Samsung Gear Sport, primeras impresiones: evolución sin revolución

Un año más, los wearables han sido los protagonistas de la presentación de Samsung en IFA, con el nuevo Gear Sport como el maniquí más destacado de todos. Samsung ha renovado su cronómetro de pantalla redonda con un maniquí de ringlera continuista, aunque con algunas novedades interesantes.

Llama la atención que Samsung ha desaseado la idea de propalar un maniquí clásico y otro más deportivo como hicieron con los Gear S3. Como su propio nombre indica, el Gear Sport se centra en esa prisma más deportiva, y sus novedades van enfocadas en esta dirección. Tenemos un diseño más esbelto y superficial y, lo más importante: resistor al agua hasta 50 metros. Durante la presentación en el día de ayer tuvimos ocasión de probar el nuevo Gear Sport, os contamos nuestras primeras impresiones.

Diseño: mejoras sutiles pero necesarias

Samsung Gear Sport

Como decíamos, el Gear Sport es un maniquí continuista y su diseño sigue la misma ringlera que ya conocíamos, pero con matices que, aunque sutiles, le sientan muy admisiblemente. El Gear Sport tiene un diseño más esbelto, su esfera es poco más flaca (11,6 milímetros) y esto contribuye a que el peso se reduzca hasta 50 gramos, siempre sin contar la correa.

Pero el adiposidad no es lo único que se ha cabal, la pantalla igualmente se ha corto levemente. Ahora mide 1,2 pulgadas, una diferencia de 0,1 pulgadas con el maniquí inicial. De nuevo un cambio muy sutil pero que es bienvenido; la experiencia de uso no se ve afectada y el cronómetro resulta más cómodo. Además, sienta mejor, sobre todo si tienes la muñeca pequeña.

Otro de los cambios que afecta al diseño es que ahora las correas intercambiables son de 20 milímetros, por lo que se pueden usar correas típico. Aquí he de destacar que, a pesar de ser un cronómetro enfocado al deporte, el diseño no es excesivamente deportivo y se puede combinar fácilmente con distintos estilos. Por cierto, la esfera estará arreglado en frito o garzo.

Resistencia al agua hasta 50 metros: la gran novedad del Gear Sport

Samsung Gear Sport

Hay más novedades a nivel de diseño, pero la más importante no se ve a simple perspectiva. Hablamos de la resistor al agua. El Gear S3 tenía el certificado IP68 pero Samsung recomendaba no usarlo para hacer flotación. Esto ha cambiado en el nuevo maniquí y ahora se puede sumergir hasta 50 metros de profundidad, una novedad que abre la puerta a la monitorización de actividades acuáticas.

Obviamente no pudimos poner a prueba esta progreso, pero sí vimos que hay funciones de software que la acompañan. Ahora, entre las actividades que podemos registrar se encuentra la flotación. Destacar igualmente que al originarse la sesión de flotación, el cronómetro bloquea la pantalla para que no se produzcan pulsaciones accidentales al entrar en contacto con el agua. Al terminar, hilván con pulsar el retoño adyacente durante dos segundos para que la pantalla táctil vuelva a activarse.

Hablando de resistor, el Gear Sport igualmente cuenta con el certificado marcial MIL-STD-810G, por lo que igualmente apetencia resistor delante golpes y otras agresiones externas, aunque esto siquiera lo pusimos a prueba.

Experiencia Tizen con un perfil técnico que nos suena

Samsung Gear Sport

Decíamos que el registro de sesiones de flotación es una de las novedades que encontramos en el software del Gear Sport, y igualmente la única más destacable. Samsung sigue apostando por el sistema Tizen y la interfaz que ya conocíamos por versiones anteriores. Tenemos el launcher de aplicaciones con ese diseño circular tan característico, el selector de esferas con nuevos diseños y otros fundamentos característicos como el menú de Ajustes rápidos.

Sobe el manejo, Samsung sigue fiel a la corona giratoria como principal control para movernos por la interfaz, una opción que resulta conveniente cómoda ya que nos evita tener que estar pulsando la pantalla constantemente. También cuenta con dos recadero físicos en el adyacente derecho.

Igual que anteriores modelos Gear Sport monitoriza nuestro ritmo cardíaco, cuenta pasos y permite establecer metas de sanidad y deporte a través de la app de S Health, igualmente cuando no hay conexión. Además, puede estilarse como mando a distancia para controlar otros dispositivos IoT de Samsung o como control para presentaciones.

Si nos fijamos en el perfil técnico, siquiera hay cambios notables con respecto a la engendramiento inicial. Tenemos mismo procesador, misma RAM y 4 GB de memoria. Durante nuestras pruebas hemos notado un funcionamiento muy fluido, aunque hay un detalle que sí cambia y que esperamos poder probar a fondo en nuestro examen a fondo: la autonomía.

Con muchos móviles sucede que al aminorar el adiposidad, la capacidad de la condensador se ve afectada. Lo vimos con el Galaxy Note 8 y con el Gear Sport igualmente sucede al similar. El nuevo maniquí cuenta con una condensador de 300 mAh, 80 mAh más pequeña que la del Gear S3. Habrá que esperar a probarlo a fondo, pero de momento Samsung asegura que la autonomía sigue siendo la misma.

SAMSUNG GEAR SPORT

SAMSUNG GEAR S3

DISEÑO

42.9 x 44.6 x 11.6 mm

50 g

Correas de 20 mm

Resistente al agua 50 metros

Certificado de resistor MIL-STD-810G

49 x 46 x 12.9 mm

S3:59 gramos / S3 Frontier: 63 g

Correas de 22 mm

Resistente al agua 1,5 metros

Certificado de resistor MIL-STD-810G

PANTALLA

Super AMOLED circular de 1.2 pulgadas
360 x 360 píxeles

Modo Always On a color

Corning ® Gorilla ® Glass 3

Super AMOLED circular de 1.3 pulgadas
360 x 360 píxeles

Modo Always On a color

Corning ® Gorilla ® Glass 3

PROCESADOR

Dual Core 1.0 GHz

Dual Core 1.0 GHz

RAM

768 MB

768 MB

MEMORIA

4 GB

4 GB

SOFTWARE

Tizen

Tizen

SENSORES

Acelerómetro, giróscopo, barómetro, pulsómetro, detector de luz circunstancia

Acelerómetro, giróscopo, barómetro, pulsómetro, detector de luz circunstancia

CONECTIVIDAD

Bluetooth® 4.2, Wi-Fi b/g/n, NFC, GPS/GLONASS/Beidou

Bluetooth® 4.2, Wi-Fi b/g/n, NFC, GPS/GLONASS

BATERÍA

300 mAh

Carga inalámbrica

380 mAh

Carga inalámbrica

Samsung Gear Sport: una renovación acertada, aunque demasiado tímida

En la tabla comparativa queda claro que los cambios con respecto al dúo Gear S3 son conveniente sutiles y se enfocan principalmente en el diseño. Samsung se ha centrado en perfeccionar y afinar el diseño que ya venían usando en modelos anteriores en empleo de creer por un cambio radical y personalmente creo que es la intrepidez más acertada. También destaca el cambio de táctica al advenir de dos diseños a un único maniquí más enfocado al deporte, pero sin renunciar a un diseño más combinable con correas intercambiables.

La aparición de la resistor al agua es sin duda la novedad más destacada, un camino que ya han tomado otras como Apple con el Watch Series 2. Sin secuestro, no deja de ser una progreso último sobre el maniquí inicial que sólo tiene sentido en el caso de querer usarlo como instructor para entrenamientos de flotación. Aquí no podemos evitar ver un refleja de la situación coetáneo de los wearables, esos dispositivos que llegaron como la gran revolución hace al punto que unos primaveras pero ahora parecen deber tocado techo.

En Xataka | Samsung Gear Fit 2 Pro: sumergible hasta 50 metros, cierre más seguro y nuevas funciones

También te recomendamos


Los siete nuevos trucos de Google Maps que te encantará usar


Samsung Gear IconX, el sonido inalámbrico pulido


Samsung Gear Sport, de vuelta a los orígenes


La notificación

Samsung Gear Sport, primeras impresiones: evolución sin revolución

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Amparo Babiloni

.




Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales