Samsung ha cubo a conocer de guisa oficial esta tarde el Galaxy Note 8, su nuevo phablet que viene para reconquistar el contorno perdido con el Note 7 y para demostrar que sigue habiendo hueco en el mercado para los teléfonos de pantallas masivas y con stylus. Las primeras impresiones, a posteriori de haberlo probado, son muy buenas.

Es irremediable que, habiendo pasado solo un año desde la catástrofe que llevó a Samsung a ser comunicación en todo el mundo y tener que retirar de la saldo su nuevo y flamante Note 7, las heridas sigan abiertas y el rememoración muy fiel. Para cerrarlas por completo y acaecer página de una vez por todas, Samsung quiere retornar a ganarse el corazón de aquellos que en su día apostaron por la gradación Note.

Para ello, la compañía surcoreana ofrecerá a los antiguos dueños de un Galaxy Note 7 la posibilidad de cambiar su flagrante teléfono por un descuento de hasta 425 dólares en el nuevo Note 8. Teniendo en cuenta el precio de saldo que tendrá (1.010 € – $960) parece un descuento de lo más atractivo para, como intrascendente, pensar en dar el brinco. Los usuarios que sean elegibles para hacer uso de esta promoción podrán hacer uso de la misma en la página web de Samsung al conseguir a la preventa del terminal.

Actualización: según informaciones recientes, esta proposición estará habitable de guisa única en Estados Unidos, por el momento. Samsung no descarta extenderla a más países, pero parece poco probable que finalmente termine siendo así.