introvertido-o-extrovertido.jpg

¿Qué dice la ciencia sobre ser introvertido o extrovertido?

introvertido o extrovertido

Todos tenemos ese amigo introvertido, que disfruta del templo de su soledad mucho más que de una fiesta entre amigos, o el extrovertido, que se pirra por las celebraciones multitudinarias. Incluso puede que vosotros mismos seáis una de esas persona.

Nos pasamos la vida pensando que lo correcto es ser extrovertido, pues las personas introvertidas se encierran tanto en sí mismas que tienden a fracasar a nivel personal y profesional, llegando adicionalmente a padecer a menudo trastornos psicológicos, como la depresión.

¿Pero es esto correcto? ¿Realmente la ciencia respalda que una de estas dos condiciones sea mejor que la otra? Pues lo cierto es que no; pues, como nos cuentan en un vídeo de AsapScience, cada una tiene sus ventajas y sus desventajas, por lo que lo magnífico es una mezcla de ambas.

La ciencia de ser introvertido o extrovertido

Los términos de introversión y expansión fueron definidos por primera vez a principios de los abriles 20, de la mano del psiquiatra ario Carl Jung.

Según él, la introversión concentra el interés en los procesos internos del sujeto, mientras que la expansión, al contrario, lo hace en objetos del mundo exógeno.

Más tarde, el psicólogo inglés Han Eysenck buscó la causa cerebral de ambas condiciones, centrándolas en la experimentación de niveles diferentes de excitación, asociada a la activación de la corteza cerebral.

Así, según él, los extrovertidos tienen un nivel central de excitación bajo, por lo que necesitan experiencias muy fuertes para activar su corteza cerebral, mientras que los introvertidos lo hacen con mucha más facilidad, pudiendo disfrutar sencillamente del placer de las “pequeñas cosas”.

Además, los escáneres cerebrales muestran que los introvertidos tienen más gruesa la corteza prefrontal, una región que asimismo se asocia a la planificación, por lo que se deduce que, en ocasiones, los extrovertidos sean personas mucho más impulsivas.

¿Por qué los extrovertidos necesitan tanto el contacto humano?

extrovertidos

Se ha comprobado asimismo que los introvertidos y los extrovertidos tienen diferencias en sus sistemas de premio; que, como sabéis, son los que se encargan de la sensación de placer a través de la manumisión de sustancias como la dopamina.

Se ha observado que los extrovertidos responden con más fuerza a este tipo de estímulos, por lo que son más propensos a disfrutar, por ejemplo, de los juegos de azar.

Pero eso no es todo, pues los seres humanos somos animales sociales, por lo que el contacto con otros individuos de nuestra especie (y ojo, que con contacto no nos referimos a contacto carnal), asimismo es motivo de manumisión de dopamina, haciendo que los extrovertidos disfruten más del contacto con grupos multitudinarios, en examen a los introvertidos, que prefieren las reuniones reducidas.

Ventajas y desventajas de ser introvertido o extrovertido

ventajas-y-desventajas

Como os decía, todo tiene su parte buena y su parte mala. 

Si nos centramos en el cantidad del volumen del radio asociada a la planificación, puede suponer una preeminencia para los introvertidos, pues meditan más sus decisiones, haciéndolas más acertadas en algunos casos.

Sin requisa, asimismo puede ser un problema, ya que el hecho de darle tantas vueltas a las cosas les hace tener más tendencia a padecer problemas psicológicos, como la depresión.

En cuanto a los términos evolutivos, los dos han llegado hasta aquí, porque uno y otro tienen características beneficiosas para la especie.

Por un costado, los extrovertidos tienen más tendencia a explorar y sociabilizar, aunando sus fuerzas y sus inteligencias de cara al avance de la especie, mientras que, por otro, los introvertidos se exponen menos a los peligros, al ser personas mucho más cautas.

Además, todo esto asimismo tiene aplicaciones laborales, pues los extrovertidos, por ejemplo, son mejores en el trabajo en equipo, mientras que los introvertidos son muy buenos oradores, correcto a que meditan muy acertadamente lo que van a afirmar, sin dejarse aceptar por sus impulsos.

¿Qué es mejor entonces? Ninguno de los dos. Se considera que lo idóneo es ser “ambivertido”, mostrando las ventajas de uno y otro, pero en sinceridad no hay personas mejores ni peores, sino escenarios más o menos adecuados para el explicación de cada uno. ¿Y vosotros? ¿De qué tipo sois?


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales