Señores pasajeros, lamentamos comunicarles que su vuelo se ha cancelado… ¿por el cambio climático?

Una y otra vez asistimos a parte que nos hablan de un nuevo (y preocupante) récord de temperaturas máximas allá donde miramos. El cambio climático es real y es un peligro para todos, y entre los existencias colaterales de esa promoción de temperaturas, uno incómodo para los que viajan en avión: esas altas temperaturas podrían provocar la rescisión de un gran número de vuelos.

Ocurría hace unos días en Phoenix, Arizona, donde se cancelaron 50 vuelos regionales correcto a temperaturas que llegaron a los 48 °C (120 °F). Un estudio revela ahora que como esto siga así entre el 10 y el 30% de los aviones tendrán que liberar parte de su carga si quieren desgajar en los momentos más calurosos del día.

Pistas de despegue más largas, una de las soluciones potenciales

La cancelación de vuelos de Phoenix no fue un caso incomunicación, pero pareció ser el detonante de un nuevo debate sobre el futuro inmediato de la aviación comercial, que podría estar muy afectada por ese aumento de temperaturas que estamos viviendo.

Un estudio de dos expertos de la Universidad de Columbia analizó el rendimiento de cinco aviones comerciales muy populares (Boeing 737-800 o Airbus A380 entre ellos) en 19 aeropuertos de todo el mundo y aplicó los modelos climáticos del World Climate Research Program. El resultado de su estudio era preocupante para ciertos aeropuertos, mientras que otros como Londres, París o el JFK de Nueva York parecían a incólume (de momento) de los existencias de este problema.

Sin requisa había un ejemplo claro del problema. Un Boeing 777-300 que quiera desgajar en Dubai en el momento más caluroso del día podría tener restringida su carga a un 55%. Otros aeropuertos necesitarían aumentar sus pistas de despegue, indicaron, pero en algunos casos como el de LaDestacamento de Nueva York o el Reagan-National de Washington eso es inviable.

Un problema cada vez más preocupante

El problema no solo está en las pistas de despegue: las turbulencias en épocas calurosas podrían ser especialmente peligrosas en rutas transatlánticas, poco que pondría en peligro a los pasajeros. Las soluciones pasan por hacer aviones más ligeros o diseñar alas especiales que generen una viejo sustentación.

Turbulence

Para los responsables del estudio, aumentar las pistas de despegue o hacer esas mejoras técnicas en los aviones podría no servir para mucho: “incluso con esa acondicionamiento, incluyendo mejores diseños de los aviones, el rendimiento del despegue será probablemente pequeño de lo que sería sin el cambio climático correcto tanto a los existencias de la reducción en la densidad del salero y la degradación del rendimiento de los motores, y del empuje a altas temperaturas. Este hecho es cierto en todos los impactos climáticos: incluso si se pueden adaptar a ellos, siguen teniendo un coste“.

El principio que se esconde tras esa preocupación es simple: el salero caliente es menos denso que el frío, así que cuanto más altas son las temeraturas, más rápido tiene que trasladarse un avión para conseguir descolalr. Pase lo que pase, parece que vamos a tener que abrocharnos los cinturones… en todos los sentidos.

Vía | Wired
En Xataka | “Tenemos tres años para actuar antes de que sea demasiado tarde”: esta es la hoja de ruta para frenar el cambio climático


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales