Seis millones de líneas de código de Linux son las que hacen funcionar al destructor

La avance tecnológico es en ocasiones causa y consecuencia del avance de armas o vehículos militares, y en la Marina de Estados Unidos uno de sus últimos proyectos ha sido la construcción del destructor USS Zumwalt DDG 1000. Como otros navíos similares candela la atención por sus dimensiones y capacidades, adicionalmente de tener en este caso un casco poco diferente, pero hay un detalle conveniente excéntrico en su interior: es un buque destructor que funciona con Linux.

El asunto de los sistemas operativos que se emplean en grandes barcos (o portaaviones) no deja de ser excéntrico, si proporcionadamente en esta ocasión no se negociación de un sistema desactualizado, sino del popular sistema operante open source en vez de optar por el de Microsoft, poco más habitual.

Sensores, automatización y metros cuadrados de servidores

Al ser de construcción flamante, el USS Zumwalt es renovador en cuanto a la tecnología que incorpora en varios aspectos con respecto a otros modelos anteriores. Más allá del armamento que incluye, entre lo cual hay un láser de electrones excarcelado, este tipo de navíos tiene un sistema eléctrico de propulsión y están completamente computerizados, con sistemas de control, combate y disparo automatizados.

Lo vemos en detalle en la página que The Bookmark ha preparado a modo de planos interactivos de un USS Zumwalt que desgranan esta serie de destructores hasta el punto de conocer toda su estructura, adicionalmente del armamento y el detalle de estas tecnologías. Se detalla por ejemplo que hay unos 1.450 metros cuadrados de servidores y que todos estos funcionan con varias versiones de Linux (que no especifican).

Lo que sí especifican es que todo este softwares se traduce en unos 6 millones de líneas de código, los necesarios para controlar y repasar las funciones del barco. Además, el centro de operaciones tiene portátiles que pueden ser usados por casi cualquier pasajero (con una ID card que el disertador reconozca, claro) y detallan que esta automatización a la hora del disparo y la defensa parte de la información que radares, sónares y otros sensores envían a estos servidores.

Mucho Linux y pocas nueces

Eso sí, lo que no está claro es que al final vaya a sobrevenir una flota de este tipo de destructores. Como hemos conocido ya se han probado y el pasado mes de diciembre uno de ellos llegaba a las costas de San Diego tras sobrevenir hecho paradas en varios puertos. Pero tanta innovación no es ocasión, y el coste de cada USS Zumwalt es de 4.400 millones de dólares, un pellizco considerable teniendo en cuenta que la idea original del Pentágono era tener una flota de 32.

La munición, adicionalmente, siquiera resulta ocasión, hablándose de casi 1 millón de dólares por disparo. Eso recogían en CNBC, adicionalmente de hacerse eco de que el barco tuvo problemas en el sistema de propulsión lícitamente ese mes cuando atravesaba el Canal de Panamá (y igualmente los tuvo el pasado mes de abril) y apuntar a la posibilidad de que al final los USS Zumwalt sirviesen más como plataforma de pruebas para la Marina que como destructor.

Imagen | US Navy
Vía | Popular Mechanics


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales