Seis razones por las que ‘La forma del agua’ ha acaparado 13 nominaciones a los Oscar

En existencia esas seis razones se explican con facilidad por el camino de lo obvio: es una película estupenda. Con esta historia de una mujer que trabaja limpiando en las instalaciones subterráneas de un enredo estatal secreto y que se enamora de una criatura anfibia que está presa allí, Guillermo del Toro podría muy admisiblemente suceder firmado su mejor película. La más equilibrada y accesible, para abrir.

Aunque, como todos sabemos, eso no garantiza automáticamente una nominación al Oscar: las películas nominadas no son necesariamente las mejores del año, y hay géneros, estilos y películas que asiduamente pasan bajo el radar de los académicos. De hecho, ‘La forma del agua’ podría suceder corrido esa suerte: es cine utópico, un mercaderías asiduamente ninguneado por los Oscar y relegado a las categorías técnicas.

Sin bloqueo, este año ha habido un cambio en las costumbres de los Oscar, sobre todo en lo que toca a ciertos prejuicios tradicionales. A eso se suma que la película, en existencia es suficiente más clásica de lo que aparenta. Os lo detallamos todo con estas 6 razones por las que ‘La forma del agua’ ha sido nominada a 13 Oscars.

1. El cine de mercaderías está atravesando una etapa de prestigio crítico

Este año el cine utópico y de terror ha acaparado nominaciones en categorías muy importantes de los Oscar: las más destacadas -aparte de ‘La forma del agua’- son ‘Déjame salir’ -4 nominaciones, entre ellas a Mejor Película-, ‘Logan’ -1 nominación, a Mejor Guión Adaptado-, ‘Blade Runner 2049’ -5 nominaciones- o ‘Star Wars: Los últimos jedi’ -4 nominaciones-, entre otras.

Está claro que la industria está percibiendo (los fans ya lo sabíamos) que, más allá de productos extremadamente taquilleros como ‘It’ o franquicias imparables como ‘Insidious’ o ‘Expediente Warren’, el utópico incluso puede hacer propuestas de gran calidad artística y con mensajes de gran calado. El demoledor e inteligentísimo mensaje antiracista de la soberbia ‘Déjame salir’, puede que la mejor película del año, ha roto muchas barreras. Y ahora, ‘La forma del agua redondea la ruindad gracias a su arrebatador romanticismo y su brillante gastado técnico.

‘La forma del agua’ se aprovecha de este nuevo estado de las cosas para copar nominaciones tales como la de Mejor Película, las de tres interpretaciones distintas, la de Mejor Director, o la de Mejor Guión, que habrían sido impensables hace unos abriles. Ni siquiera cuando se produjo el zambombazo, que muchos vieron como un cambio de ideal, de los Oscar para ‘El silencio de los corderos’ y ‘Misery’, la situación para para el mercaderías era tan oportuno. En primer espacio, porque estaban más cerca del thriller de suspense que del utópico más puro.

Anthony Hopkins, Jodie Foster y Jonathan Demme: avalancha de Oscars con ‘El silencio de los corderos’

Pero encima, porque aquellas películas tenían unos trabajos interpretativos que casi absorbían por completo el resto de sus cualidades, y era lo primero que se les elogiaba. Y como capulina: aquellas eran adaptaciones de libros, una forma cultural respetable; en esta ocasión, las películas proceden de historias originales o, en otro retruécano inesperado, en el caso de ‘Logan’ adaptan un formato aún peor considerado que el cine de mercaderías: los comics de superhéroes.

2. Tiene espíritu de película clásica…

‘La forma del agua’ es una película que disfruta con su propia concepción de película “pasada de moda”. La ingenua historia de inclinación que propone, el obsoleto para los estándares actuales y falta irónico mensaje acerca de la belleza interior y el empleo del monstruo para musitar de un ser de horrible aspecto pero admirable corazón, todo ello parece proceder de una película del Hollywood clásico, como si Guillermo del Toro estuviera desenterrando un signo de monstruos de la Universal más que rodando uno nuevo y propio.

Esto es poco que tradicionalmente ha gustado en los Oscars hasta durar al extremo de premiar a películas que no fueron más que requiebro de un día, como la ultrarrancia ‘The Artist‘, solo porque olía a Hollywood clásico. Todas las películas que obedezcan a los formatos clásicos del cine de toda la vida gustan en los Oscars, y ‘La forma del agua’, con su bello y muy tradicional mensaje acerca de la naturaleza del inclinación, es exageración clásico en estado puro. La puesta en campo de Guillermo del Toro, falta estridente y con largas partes de la película construidas sin diálogos, subraya esas raíces eminentemente clásicas.

La Forma Del Agua Mensajes Amor 9

3. … y múltiples guiños a esos mismos clásicos a los que quiere parecerse

Pero no se alcahuetería solo de clasicismo de espíritu: la película de Del Toro rebosa guiños explícitos a clásicos mayores y menores, en una mezcolanza iconoclasta y desprejuiciada muy propia del director mexicano. La más obvia es ‘La mujer y el monstruo’, por supuesto, la película de Jack Arnold de 1954 donde está la cojín del planteamiento de ‘La forma del agua’, que a veces funciona como una especie de continuación en secreto de “¿Y si…?”. En este caso, “¿Y si la Criatura de la Laguna Negra y Julia Adams hubieran acabado juntos?”. En un momento cubo, se dice que el monstruo ha sido capturado en un río de Sudamérica, donde transcurre la película de Arnorld.

Según ha notorio Del Toro, ‘La forma del agua’ es una confesión de inclinación al cine, y por eso los protagonistas viven, textualmente, sobre una sala de cine, lo que canaliza la devoción cinéfila del relato por sus fuentes. En esa sala se proyecta ‘La historia de Ruth’, un drama biíblico de segunda categoría de 1960, y con él efectúa el director un reflexivo con parte del destino de los personajes principales.

También hay mucho cine clásico referenciado directamente en la interpretación de Sally Hawkins, que para dar vida a la protagonista muda recibió como orientación por parte de Del Toro una serie de nombres de artistas mudos (Charles Chaplin, Stan Laurel, Oliver Hardy, Buster Keaton), a la que se sumó Audrey Hepburn, cuya característica ingenuidad fue citada como básica para componer al personaje. De hecho, la protagonista se vehemencia Elisa, muy similar a la Eliza de Hepburn en ‘My Fair Lady’.

Shapeofwater3

Y por supuesto, hay una secuencia de la que no diremos demasiado, pero sí que es uno de los homenajes más obvios, arbitrarios y quizás discutibles de la película, aunque es cierto que incluso muy en consonancia con el tono evocador y maravilloso de todo su metraje. Se alcahuetería de una secuencia calcada de una muy similar del clásico ‘Sigamos la flota’, protagonizado por Fred Astaire y Ginger Rogers en 1936.

4. Monstruo con mensaje

Además del tema de la belleza interior, ‘La forma del agua’ incide en una serie de temas gracias a su ambientación: Estados Unidos, abriles sesenta, época apropiada para hacer guiños a la ciencia-ficción, pero incluso para programar metáforas sobre desigualdades sociales, con el telón de fondo de la Guerra Fría. Así, la película consigue elaborar un subtexto crítico muy digerible (y por consiguiente, muy oscarizable) en el que se comentan temas como el acoso sexual en el trabajo, la discriminación, la homofobia o el racismo.

Sin bloqueo, ese mensaje toma a veces formas suficiente inteligentes y agudas, mucho más allá de la simple moraleja, lo que sin duda ha sumado puntos a la hora de ser nominada. Octavia Spencer, que da vida a la única amiga de la protagonista, afirma que le cautivó del signo que, siendo la pareja protagonista un monstruo que no palabra y una mujer muda, la mayoría de los diálogos provienen de una mujer negra y de un hombre gay madurado y que no ha saledizo del armario, dos minorías característicamente oprimidas durante la época en la que se desarrolla la película.

5. Técnicamente es imponente

Shape 3

… pero sin ser exhibicionista o hacer un uso especialmente estridente de los artículos especiales. El extraordinario traje del hombre pez, diseñado por un equipo que trabajó financiado durante abriles específicamente por Guillermo del Toro para que no repercutiera en el ajustadísimo presupuesto de la película, es a la vez completamente soñador y preciso a la existencia física de un hipotético hombre-pez.

Los Oscar técnicos, sobre todo en lo que concierne a los artículos visuales, premian a menudo el espectáculo, los grandes blockbusters y los saltos tecnológicos. Pero en esta ocasión, inmediato al ruido y la furia habituales, la Academia se ha fijado en el uso discretísimo de artículos digitales para animar la ilusión de la película (una discreción de la que el propio Del Toro no siempre ha saledizo airoso con antelación). Fotografía, diseño de vestuario, mezcla y tirada de sonido, montaje y diseño de producción pueden cobrar Oscars gracias al espléndido inclinación técnico de una película que pone todos sus trucos al servicio de la historia.

6. Guillermo del Toro ya se lo merecía

Del Toro es un director de triunfo no solo por suceder ejecutado con fortuna uno de los sueños húmedos del fandom comiquero, Hellboy en imagen efectivo, sino por suceder permanecido siempre fiel a una imaginería y una concepción del cine utópico muy personal. Por eso, pese a ocasionales tropiezos y a películas que son recibidas por crítica y fans de forma desigual, como la flamante (y, a nuestro sumario, estupenda) ‘La Cumbre Escarlata’, una cosa no se le puede desmentir: su visión y sus intereses siempre han estado ahí, a menudo poniendo en aventura su carrera.

Shape 4

De hecho, Del Toro afirmó en una entrevista flamante que, al igual que había pasado con ‘El espinazo del diablo‘ en 2001 y ‘El Laberinto del Fauno‘ en 2006, la película había supuesto una reto tan personal que si hubiera fracasado en taquilla (como pasó con ‘La Cumbre Escarlata’, de hecho), hubiera dejado de dirigir cine. El examen de Hollywood llega, pues, en el momento cabal: el utópico, como hemos pasado, siempre ha tenido una presencia irregular en los premios de la Academia, pero esta película -que Del Toro define como la primera en la que se plasman preocupaciones propias de su vida adulta- parece ser idónea para rendir homenaje a uno de los creadores más activos y personales del mercaderías.

En Espinof | Guillermo del Toro afirma que ‘La forma del agua’ es su mejor película


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales