todavía quedan jugadores, e incluso viajan por todo el mundo

Ese sábado hacía un calor sofocante en Barcelona. Unos 32 grados con una ingreso humedad a las cuatro de la tarde, la peor hora para estar al sol de la hacienda catalana. Los que vivimos aquí ya lo sabemos: no es la hora de pasear. Pero aún con este panorama, en la zona del puerto se concentraron más de cien personas con una afinidad en popular: esparcirse a ‘Ingress’.

Si no sabéis de lo que os hablo tranquilos: se comercio de un esparcimiento creado por Niantic, los mismos responsables que Pokémon Go. Hablamos de él en sus comienzos y tuvo una auténtica época dorada ayer de que fuera eclipsado por esos Pokémon, pero en contra de lo que puedas creer no está ni mucho menos muerto. Se siguen celebrando encuentros entre jugadores de ‘Ingress’ por todo el mundo, y fuimos a ver uno para cuchichear con los aficionados que se resisten a abandonarlo.

Un repaso a ‘Ingress’ y a sus cifras: el precursor de los juegos de sinceridad aumentada

Expliquemos rápidamente qué es ‘Ingress’ para los que no lo conozcan o no se acuerden de él. La premisa nos sitúa en nuestro propio mundo, pero con la hipótesis de que se ha descubierto una energía citación Energía Exótica. Dos facciones, los Iluminados y la Resistencia, compiten entre sí para exprimir las posibilidades que puede dar esa energía para la humanidad o para protegernos de ella.

La época de oro en ‘Ingress’ fue en 2015 con siete millones de jugadores y ocho millones de descargas

¿Cómo se compite? Pues controlando los llamados portales, que se localizan en puntos del planeta como monumentos o lugares emblemáticos. Los jugadores pueden conquistar esos portales para que queden bajo el control de un mandato u otro, y uniendo varios de esos portales se consiguen zonas de influencia. Así, jugadores repartidos por todo el planeta tienen que moverse para conquistar y perseverar el control de los portales de su pandilla.

Ngress Campo

‘Ingress’ se lanzó para Android a finales de 2013 (en ese entonces la desarrolladora Niantic formaba parte de Google), para luego aparecer en julio de 2014 en iOS. Podríamos opinar que su época de oro fue en 2015, época en la que el esparcimiento consiguió más de 8 millones de descargas en total y tenía a siete millones de jugadores en activo.

Ahora ese número es mucho más estrecho. Niantic no da cifras oficiales de cuántos jugadores activos quedan en ‘Ingress’, pero tiene pinta a que la gran mayoría se ha ido. Alguien en Reddit estimaba la cantidad de jugadores entre 300.000 y 500.000 hace un año, con Niantic sólo diciendo que en tres abriles ha habido más de 14 millones de descargas. Pero una cosa son las descargas, y otra perfectamente diferente son los usuarios que han seguido jugando regularmente al esparcimiento.

Modas posteriores como la de Pokémon Go han tenido que ver, haciendo que muchos de los jugadores que ya andaban por las calles móvil en mano se aficionaran a cosas más populares. Muchos de los sitios destacados de ‘Ingress’ están en el esparcimiento de los monstruos de saquillo, sin ir más remotamente.

Si las cifras que estiman en reddit son ciertas estaríamos hablando de un decadencia del 92-95% en cantidad de jugadores, lo que para muchos es directamente una sentencia de homicidio para cualquier esparcimiento que quiera seguir llamando la atención. Pero ese decadencia no ha impedido que haya quien siga jugando a diario e incluso viajando para conocer a otros jugadores en encuentros como este de Barcelona.

Si ‘Ingress’ te ha llamado la atención, puedes leerte nuestra guía básica para aparecer a esparcirse para posteriormente empaparte de estrategias avanzadas de ataque o de defensa.

Pocos pero variopintos: ‘Ingress’ acepta cualquier existencia y origen

Ingress Waving

Lo primero de lo que te das cuenta en el altercado es que ‘Ingress’ no entiende de edades ni de orígenes. Hay adolescentes y parentela longevo. Todos intercambian anécdotas, formando pequeños corrillos y planeando su ulterior mano. Puede ser una delegación de ‘Ingress’ para esparcirse conjuntamente, o puede ser irse a tomar unas cañas. Ninguno de ellos ha dormido las horas que debería amodorrarse.

“En Zurich hasta se reserva un hotel entero para los jugadores”

Ha habido bastantes bajas en este altercado“, me comenta Maria José, una de las organizadoras del evento que esperaba a unas 500 personas. “Es calibrado posteriormente de yantar, hace mucho calor y hay quien va a amodorrarse la siesta“. Para hacerse la fotografía de agrupación habían acudido sólo algunas docenas de jugadores, pero había otros esparcidos por la ciudad. Otro responsable, Celso, con nombre de agente Perroverd, aporta su piedra de arena explicándome cómo funcionan estos encuentros.

Los Mission Days se celebran periódicamente en ciudades de todo el mundo, y son más frecuentes de las que te imaginas. En España ha habido eventos en Granada y Valencia, y el próximo octubre tendremos otro de estos encuentros en Burgos. “Las de Tokyo, Alemania y Rusia son bestiales. En Zurich hasta se reserva un hotel impávido para los jugadores. En Zurich hay boleto y en Rusia el esparcimiento está muy vivo“, comenta Celso.

Ingress Tarjeta Una de las tarjetas que se intercambian los jugadores, llamados Agentes. Las tarjetas no son necesarias en completo para el esparcimiento, pero es poco que hacen para intercambiárselo entre ellos.

‘Ingress’ enfrenta a dos grandes bandos (Iluminados y Resistencia), pero en estos encuentros prima el conocerse y pasarlo perfectamente. Como mucho se hace misiones conjuntas, en las que si se cumple todo el mundo anhelo, y se van a pasar revista los portales de Barcelona. Además se ha generado la moda de permutar una especie de tarjetas de invitado, unas fichas de agente que se pueden coleccionar. Algunos jugadores afirman que las hay hasta con tinta invisible.

Ingress Celso Celso, uno de los responsables del altercado, con un participante.

Hay parentela de todo el mundo. Intento cuchichear con un participante que viene de Japón, según me comenta Celso, pero no entiende inglés. Unas pocas interacciones básicas me hacen entender que ha volado merienda horas desde su país para venir a este altercado, y su Google Translate me revela que simplemente “le gusta el esparcimiento y le gusta recorrer“.

Agent Gargish, un participante de Alemania, añade que este de Barcelona es su vigésimo evento y que le encanta recorrer para conocer a personas a través de ‘Ingress’. “Buscando los portales en ciudades que no conoces hace que descubras cosas que no sabrías nunca si vinieses como un turista ordinario“. Le averiguo de qué pandilla es, y con un tono orgulloso presume de ser uno de los Iluminados. Gargish además alaba el fin del roaming, cosa que hace estos viajes mucho más cómodos. “En España encima era difícil hacerte con datos para tu móvil“, se queja.

Ingress Baterias Algunos jugadores muestran con orgullo las baterías portátiles con las que recargan una y otra vez sus smartphones.

Aunque siquiera hay que cuchichear con parentela de fuera para descubrir a parentela que hace grandes esfuerzos por venir. Kelpi30 es una jugadora gallega que lleva de pie desde las las 10 de la mañana del día mencionado. Me lo dice sin tapujos: “vengo a conocer a la parentela y a tocar un poco los huevecillos“. Una amiga suya se mete en la conversación para opinar que la confusión mencionado sólo había dormido dos horas en un hostal. A unos metros de distancia, dos jugadores bromean el uno al otro gritando en portugués hablando con parentela de otros países.

Las ganas de esparcirse pueden, y son más grandes que las baterías de los smartphones. ‘Ingress’ es un esparcimiento que utiliza la delimitación y la sinceridad aumentada continuamente, así que no es de expulsar que Kelpi 30 me muestre orgullosa una fila portátil de 20.000 mAh. Si no llevas una de estas encima, no duras en estos encuentros.

Ingress Grupito Jugadores portugueses de Ingress no dudan en acercarse a Barcelona para conocer a parentela de todas partes.

Algunos jugadores volaban a Holanda nadie más terminar este altercado: había otro allí al día ulterior

Mientras tomo fotografías, Celso me sigue contando algunas curiosidades más de los más acérrimos a ‘Ingress’. Hay misiones en las que interesa hackear un portal antiguo, de modo que hay equipos que envían a jugadores a lugares como Formentera o hasta islas del Pacífico. Todo vale para conseguir una zona de influencia longevo en el esparcimiento. He aquí una captura donde se muestran esas zonas:

Ingress Zonas

A medida que pasaba el tiempo, los grupillos de personas se esparcían. El altercado en el centro de Barcelona era para hacer una fotografía de agrupación, y en cuanto se hizo tocaba ir pensando en seguir con las misiones o hacer otros planes. Al día ulterior, un domingo, iba a tener otro de estos encuentros en Deventer, Holanda. Más de uno empalmaba: en cuanto terminase la Mission Day de Barcelona, cogía un avión para ir directo en dirección a allí.

Ingress Jugadores

¿Seguirán estos encuentros? La cantidad de jugadores ha bajado muchísimo, pero los que quedan siguen teniéndole mucha afinidad. Al menos, un pequeño agrupación de ellos. Ante mi pregunta a algunos jugadores recibo algunos encogimientos de hombros, pero Celso me dice que Niantic le ha cogido cariño a ‘Ingress’ y va a presentar su segunda traducción en Octubre.

No se sabe nadie de lo que va a traer el supuesto ‘Ingress 2’, pero desde luego que va a traer de capital a los aficionados de este esparcimiento que ni mucho menos está muerto. Otros juegos pueden haberle quitado el protagonismo, pero no se me ocurre otro esparcimiento que mueva a parentela por todo el mundo de esta forma como ‘Ingress’. Siempre que dejemos a un costado el mundo de los eSports, claro.

En Xataka | Pokemon Go Plus, lo hemos probado: así me convertí en el cazador Pokemon invisible del barrio


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales