Pulverizar una roca de 200 toneladas con explosivos es un arte que solo se aprecia a cámara superlenta

Por fortuna, el diario The Oregonian tuvo tiempo de dejar una cámara grabando ayer de ponerse a cubierto. La derribo es más compleja de lo que parece, porque el objetivo es fragmentar la roca en pedazos manejables para una excavadora, no hacerla evaporarse por los aires ni sembrar la zona de metralla de piedra.

En el vídeo a cámara superlenta se pueden hasta ver los destellos de las detonaciones destinadas a pulverizar la roca de guisa controlada. Es destruccion pura y dura, pero incluso un buen ejemplo de ingeniería de minas. [vía The Oregonian]


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales