Samsung Galaxy S8, grande en pantalla, pequeño en sorpresas

Los seguidores de Samsung tenían una cita irresoluto con el fabricante desde que el Note 7 desapareciera del mercado por las explosivas razones que todos conocemos. Y si han estado atentos a los rumores que han ido apareciendo a lo prolongado de estas últimas semanas, prácticamente conocerán al teléfono por completo. ¿Por qué? Pues porque casi toda la información era correcta: pantalla curvada sin biseles, profesor de huellas trasero y sin clavija home. ¿Es el teléfono que estabas esperando? Te vamos a contar qué nos ha parecido.


El diseño es impresionante

Samsung ha vuelto a demostrar que le tiene cogido el punto a eso de la pantalla curvada. El cristal vuelve a conseguir un nivel de integración total con el cuerpo metálico, y en esta ocasión casi no apreciarás ningún reborde. Si pensabas que estéticamente presenta pocas novedades respecto al S7, te equivocas. Cuando lo tienes en la mano puedes comprobar que la pantalla es increíble, abarcando muchísima superficie del delantero y sintiéndose súper cómoda.

Samsung Galaxy S8, primeras impresiones

Debes de tener en cuenta que el tamaño se ha incrementado hasta las 5,8 y 6,2 pulgadas para los S8 y S8+ respectivamente, pero gracias al conveniencia de la superficie el teléfono no se siente más ancho que las anteriores versiones. El panel tiene una resolución de 2.960 x 1.440 píxeles en los dos casos, y ahora las esquinas de la pantalla son redondeadas, consiguiendo un aspecto todavía más uniforme y elegante a la traza.

Prestaciones máximas sin medio ambiente diferenciador

Como siempre, el teléfono llegará con procesadores diferentes según mercado, teniendo un Snapdragon 835 en Estados Unidos y un Exynos de ocho núcleos para Europa, aunque los dos incluirán 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento interno. La cámara aparentemente es la misma del S7, con 12 megapíxeles, tolerancia f/1.7 y tecnología dualpixel, aunque Samsung asegura que el procesado de las imágenes será diferente y se obtendrán mejores colores y maduro claridad.

Algo que sí ha cambiado es la cámara delantero, con 8 megapíxeles y un sistema de enfoque facial que conseguirá sefies nítidos. Además, se han incluido enseres similares a los que ofrece Snapchat e Instagram, poco muy a la moda pero que aporta más admisiblemente poco. Todo sea por echar unas risas en los primeros días de vida del terminal.

Tranquilo, los S8 siguen incluyendo un puerto para auriculares y ranura para tarjetas microSD. La memoria la podremos ampliar con tarjetas de hasta 256 GB, y en cuanto al agua, sin problemas, seguirá siendo resistente al agua y polvo como sus hermanos. ¿Una nota negativa? El sensor de huellas. Samsung ha retirado el clavija físico (hablaremos a continuación de ello) para conseguir maduro espacio de pantalla, así que se ha pasado obligado a colocar el profesor de huellas en la parte trasera. El problema llega con su colocación, ya que se encuentra a la derecha de la cámara, una posición que nos llevará a tocar la lupa de la cámara en numerosas ocasiones. Yo mismo en la toma de contacto he enfrentado dificultades para situar el dedo en el profesor, y obviamente he tocado la cámara en más de una ocasión. Lo ideal sería colocar el sensor en la parte central, bajo la cámara, como hacen otros fabricantes.

Probablemente la razón de esa audacia se deba a la incorporación de un profesor de iris, como ya hizo el Note 7. Este método de identificación es proporcionado rápido, y incluso seguro, por lo que las intenciones de Samsung podrían ser la de eliminar el profesor de huellas y emplazar por la recital de fanales.

Grande a la traza, cómodo en la mano

Volvemos a repetirlo, el teléfono es muy cómodo de sostener, y la pantalla no ha incrementado las dimensiones del terminal. Otro asunto será el de manejarnos por la interfaz, ya que obviamente el dedo no llegará a la punta superior si lo manejamos con una mano. Para solucionar este problema el fabricante ha incluido una serie de gestos que ayudarán a manejarnos por los menús.

El excelente trabajo realizado por Samsung en el diseño permite que el S8 se sienta un escalón por encima respecto al G6 de LG incluso teniendo el mismo tipo de pantalla (sin curvas, eso sí). Ahí incluso Samsung sale ganando gracias a su panel AMOLED, ahora con tecnología HDR, por lo que disfrutaremos de imágenes con detención rango dinámico que nos dejarán con la boca abierta.

Sí, el bóton home ha desaparecido para dejar más espacio a la pantalla. Entonces, ¿cómo volvemos a la pantalla principal cuando estamos adentro de una aplicación? En su zona tendremos un clavija aparente en la pantalla que hará su función, pero que no siempre aparecerá para no retornar a restar tamaño a la pantalla con un retazo en frito. Para permitir hacer uso de ese clavija sin falta de mostrarlo, Samsung ha incluido una tecnología háptica muy parecida a 3D Touch que servirá para pulsar el clavija sin importar en qué aplicación o menú estemos.

Es una función un tanto extraña, ya que podemos hacer lo mismo tocando una vez la pantalla y pulsando sobre el clavija que aparece sobre la misma. Según Samsung, la tecnología de pulsación sirve para ahorrarnos ese punto y poder pulsar el clavija de inicio de una vez. Sinceramente, nos sabe a poco. Si lo comparamos con 3D Touch, la superficie táctil con temblor se limita a la zona centrar del chaflán inferior (donde estaría el clavija de inicio), mientras que en el terminal de Apple está habitable en toda la pantalla. Y no, los ordenanza de menú y detrás no ofrecen esta sensación de clavija aparente, se amurallar a regalar una pequeña temblor háptica como la que estamos acostumbrados a notar hasta ahora.

Bixby a tu servicio. Pero con problemas.

La presentación de los nuevos S8 llega incluso abanderada por la presentación del asistente aparente de Samsung, que se estrena por primera vez con estos nuevos terminales. Con el nombre de Bixby, este ayudante será capaz de ofrecernos control del terminal sin falta de tocar la pantalla. Desde ajustar el brillo, el modo avión, cambiar el fondo de pantalla, buscarnos un producto en internet o identificarnos un monumento de una ciudad. Bixby hará de todo, pero su dispersión estará proporcionado definido, ya que llegará nada más en inglés y coreano, teniendo previsto estudiar a finales de año “español para el público de Estados Unidos”. Esto significa que el castellano de España que todos conocemos estará habitable “en el futuro”, una aniversario un tanto sospechosa que deja serias dudas sobre el asistente.

En las pruebas realizadas hemos podido comprobar que la energía de identificar objetos requiere un ajuste manual en la pantalla, a modo de retazo para que el software se centre en el objeto en cuestión y no se distraiga con otras cosas. Este pequeño detalle nos parece un tanto definido, ya que no se corresponde con la filosofía de liberar al agraciado del teléfono. Para activar a Byxby podremos referir su nombre (sin coletillas de hey, hola ni nulo parecido), o pulsando el nuevo clavija dedicado que se ha incluido bajo el control de barriguita. Dicho clavija lo pulsaremos a modo de walkie talky, y no lo soltaremos hasta que hayamos terminado con la petición.

Bixby apunta maneras, y parece proporcionado admisiblemente integrado en el sistema, ofreciendo así un sin fin de posibilidad. De todas formas, la error de examen de idiomas (en nuestro caso el gachupin) y la inexactitud con algunos resultados nos genera ciertas dudas sobre el servicio. Habrá que ver qué tal madura con el tiempo.

También como oficina móvil

Aprovechando el potencial del procesador y la memoria RAM, los nuevos S8 y S8+ son capaces de transformarse en equipos de sobremesa con la ayuda de un nuevo dock con puerto USB-C que permite conectar el teléfono a una pantalla HDMI y varios accesorios USB. Una vez conectado, la imagen que saldrá del terminal será una nueva interfaz basada en Android con aspecto de escritorio, donde podremos manejar ventanas con las diferentes aplicaciones, menús contextuales con el clavija derecho del ratón, y reproducir vídeos mientras utilizamos Word o Excel.

El manejo y funcionamiento de este modo nos ha sorprendido gratamente, y ha demostrado ofrecer un rendimiento muy confortante sobre las posibilidades que ofrecerá este modo. Lamentablemente la cojín de conexión no se incluirá con el teléfono, así que habrá que adquirirla por separado.

Precio y aniversario de dispersión

Los nuevos S8 y S8+ estarán disponibles a partir del 21 de abril (29 de abril en España), y en cuanto al precio, en el momento de escribir este artículo el fabricante no había poliedro todavía detalles al respecto (actualizaremos en cuanto lo sepamos).

Actualización: 809 euros y 909 euros para los S8 y S8+ respectivamente.

No cerca de duda de que el teléfono relato de Samsung para este 2017 es un magnífico terminal, pero tenemos cierta sensación de que esperábamos ver poco con más garabato, que impactara desde el primer momento. Puede que el fabricante no haya querido arriesgar en esta ocasión, y haya preferido emplazar por un diseño práctico, convincente y que sirva para convencer a los usuarios. Pero hasta que no hagamos el investigación, no podremos sacar conclusiones.

‘;
$( showbuttonTxt ).insertBefore( “.confab-sorting-nav” );
$(‘button.confab-show-comments’).on(“click”,function());
}
});

waitForConfabLoad = function () {
try{
if($(“.confab-edit-bar”).length


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales