámara delantero en su modo standard nos muestra unos resultados muy en la cuerda de una delantero de móvil de tono media, con el detalle calibrado (no exagerado por post-procesado como en algunos casos) y con tendencia al magenta. El modo UltraPixel sí muestra más detalle y menos acuarelas, aunque el color sigue quedándose demasiado cerca de los rosas.

La cámara trasera es la misma que la del HTC 10, por lo que esperamos ver unos resultados similares en cuanto podamos probarla en exteriores y en situaciones de iluminación más conveniente que el stand. Allí nos encontramos que compensaba congruo acertadamente los contrastes de iluminación del sitio (fondos oscuros con puntos de luz intensa como las propias mesas), y que aún con la pérdida de detalle debida a estos puntos oscuros el ruido brilló por su abandono.

HTC U Ultra

Un punto positivo en cuanto a su interfaz son las posibilidades tanto en cuanto a modos (vemos que Zoe sigue presente) y algunos controles manuales para quienes buscan aguantar el timón un poco más en las instantáneas (temperatura, ISO, exposición, enfoque, comprobación de blancos y fuente de luz). En el vídeo sí que hemos notado algunos tirones, no sabemos si por las condiciones o por la prudencia del software, aunque un punto a valimiento es que podemos ajustar la exposición en todo momento.

HTC U Ultra

En presencia de la producción y reproducción multimedia

A errata de poder comprobar el USonic, que igualmente promete adaptar el sonido según las preferencias de audio del legatario, de momento nos quedamos con que los cuatro micrófonos hacen acertadamente su papel en un circunstancia completamente contaminado acústicamente y realizan una buena captación de nuestra voz. La calidad del audio promete ser congruo aceptable, si acertadamente es lo suficientemente potente como para percibirlo en dicho circunstancia desfavorable.

HTC U Ultra El altavoz está en el borde inferior, al banda del USB tipo-C.

En conjunto con la pantalla, las características del audio hacen que sea un candidato para aquellos que busquen en su móvil un centro multimedia. Si el legatario se encuentra cómodo con el tamaño, tenemos un panel con resolución de sobra (QHD), ajuste personalizado de color, un audio prometedor (sobre todo en auriculares) y que no experimenta ningún problema ni calentamiento en la reproducción de vídeo de inscripción calidad.

Un buen puente cerca de un próximo buque insignia, pero poco caro

En perspectiva, y tras unas declaraciones por parte de HTC con respecto al Snapdragon 835, la cuerda U se planea como un puente, como una renovación de transición hasta conocer al que sí sería el buque insignia de los coreanos para este año. Puede que esté marcando las líneas de éste viendo que la postura es diferenciarse por audio, por diseño y con “lo mínimo” en cuanto a lo más potente del momento (un Snapdragon 821 y 4 GB de RAM).

Quizás el punto débil sea la propia construcción, siendo un terminal congruo extenso que siquiera integra una pila que destaque (se queda en 3.000 mAh) y que el terminado, allí de ser un aliciente, es un imán de huellas destinado a anhelar a un notorio que busque el toque glossy más exagerado. Aunque siendo extenso, como hemos comentado, es congruo fino y no resulta pesado.

HTC U Ultra

Faltará ver qué tal resulta en cuanto a autonomía en la experiencia y si la cámara se defiende. En este sentido HTC podría favor arriesgado con una doble cámara para este maniquí, intentando mejorar lo que ya vimos en el One M8 para acercarse poco más a competidores como el iPhone 7 Plus, el Huawei Mate 9 o incluso el LG G6, donado que el precio (749 euros) y las características lo hacen brincar en su misma lazo.

HTC parece haberse “acomodado” en una cuesta cerca de debajo desde hace ya algún año, de ahí que cada vez sea más interesante seguirle la pista en cuanto a qué táctica de mercado van a seguir, tanto en relación a su paipay de productos como a los lanzamientos de smartphones. Veremos si esta cuerda U es un segundo primer paso a una renovación (tras el HTC 10) y si logra recuperarse en el convulso mercado del móvil.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales