review con características, precio y especificaciones

Huele a MacBook, parece un MacBook, pero no es un MacBook. El Huawei MateBook X es un equipo que está desarrollado a imagen y referencia del equipo de Apple, pero que se diferencia de él en dos cosas muy importantes.

La primera, que está basado en Windows, poco que hace que tengamos una alternativa evidente si nos gusta ese formato ultradelgado y ultraligero. La segunda, aún más importante, que esto es como un MacBook incólume por la otra cosa: que está proporcionado mejor hecho.

Especificaciones técnicas

Hasta no hace mucho pensar que un equipo con estas características físicas contara con unas prestaciones como estas sería impensable, pero aquí tenemos a uno de los máximos representantes de esa procreación sorprendentemente completa y a la que al menos en términos de “potencia interna” no tiene ausencia que envidiar a otros competidores de viejo barriguita.

Huawei MateBook X
Pantalla IPS 13 pulgadas, resolución 2.160 x 1.440
Tamaño 286 x 211 x 12,5 mm
Peso 1.050 gramos
Procesador Intel Core i5-7200U
Gráficos Intel HD Graphics 620
RAM 4 GB
Disco 256 GB
Sistema operante Windows 10 Home
Conectividad Wi-Fi 802.11ac 2×2 MIMO, Bluetooth 4.1
Puertos 2 x USB-C , puerto auriculares
Precio 1.399 euros

No hay muchas pegas que ponerle al equipo en cuanto a esa hoja de características incólume en materia de conectitivdad, pero puestos a pedir sugeriríamos dos mejoras. La primera, la posibilidad de optar por un maniquí con 16 GB de RAM, una cantidad de memoria cada vez más demandada entre usuarios especialmente exigentes.

Huawei Matebook X 1

La segunda, la utilización de la interfaz Thunderbolt 3 en uno de esos puertos USB-C. Ya que volvemos a estar condenados sin ranura Micro SD o puertos USB convencionales, aquí Huawei podría al menos acontecer reforzado su reto de futuro con un en serie cada vez más versátil.

Los fanless ya no son los hermanos pobres del rendimiento

En esa configuración hardware destaca en primer oficio el procesador, que es todo un Intel Core i5-7200U. Habitualmente no encontramos este tipo de micros en diseños ultracompactos, pero la eficiencia energética de los nuevos Kaby Lake ha hecho que por fin podamos contar con un rendimiento mucho más sobresaliente en este tipo de equipos.

Huawei Matebook X 11

De hecho una de las características más llamativas del equipo es la de que no hay presencia de ventiladores. La embeleso fanless hace que nos encontremos delante un equipo totalmente silencioso y que adicionalmente mantiene las temperaturas bajo control en todo momento.

Un sistema de refrigeración peculiar que sus responsables califican como “de cambio de fase” es el responsable de esa gobierno de la que es difícil encontrar detalles técnicos, aunque hay estudios que nos pueden ayudar a profundizar en el tema. La idea consiste en la capacidad de ese material para derretirse y solidificarse a ciertas temperaturas, lo que ayuda a disipar el calor y a refrigerar el sistema cuando es necesario.

A ese sistema le ayuda otro igualmente coherente que ya hemos trillado en otros equipos: cuando el software detecta temperaturas poco más altas de lo recomendable, se “recortan” las capacidades del procesador principal, reduciendo su frecuencia de trabajo para que no haya problemas de sobrecalentamiento.

En nuestras pruebas, desde luego, el equipo ha respondido a las expectativas. Salvo durante el proceso de carga, en la que tanto la parte inferior como la parte cercana a la pantalla se calentaba, las temperaturas eran bajas en el resto de los escenarios de uso, incluso con una carga elevada de trabajo.

Todo esto no hace sino confirmar esa tendencia que hace que equipos ultradelgados nos ofrezcan cada vez más prestaciones sin tener que acudir a una refrigeración activa que entre otras cosas genera molestos bufidos en algunos momentos. Ya hemos trillado como algunos tablets convertibles denueva procreación lo hacen, y este MateBook X incluso confirma esa capacidad que desde luego es bienvenida en este segmento.

Diseño: difícil hacer un portátil más compacto

La seña de identidad del nuevo Huawei MateBook X es precisamente su formato ultradelgado y ultraligero. Estamos delante un equipo con una pantalla de 13 pulgadas que curiosamente adopta un formato de pantalla 3:2 y que lo hace con otro apartado interesante: su prodigiosa delgadez.

Huawei Matebook X 15

Los 12,5 mm de cuerpo hacen que estemos delante un portátil que sorprende por su perfil pero incluso por su peso, que casi nada supera el kilo (1.050 g). Esas dos dimensiones hacen que nos encontramos delante un equipo que claramente está orientado a quienes tienen como prioridad el diseño y tamaño del equipo.

En Huawei ofrecen tres colores distintos para el equipo: vulgar, dorado y rosa dorado. Este posterior ha sido el que Huawei nos ha cedido para las pruebas, y aunque no es el color que yo elegiría para este equipo si fuera a comprarlo, es evidente que la opción pasión la atención a cierto hornacina de usuarios.

Huawei Matebook X 8

Ese color lo recubre todo, tanto en la tapa del portátil como en el teclado y la parte inferior, que tienen un color totalmente uniforme y sin áreas que jueguen con otras tonalidades.

La pantalla tiene unos marcos muy reducidos, que de hecho van sutilmente más allá que los ya de por sí destacables Dell XPS 13 con su Infinity Display. De hecho aquí vamos un gran puntería a la hora de proseguir un ámbito superior poco más satisfecho pero que es positivo para poder situar en esa parte la webcam (poco insuficiente, eso sí, aunque nos salve en las videoconferencias) del equipo.

Ese formato de pantalla 3:2 está comenzando a popularizarse sobre todo en tablets, pero no habíamos trillado demasiados portátiles puros que fueran a este tipo de diagonal. Aunque personalmente creo que la productividad y el disfrute aumentan en equipos 16:9 a la hora de poder trabajar con dos ventanas o a la hora de disfrutar de vídeos, es cierto que este tipo de ratio de pantalla puede ser muy atractivo para trabajar con aplicaciones maximizadas.

En ese diseño incluso destacan los puertos de conexión: en la parte izquierda tenemos el USB-C con interfaz USB 3.1 Gen 1 que dobla como puerto de carga, unido al que encontramos el puerto de auriculares. En el otro adjunto tenemos el otro puerto USB-C, que lamentablemente no sirve como puerto de carga.

Huawei Matebook X 10

Tanto el teclado como el touchpad están muy acertadamente resueltos. Nos ha gustado especialmente el teclado, con un itinerario y tacto fantásticos incluso con un perfil tan escaso y que dejaba poco ganancia de maniobra a los ingenieros de Huawei.

El touchpad tiene unas dimensiones más que aceptables, y aunque todo en caudillo está poco “apretado” oportuno a las propias dimensiones del equipo, tanto el tamaño de las teclas como el del touchpad era sobresaliente. En nuestro caso el equipo venía con teclado sudamericano, pero eso no ha supuesto ningún problema tras configurar el plano del teclado en castellano en Windows 10.

Encima de ese teclado nos encontramos con una rejilla de ventilación a la derecha de la cual está otro de los protagonistas de este diseño: el retoño de encendido, que dobla su función para convertirse adicionalmente en un sensor de huella dactiloscópico sorprendentemente eficaz.

Si quieres delgadez, prepárate para el ‘donglelife

El diseño del MateBook X de Huawei es condenable por las mismas razones que en el pasado hemos condenado diseños ultradelgados similares. Los fabricantes saben a lo que se exponen con este tipo de equipos, y los usuarios se ven limitados por una proposición de puertos de conexión efectivamente escasa.

Huawei Matebook X 18

Este equipo parece incluso inspirado en el MacBook de Apple hasta en eso, pero al menos integra dos puertos USB-C en oficio de uno solo. Es una pena que solo uno de ellos se puede utilizar como puerto de carga, pero la verdadera pena es que no se hayan integrado algún puerto adicional más o que esos puertos USB-C no integren una interfaz Thunderbolt 3 que daría aún más diversión.

Aquí echamos de menos desde luego un puerto USB tradicional, pero incluso un maestro de tarjetas SD o al menos Micro SD. Para tratar de suavizar el toque, eso sí, en Huawei incluyen un pequeño dongle que se conecta al puerto USB-C y que incluye un puerto USB 3.0, otro USB-C, un puerto VGA (sí, VGA) y otro HDMI.

Ese accidental permite luego solventar parte del problema y desde luego aumenta las opciones de conectividad, aunque ya puestos hubiéramos abogado por sustituir el puerto VGA con uno DisplayPort o Mini DisplayPort, y quizás, ya dándolo todo, un puerto RJ-45 para conexiones Ethernet. No ha habido tanta suerte, pero desde luego el semblante de Huawei es destacable.

El Huawei MateBook X es pequeñito pero matón

Era sencillo prever que con esa configuración hardware el comportamiento de este “pequeñín” fuera sorprendente. Los últimos avances en las familias de procesadores Kaby Lake hacen que los micros para este tipo de equipos no tengan que ser ediciones súper-recortadas de las CPUs para equipos de sobremesa.

Huawei Matebook X 6

De hecho ese Core i5-7200U se sitúa en la misma fila que ya habíamos visto con el Samsung Galaxy Book hace unas semanas, ya que comparten ese mismo procesador. El rendimiento de entreambos es muy similar, y es interesante comparar entreambos con el nuevo Surface Pro de Microsoft.

Huawei MateBook X (Core i5-7200U Lenovo Yoga 900 (Core i7-6500U) Surface Pro (Core i7-7300U Samsung Galaxy Book (Core i5-7200U)
PCmark Home 3.135 2.841 2.681 3.160
PCmark Creative 4.024 3.722 3.865 3.962
3DMark Cloud Gate 5.508 5.472 5.556 4.962
3DMark Ice Storm 50.708 60.246 28.284 50.491

Estas pruebas demuestran un excelente comportamiento tanto en tareas de propósito caudillo (PCMark) como en videojuegos. Es cierto que como de costumbre con una GPU integrada como la Intel HD Graphics 620 no podremos aspirar a una experiencia de gaming pura, pero desde luego podrá satisfacer nuestras deyección en sesiones ocasionales y con títulos que son modestamente exigentes visualmente.

Ese buen rendimiento se confirmaba con los resultados de la prueba CrystalDiskMark, que incluso han sido fantásticos: la dispositivo SSD integrada en este equipo logró unas tasas de recitación y escritura secuencial de 1.281 y 625 MB/s respectivamente, por encima de un buen número de competidores.

Otra de nuestras habituales en el ámbito de las pruebas sintéticas es Geekbench 4, y en ella incluso se demostró el buen comportamiento de este procesador, que obtuvo 3.531 puntos en la prueba Single-Core y 7.236 puntos en la Multi-Core.

Así es trabajar y disfrutar con el Huawei MateBook X

Pocos peros se le pueden poner a la experiencia de trabajar con este ultraportátil de Huawei, que como ya anticipan las pruebas logra ofrecer un rendimiento extraño que lo es aún más si consideramos su cuerpo.

Huawei Matebook X 12

Las sensaciones que transmite el MateBook X son excelentes desde el primer momento. La pantalla cuenta con una resolución 1.440p más que suficiente (nosotros la usamos con un escalado del 150%), pero es que en este componente Huawei ha acertado con el diseño de pantalla brillante (cuidado con los reflejos en exteriores, eso sí) y con su tratamiento del color.

Tenemos delante nosotros una representación fiel pero ‘alegre’ de las distintas tonalidades. No hay sobresaturación, pero el contraste y el brillo están muy acertadamente predefinidos y la experiencia a la hora de trabajar y de disfrutar de contenidos multimedia es excelente.

Aquí, atención, una nota destacada en este maremágnum de convertibles que nos rodea: la pantalla no es táctil y siquiera se abate. Estamos delante un portátil puro que quiere ser solo eso, para acertadamente, y para mal.

Huawei Matebook X 2

El que busque esa opción de interactuar con gestos táctiles (o con un stylus ahora que Microsoft está propomocionando tanto su tecnología Windows Ink) en pantalla podría sentirse desengañado, pero si esa característica no os pasión la atención, aquí tenéis a un gran candidato a serviros como compañero de fatigas.

Es preciso detenerse exacto en ese citado punto del entretenimiento multimedia. Los altavoces con tecnología Dolby que el Matebook X esconde bajo esa pequeña rejilla de encima del teclado han sido una de las sorpresas más importantes de este equipo, sobre todo cuando adicionalmente podemos personalizar esa experiencia con la aplicación ‘Dolby Atmos Sound System’.

La calidad del sonido es muy buena (con las limitaciones que impone este diseño) pero lo que es efectivamente sobresaliente es el barriguita al que puede conmover este portátil: no conmemoración una potencia de sonido similar en otros portátiles tanto ultradelgados como convencionales.

Como ya habíamos superior, el teclado es igualmente sobresaliente, y aquí es necesario la comparación con los MacBook que aun habiendo mejorado en este apartado en su última procreación, cuentan con un teclado que al menos personalmente no me convence con ese nuevo mecanismo mejorado de “mariposa”. El itinerario y tacto de las teclas es casi el que uno podría esperar de un portátil mucho más gordinflón, y se agradece que Huawei haya optado por este tipo de configuración.

El touchpad incluso se comportó sin problemas y el soporte de los gestos táctiles de Windows 10 es completo. En nuestro equipo de pruebas, eso sí, la distribución de teclado era la saco, pero no costó demasiado acostumbrarse a ella, sobre todo si tenemos en cuenta que la respuesta, tamaño y disposición de esas teclas era muy correcta.

Huawei Matebook X 9

Mención peculiar aquí para el sensor de huella situado sobre el retoño de encendido. En nuestras pruebas con otros equipos con tecnología Windows Hello las webcams con agradecimiento facial o de iris nos parecieron la mejor opción para equipos portátiles, pero lo cierto es que el sensor de huella se ha comportado de forma tan extraño que cuesta no plantearse qué opción es mejor.

Uno pensaría que el sensor táctil es más natural en smartphones, donde el semblante de poner el dedo sobre ese sensor es casi involuntario. Algo parecido ocurre con las webcams en portátiles transmitido que usamos estos productos “mirándolos de frente”. Sin confiscación el sensor de huella en el MateBook X se comporta fantásticamente y creemos que confirma que esa ayuda de la biometría hace que las sesiones de trabajo sean aún más cómodas, sobre todo si tenemos que salir y entrar de la sesión de trabajo a menudo.

Huawei Matebook X 14

La alternativa de Windows 10 Home como sistema operante preinstalado es coherente con la orientación de este equipo, y como era de esperar no nos libramos de poco de bloatware. Demos de juegos como ‘Fallout Shelter’. ‘Candy Crush Soda Saga’, ‘March of Empires: War of Lords’ o ‘Asphalt 8’ nos esperan tras el primer inicio, pero lo hacen con alguna sorpresa más interesante como la citada aplicación de perfiles de audio o la convocatoria ‘MateBook Manager’, que permite dirigir el estado del equipo (recordando un poco al papel que estas aplicaciones desempeñan en móviles) y las descargas de nuevos controladores, por ejemplo.

Casi todo parece un puntería en el MateBook X, pero hay un apartado en el que tendremos que hacer un sacrificio para disfrutarlo, y ese es el de la autonomía de la escuadrón. En nuestras pruebas con un uso continuado hemos comprobado que esa autonomía ronda las 6 horas, quizás 7 si somos cuidadosos.

Huawei Matebook X 19

Esa límite está poco compensada por el hecho de que el MateBook X soporta carga rápida y adicionalmente el cargador/adaptador de corriente parece más propio de un móvil de que un portátil: es sorprendentemente pequeño, uno de los más compactos que hemos trillado en el mercado, sin duda.

Aquí el cuerpo lógicamente limita las posibilidades, pero en usos intensivos hay que tener en cuenta que esa duración de la escuadrón se reducirá aún más. Atentos a ese parámetro si estáis pensando en coger un equipo como este.

Huawei MateBook X, la opinión y nota de Xataka

El equipo de Huawei destaca en muchos apartados: su tamaño lo orienta a los amantes de los portátiles puros que adicionalmente buscan movilidad absoluta, y desde luego si os sentís atraídos por las pantallas táctiles tendréis que descartar esta opción.

Huawei Matebook X 17

Si esa característica no es prioritaria, estaréis delante uno de los equipos más completos del segmento en su campo de acción. Un portátil que a nuestro seso corrige varios de los defectos del MacBook (copiando el formato, desde luego) aunque nos sigan condenando a otros como esa marcha de puertos que no son USB-C. Aquí mal por Huawei por no acontecer aprendido de las críticas que los usuarios de Apple le hicieron a los últimos MacBook Pro.

El MateBook X brilla por su configuración hardware, su pantalla y su sonido, y cuenta con un teclado y un touchpad que desde luego permiten trabajar cómodamente a cualquiera durante horas. No muchas, ojo, porque la escuadrón es precisamente uno de los factores que limitan su éxito. El otro, nos tememos, es su precio.

Los 1.399 euros que Huawei nos pide por el maniquí analizado con 4 GB de RAM se nos antojan poco excesivos, pero es cierto que lo compacto suele imponer un viejo coste a quienes quieren disfrutarlo. Hay varios equipos ya que ofrecen más RAM, puertos USB-C con Thunderbolt 3 sin despreciar los USB tradicionales en formatos ultraligeros (aunque quizás no tanto).

Si os decidís, os podemos estabilizar que estamos delante uno de los ultraportátiles mejor construidos de los últimos tiempos.

8,5

Diseño9,25

Pantalla
8,5

Rendimiento8,25

Teclado/trackpad9,0

Software8,25

Autonomía7,5

A crédito

  • Diseño libre, tamaño y peso fantásticos
  • Gran pantalla, mejor sonido
  • El rendimiento es sobresaliente, y adicionalmente con ruido cero

En contra

  • Solo puertos USB-C, ningún con Thunderbolt 3
  • Nada de pantalla táctil (esto incluso puede ser positivo, ojo)
  • Autonomía de escuadrón limitada por su cuerpo
  • No es de lance

El ordenador ha sido cedido para la prueba por parte de Huawei. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales