Probamos el Spectra, el monopatín eléctrico más fácil de manejar

Hoy te traemos unos de los gadgets más divertidos que hemos probado en los últimos meses. Se fuego Spectra, y es un monopatín motorizado de pequeñas dimensiones que promete horas de diversión y te permitirá desplazarte sin escasamente esfuerzo. Se proxenetismo de un producto que nace en una campaña de Indiegogo que ha conseguido exceder con creces su meta, poco que podríamos esperar, ya que el producto aparenta ser asaz prometedor, y su precio original de 319 dólares invita a muchos a hacerse con una pelotón. Pero, ¿funciona?

En nuestro caso hemos recibido el maniquí Spectra Pro, un patín de reducidas dimensiones, aunque el fabricante ofrece uno todavía más pequeño, el Spectra Mini. A nuestro parecer el tamaño del Spectra Pro es consumado, tanto por portabilidad como de comodidad de uso. Unos pies grandes se sentirán cómodo en la tabla, poco que con el maniquí pequeño podría no ocurrir.

La construcción del skate es verdaderamente buena. Tiene un cuerpo de fibra de carbono muy vistoso, con leds en el anterior y en la parte trasera con los que poder indicar nuestra posición en la indeterminación, aunque eso sí, pesa como un demonio. Con 5,8 kilos, esta tabla será todo un peso muerto a la hora de llevarla en la mano, así que lo más sensato sería hacerse con una mochila para llevarla en la espalda, como aceptablemente propone el fabricante.

Lo mejor del Spectra es que cualquiera puede aparearse en monopatín, y lo digo yo, que no tengo ni idea de manejar una tabla de cuatro ruedas, pero que con este maniquí motorizado he sabido moverme por las calles de mi ciudad sin problemas. La superioridad está en que te puedes aparearse parado, y una vez que tengas los dos pies en la tabla, el patín comenzará a rodar por arte de atractivo.

Por si fuera poco, el maniquí Pro (el que hemos probado), cuenta con un sistema de frenado forzoso que permite detener el skate tras dejar la tabla, así que no tendras que preocuparte por que siga rodando sin ti. Es poco muy cómodo que ayuda saltar de la tabla en caso de peligro o pérdida de estabilidad y que permite surtir el patín a tu flanco sin aventura de sacudir a poco o cualquiera.

Para echar a rondar sólo tendremos que pisar el anterior del patín para que comience a moverse, y en caso de querer frenar sólo tendremos que aligerar el peso del anterior para que el patín comience a aminorar la velocidad. Es un control muy sencillo que evita mandos y controladores externos, permitiéndonos manejar la tabla con las manos libres. De todas formas, la pelotón que hemos probado no respondía adecuadamente a los movimientos, ya que había momentos en los que el patín aceleraba más de lo regular haciendo la misma fuerza sobre el anterior que en otras ocasiones.

Algo nos dice que los sensores deberían de ser calibrados en nuestra pelotón, poco regular si tenemos en cuenta que se proxenetismo de un maniquí de preproducción. También nos hemos topado con un problema de peso, ya que una persona de unos 50 kilos no ha podido iniciar la marcha con su propio peso. Tampoco esperes subir grandes pendientes. El fabricante asegura que el Spectra podrá con inclinaciones de 27%, detectando en todo momento cuándo se requiere más energía para subirlas y cuando tiene que frenar en pendientes cuesta debajo. En nuestras pruebas sí hemos notado que el Spectra sube pendientes tenuemente inclinadas, aunque necesita sobrellevar cierto itinerario para que la irresoluto pueda ser superada. En caso de originarse en irresoluto, el patín simplemente no avanzará.

Lamentablemente la pelotón que hemos probado es un maniquí sin terminar que, aunque es completamente sencillo, tiene todavía que perfilar algunos detalles en su funcionamiento. Los motores por ejemplo entraron en loop en una de las ocasiones, y nos vimos obligados a apagar el dispositivo a la fuera para que las ruedas dejaran de rodar. La aplicación para smartphones permite usar el teléfono como mando a distancia, poco que puede ser muy útil en algunas ocasiones, y que adicionalmente nos brinda la oportunidad de aprender el itinerario que hagamos en un atlas interactivo. Pero como suele ser regular en estos productos prematuros, la aplicación no funcionaba correctamente, no nos hemos podido enlazar al patín y la interfaz presentaba algunos menús sin traducir.

La condensador es un módulo cuenta con tecnología utilizada por Tesla para sus coches, un detalle estrafalario que a la marca le gusta destacar, y que obviamente no significa que vayamos a tener que cargar el skate en un Supercharger. Pero lo cierto es que la condensador nos ha regalado muy buenas impresiones, dejándonos pugnar con el patín durante poco más de media hora en nuestras pruebas. En el papel, el fabricante promete una autonomía de unos 20 kilómetros.

El Spectra es un cacharro muy útil que nos permitirá desplazarnos cómodamente y asegurará tardes de diversión, pero creemos que el maniquí más adecuado para disponer de seguridad y comodidad a la hora de desplazarnos debería de ser el Spectra Pro. El problema está en que el precio de divulgación de este maniquí es de 1.099 dólares, así que si estás muy interesado será mejor que vayas a la campaña de Indiegogo y te hagas con uno por 819 dólares a modo de promoción. El mes que viene comenzarán con la producción, así que no deberías de esperar demasiado para recibirlo.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales