1492773418_lqfukyk6f0dppupujc5w.jpg

Si encontramos un planeta habitable, lo más probable es que sea un mundo completamente cubierto de agua

Esa es la conclusión a la que llega el astrónomo Fergus Simpson en un estudio recién publicado en la revista The Monthly Notices of the Royal Astronomical Society . Su hipótesis se fundamento en la observación de los planetas de nuestro propio Sistema Solar, en exoplanetas que ya conocemos y en cómo se forman.

Tras ejecutar todos estos datos en una simulación, su conclusión es que lo más probable es que si encontramos un planeta en zona habitable y con océanos de agua líquida, estas masas de agua cubran completamente la superficie o lo hagan en un porcentaje de hasta el 90%, dejando poca tierra firme sobre la que asentarnos. En sinceridad no hace desliz tanta agua para cubrir todo un planeta. Esta imagen de la Tierra creada por el Servicio Geológico de los Estados Unidos lo expresa muy adecuadamente.

Esta ilustración muestra la cantidad de agua de nuestro planeta en comparación con su tamaño. No parece mucho, pero es lo suficiente como para cubrir el 70% de la superficie.

En este sentido, la Tierra es una vez más un caso único, porque aunque está cubierta de agua en un 70%, tiene la suficiente cantidad de tierra firme como para ocurrir permitido el crecimiento de una civilización: la nuestra. Ello ha sido posible gracias a que la actividad geológica ha laborado enormes huecos en los que el agua se ha razonable.

Simpson explica que, en el hipotético caso de un planeta rocoso más ínclito con la misma proporción de agua que la Tierra, esa cubriría por completo la superficie. La razón esta en la propia reserva de un planeta de ese tipo, que impediría la formación de accidentes geográficos lo suficiente vastos como para repartir el agua y dejar tierra sequía.

Foto: Interstelllar

El investigador no ha entrado en una cuestión de la procedencia del agua. En militar, y hasta donde llegan nuestras observaciones, es más practicable encontrar agua en planetas exteriores de un sistema solar (más allá de la zona habitable y por consiguiente con el agua congelada, como en Europa) que en planetas interiores. El origen del agua en el espacio, sin bloqueo, no invalida la teoría de Simpson.

Aún queda mucho por investigar para dar por buena la hipótesis de Simpson. La buena nueva es que pronto será más sencillo comprobarlo. En cuanto tengamos activos instrumentos como el telescopio espacial James Webb podremos establecer mediciones de la ámbito de un planeta y así entender si tiene agua o no. [vía Monthly Notices of the Royal Astronomical Society]


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales