Por qué los astronautas de las misiones Apolo se caían tanto sobre la superficie de la Luna

Uno de los aspectos menos conocidos de las misiones Apolo es que los astronautas que llegaron a pisar la Luna perdían el invariabilidad y se caían con una inquietante frecuencia. Durante las misiones Apolo 15 y 16, las caídas eran constantes. En la representación Apolo 17 de 1972, el cosmonauta Jack Schmitt tropieza a cámara lenta para deleite de Internet primaveras más tarde.

Para Internet, las caídas de los astronautas son una fuente inagotable de GIFs y comentarios jocosos, pero la ciencia necesitaba una respuesta, y esa respuesta llegó desde Alemania.

Para investigar la causa de las caídas, un equipo de investigadores de la Universidad de Londres sometió a 10 voluntarios (cinco hombres y cinco mujeres) a una peculiar prueba: resolver pruebas visuales tumbados en una centrifugadora. La prueba se llevó a promontorio en el Short Arm Centrifuge Facility (SAHC) que la Agencia Espacial Europea tiene en Colonia, Alemania.

El estudio consistía en que los voluntarios respondieran a diferentes preguntas sobre percepción espacial mientras la centrifugadora simulaba diferentes niveles de peligro en el organismo. El estudio demostró que el ser humano necesita al menos un 15% de la peligro terrenal para poder percibir de modo correcta dónde es hacia lo alto y donde es debajo.

La Luna tiene solo un 17% de la peligro terrenal. Es un ganancia muy apretado que explica por qué a veces los astronautas eran incapaces de surtir el invariabilidad pese a tener referencias visuales de hacia lo alto y debajo. Es un problema anciano de lo que parece porque los astronautas sobre la superficie tacha no solo tienen aventura de caerse más. También pueden equivocarse al acelerar controles en ese entorno de peligro.

Son malas noticiario para una eventual cojín tacha, pero buenas para Marte. El planeta rojo sí tiene la peligro suficiente como para evitar que los futuros colonos muerdan el polvo marciano constantemente. [vía Space]


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales