Samsung Gear Sport: opinión, análisis y características

Cuatro abriles posteriormente de su primer temporalizador inteligente, Samsung sigue sin tracción en el sector.

El fabricante surcoreano comenzó la camino en 2013, ayer incluso que otros grandes fabricantes como Huawei o Apple. El primer maniquí, llamado Galaxy Gear, atrajo multitud de miradas de todos los frentes, pero sus cifras de ventas y críticas posteriores fueron uniformemente negativas.

La situación no mejoró con el posterior Gear Live y el extravagante Gear S —aún sigo pensando qué pensaron en Samsung para propalar ese maniquí—. Ambos siguieron el camino de su primer maniquí y cayeron en la máxima irrelevancia: críticas negativas, ventas escasas y fracaso incondicional.

¿Quién pensó en Samsung que esto era una buena idea?

En 2015, por fortuna, la cosa cambió parcialmente. Samsung desveló el Gear S2 y el S2 Classic en IFA, y con ellos formalizó un portfolio de smartwatches que, por primera vez, no olía a laboratorio de pruebas. Eran atractivos, tenían innovadores principios tecnológicos y parecían ser una almohadilla suficientemente lo sólida como para construir una nueva y próspera viso de productos.

El venidero conexión de esta prisión tenía que ser, sí o sí, un hit, pero el Gear S3 acabó pasando sin pena ni triunfo por un mercado que dominan indiscutiblemente los de Cupertino y la pequeña tecnológica Fitbit.

Samsung Gear S3. Fotografía: Hipertextual.

La situación es, cuanto menos, frustrante, y los datos de varios analistas de mercado no hacen más que agravarlo. Según eMarketer, Samsung es el segundo fabricante de smartwatches del mundo, muy por detrás de Apple. Según IDC, la situación es incluso peor: Samsung no está ni entre los cinco mayores fabricantes de wearables del mundo. Apple, Fitbit y Xiaomi son los líderes indiscutibles del segmento.

Pese a esta esperpéntica situación, Samsung lanzó una nueva bala en torno a el mercado de los wearables en la última tiraje de IFA. La llamó Samsung Gear Sport, y la maduro pregunta que viaje en torno a ella es si tiene todo lo necesario para darle la revés a la tortilla e iniciar el encumbramiento del coloso surcoreano en el mercado del wearable.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales