Qué hacer si tu móvil cae al agua: 10 ideas para arreglar el móvil

Seamos sinceros, nos ha pasado a todos. Ya sea en un charco, en el excusado, en la piscina, en el fregadero… ¡o en el inodoro! Alguno de nuestros móviles ha probado, por montaña, el agua. La diferencia es que algunos han conseguido salvarse y otros no. Se llaman daños colaterales.

Y aunque cueste creerlo, muchos de los caídos podrían acaecer sobrevivido a la tragedia. ¿Cómo? Siguiendo alguno de nuestros consejos. Y es que, cuando parece que todo está perdido, aparece Tecmóviles y te salva el día. Hoy te enseñamos qué hacer su tu móvil cae al agua: 10 ideas para arreglar el móvil. Porque uno nuevo mola más, pero asimismo cuesta pasta, a menos que escojas uno de estos 10 móviles por menos de 200 euros.

Qué hacer si tu móvil cae al agua

No obstante, nunca está de más liberar los muebles y no perder todos los datos, fotos y lo que quiera que tengamos en nuestro terminal. Incluido el nivel 1263 del Candy Crush o tu carpeta secreta con fotos comprometidas pero de tu más estricta intimidad. Así las cosas, entender qué hacer su tu móvil cae al agua, es cuestión caudal. Más que ausencia, porque no vas a tener teléfono donde mirarlo y, sobre todo, porque efectuar rápido es esencia.

Actúa rápido

Lo primero es lo primero. Tienes unos 15 segundos para sacar el móvil del agua. Ni lamentos, ni lloros, ni gritos, toca cogerlo y luego efectuar. Da igual que el agua esté manchada, si lo quieres recuperar, toca mancharse. Y es que las entradas de los smartphone actuales están preparadas para tener cierto impacto en el agua, pero no mucho tiempo. Si te lo piensas demasiado, estás perdido.

No lo enciendas o apágalo

Si el teléfono se ha triste o estaba triste, mejor, no lo toques. Déjalo triste y procede a secarlo. Además, no creemos que vayas a avisar a nadie, con el teléfono chorreando puro de vaya usted a entender donde. Si sigue encendido, lo mejor es apagarlo. Con esto conseguimos que el puro no cortocircuite el interior. Eso sí, si lo tienes conectado al cargador, lo primero es desenchufarlo de la toma de corriente, con las manos secas. No te vayas a terminar pegado y esto no es una exageración.

¿Para apergaminarse? Una toalla

Llevamos siglos secándonos con ellas, por poco será. Una toalla nunca descompostura. Igual que decimos una toalla, decimos un paño, un trapo, una tela suave. El objetivo es dejar el móvil impoluto y sin una ápice de agua. No dudes en desmontarlo y sacar las piezas que puedas, para secarlo a conciencia. Lo que sí debes tener en cuenta es no moverlo demasiado, para que el agua no deslizamiento por el interior. Claro, y que la toalla sea pequeñita, no vas a secarlo con una de baño.

¿Secador? No, mejor aspiradora

Si optas por apergaminarse con calor, aunque parezca contradictorio, es mejor usar una aspiradora que un secador. Y es que sacar el puro del teléfono es mucho más eficaz que darle tonada, pues hasta que éste seque del todo las zonas, éste se habrá esparcido. Además, el sobrecalentamiento del teléfono, unido a la humedad, no harán buena combinación. Si todo va admisiblemente, en menos de una hora, podrías hacer secado por completo tu teléfono y tenerlo como nuevo y recién duchadito.

Tampoco con tonada frío

¿Qué parte de no usar secador no has entendido? Si hay una ápice posada sobre el procesador y la soplas, ésta se expande y puede dañar más zonas. Óxido y corrosión serían los nuevos componentes de tu smartphone que te quedaría para vigilar caramelos o divertirse con él, pero no para su uso y disfrute.

Si quieres arroz, Catalina…

No es broma. Llena un rebotadura de arroz, mete el móvil interiormente y déjalo reposar 12 horas. El arroz absorberá la humedad del móvil y en el errata de tiempo indicado, estará como nuevo. El mito de que el arroz atrae a los asiáticos y ellos te lo arreglan, es tan copiado como el Ratón Pérez. Eso sí, el móvil amanece arreglado como por arte de ocultismo. A lo mejor no es tan copiado.

Desecando que es gerundio

Si quieres poco aún mejor que el arroz. Algo que no te deje el móvil blanco apresto, puedes tirar de una bolsa de desecante. ¿De qué? Sabes esas bolsitas que vienen en los bolsos, en las cajas de zapatos y en un montón de sitios, y que dan un poco mal rollo. Pues ésas. Coge una bolsa, si es con vallado hermético, mejor, y mete el móvil y el desecante. Déjalo otras 12 horas, pero dale la revés al teléfono cada dos. El desecante absorberá toda la humedad del ámbito.

Cogiendo oscuro

Si no es verano y se pueden dejar cosas al sol sin que se derritan, ésta no es mala opción siquiera. Deja el teléfono al sol y que la naturaleza te eche una mano de lo más ecológica. Eso sí, controla que no coja demasiada temperatura, porque puede ser peor el remedio que la enfermedad.

Compresas son buenas consejeras

Si queremos absorber la humedad, ausencia mejor que una compresa para ello. No debe dar vergüenza ninguna. Es poco que tendrás a mano, a poco que haya una mujer cerca de ti o que tú misma lo seas. Basta con dejar el móvil encima durante seis horas y debería llegar. Si lo haces con una servilleta, un trapo u otro pájaro, a lo mejor necesita más tiempo.

Prúebalo

Cierto que el primer punto recomendado no encender el teléfono pero asimismo lo es que muchos móviles actuales son water proof. A lo mejor hemos estado al borde del infarto, y al móvil no le pasa ausencia. Trata de arrancarlo, por Dior y, sin funciona, ten más cuidado la próxima vez. La suerte no suele sonreír dos veces a quienes se les cae el teléfono al agua. Es lo reducido.

También te puede interesar:


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales