por qué hay series que están en todas las plataformas VOD y otras que no

Los cambios enormes en el panorama televisivo en España (y en otros países) con la aparición de diversos servicios globales de ‘streaming’ y de VOD han revolucionado por completo el mercado de la compraventa de los derechos de radiodifusión de los programas televisivos, hasta el punto que es casi impracticable tener al día dónde y cuándo es posible consentir a la serie que os interesa, por los continuos cambios que se producen en los catálogos de todos estos servicios y cadenas, que pueden provocar que la misma serie te la encuentres por todos los sitios y en cambio otras en nadie.

Por ello, nos ha parecido conveniente explicaros el proceso por el que una serie o software llega a nuestras pantallas en cualquiera de las plataformas o canales existentes y lo que es más importante en qué condiciones puede conseguir y por cuanto tiempo.

Ya os adelanto que las posibilidades contractuales son enormes y con múltiples variables, que hace impracticable exponerlas todas y cada una de ellas, por lo que nos vamos a amurallar a proporcionaros la información básica para entender el mercado, pero sin hacerlo demasiado fastidioso, para que podáis entender porque una serie puede aparecer en onda en casi todos los canales y otras en cambio, están en monopolio en un solo sitio y por tiempo restringido o a lo mejor, ni eso.

Modelo tradicional

Desde los albores televisivos, las cadenas centraban su principal fuente de ingresos en el retorno publicitario que tenían al emitir sus series, de la que repartían su parte del pastel con los creadores y productores, según los contratos que hubieran firmado.

El sistema era evidente, a más audiencia, mayores eran las tarifas publicitarias y mayores los beneficios.

Cuando el software llegaba a los 100 episodios, entraba una segunda fuente de ingresos, que era la sindicación, que consistía en traicionar los derechos de reemisión de la serie a cadenas de cable o locales, para que emitieran la serie fuera del horario de máxima audiencia.

Por postrer quedaban las ventas exteriores, donde cobraban una tarifa por episodio a las televisiones extranjeras, casi todas ellas públicas y sin competencia hasta hace treinta abriles y se aseguraban un dinerillo extra.

Este maniquí ha seguido actual con más o menos variaciones hasta la aparición de las plataformas de cuota, que en su doble condición de productoras y emisoras, han hecho migas este maniquí tradicional, al padecer el circunscripción de deporte a un nivel mundial, como vamos a ver a continuación.

Partes implicadas

En la contemporaneidad podemos agrupar a los agentes implicados en la compraventa de programas televisivos en tres grandes grupos.

  • Vendedores
  • Intermediarios
  • Emisores

Los vendedores son los propietarios de los derechos de la serie o software en cuestión y se pueden agrupar en cuatro grupos diferentes, dependiendo de sus acuerdos iniciales de explotación, con posibilidades mixtas repartidas en diferentes porcentajes.

  • La productora que ha creado y realizado la serie
  • La sujeción que ha emitido la serie
  • La distribuidora que ha comprado los derechos de la serie para revenderlos
  • Coproducciones internacionales con diversos grupos implicados

Los intermediarios se limitan a poner en contacto a los vendedores con los compradores y pueden ser de dos tipos

  • Directos. Distribuidoras a porcentaje de ventas, agentes especializados
  • Indirectos. Mercados y ferias televisivas que posibilitan todas las reuniones y contactos, a cambio de cobrar por la donación o por aparearse stands de exhibición

Los compradores o emisores son el objetivo final de los dos grupos anteriores y se pueden agrupar en.

  • Cadenas televisivas abiertas locales y nacionales
  • Cadenas televisivas de cable multinacionales ( AXN, TNT, FOX, NatGeo, etc)
  • Plataformas de cuota premium ( Movistar, Canal +, Sky, Star, etc )
  • Plataformas de streaming y VOD (Netflix, Amazon, HBO, Walter Presents, Hulu, etc)

Para complicar las cosas, dicho maniquí puede cambiar para cada país, donde la misma plataforma puede tener radiodifusión aérea o por cable, adyacente con el ‘streaming’.

Estrategias de compraventa

Las combinaciones entre todas estas partes adyacente con la feroz competencia entre ellas para traicionar o comprar son de una enorme complejidad, de la que os vamos a dar unas reglas sencillas de navegación.

Los parámetros principales de negociación son los siguientes, con la duración de los mismos siempre variable:

  • Exclusividad total mundial
  • Exclusividad parcial por zonas o países
  • Periodos de ‘Catch-up’ por el que la serie va a seguir apto en VOD tras su primera radiodifusión
  • Derechos de multiemisión semanal y reemisión posterior
  • Liberación total por tarifa plana, para el que quiera comprarla sin tapia alguna
  • Graduación de las series en niveles, con un tipo 1 para las más populares y el tipo 3 para el fondo de armario, con precios diferentes según donde estén
  • Idiomas de doblaje y subtitulación, ademas de otros flecos más pequeños.

En este ámbito las posibilidades son enormes y os vamos a dar algunos ejemplos curiosos de nuestro país que funciona como una especie de mercado persa con resultados como los siguientes.

  • Originales de plataformas presentes en España que se emiten primero en monopolio por Movistar (‘House of Cards’, ‘Orange is the New Black’, ‘Juego de Tronos’), para pasado un tiempo, acontecer a su casa natural, como consecuencia de contratos iniciales de monopolio antaño de la aparición de los gigantes del ‘streaming’ a nuestro país.
  • Series que se estrenan cada temporada en una plataforma diferente ( ‘Gomorra’, 1T La Sexta, 2T Wuaki, 3T Sky TV)
  • Series que tenemos que esperar a que finalice su radiodifusión en sus canales originales USA para poder disponer de ellas en nuestro país. (‘American Crime Story’, ‘The Expanse’, etc)
  • Producciones de una sujeción que tiene filial en nuestro país pero que aquí se emiten por otra ( ‘The Walking Dead’,‘The Alienist’,etc) casi de forma simultanea.
  • Series del mismo creador y que se emiten por la misma sujeción en los EEUU que aquí se emiten por diferentes canales (los superhéroes del universo DC, ‘Arrow’, ‘Flash’ etc)
  • Series de productoras pertenecientes a conglomerados importantes que prefieren venderlas baratas en muchos sitios, en división de respaldar con una monopolio a un rival directo ( ‘The Big Bang Theory’, ‘Vikings’, ‘CSI’)

Los precios varían mucho dependiendo de la modalidad, según fuentes del sector, lo más caro siempre es la exclusividad de una serie tanto en primera radiodifusión como de disponibilidad única, con precios que pueden oscilar entre 10.000 y 15.000 € por capitulo cada año por tener en monopolio una serie ‘pata negra’ en su catálogo durante un periodo de varios abriles, pero en cambio solo se paga entre 2.000 y 3.000 € por un capitulo de una serie del montón en régimen no exclusivo y solo por un año.

Tener una serie en monopolio es más caro, con precios que oscilan entre 10.000 y 15.000 euros por capítulo, según fuentes del sector

Para ilustrar las diferencias por países, recordaros que ‘Breaking Bad’ tuvo su primera radiodifusión en nuestro país en ‘Paramount Comedy’ porque ninguna sujeción se interesó por ella en sus inicios excepto el ‘hogar de la comedia’.

Si les añadimos los temas de ‘catch-up’ y reemisión, las negociaciones son arduas y complejas con todos los agentes y abogados especializados forrándose al redactar contratos enormes y llenos de todo tipo de claúsulas, por los que se quedan una tarifa habitual del 15% del monto total que va a cargo del mercader.

No debemos olvidar la exigencia que tienen muchos de estos servicios de poder ofrecer series interesantes y exclusivas a sus suscriptores, combinadas con un fondo de catalogo amplio y atractivo lo que deriva en muchos casos en las paquetizaciones de las ventas, que incluyen lotes con series populares y demandadas adyacente a otras de puro relleno o incluso antiguas que pueden tener un cierto atractivo para ciertos sectores de su divulgado

En algunos casos los tratos y negociaciones son país a país, por lo que se da el caso que series que se pueden ver en Netflix en muchos países del mundo, como la gran serie noruega ‘Nobel’, aquí no se emiten o incluso series originales de Netflix como la última temporada de ‘Longmire’ que siquiera ha llegado todavía, por razones difíciles de explicar a los simples mortales, mientras que traen series coreanas compradas a abundante por cuatro duros.

El mercado es muy dinámico y en un estado de cambio continuo, donde cualquier fusión o adquisición de grandes compañías, como la flamante de Fox por Disney, la recién anunciada futura integración y cooperación española de Netflix y Movistar o la creación incluso anunciada por Disney de su propia plataforma de ‘streaming’ va a tener artículos a medio o extenso plazo, en cuanto finalicen los contratos vigentes, para recuperar sus activos que se emiten en compañías de la competencia directa (como todos los superhéroes Marvel de Netflix).

Los flecos musicales

Un aspecto colateral, que suele complicar harto las negociaciones en muchas series son los derechos musicales, que son la principal causa de la marcha de grandes series del pasado como ‘Aquellos Maravillosos Años’ o ‘China Beach’, donde las canciones jugaban un papel muy importante, pero con unos derechos que solo contemplaban su radiodifusión televisiva original. Eso obliga a renegociar todo de nuevo y oportuno a sus precios elevados, imposibilitan que la reemisión o incluso la propia estampación de un DVD pueda ser mínimamente rentable.

Peaky Blinders

Pero el problema sigue estando de plena contemporaneidad, ya que series británicas tan populares creadas por la BBC como ‘Peaky Blinders’ o ‘Top Gear’ han trastornado su cuadrilla sonora por problemas legales y la BSO de ‘Peaky Blinders’ que se audición en la lectura USA de Netflix tiene cambios ostensibles respecto a la que hemos podido ver por aquí ( han cambiado por ejemplo ‘Button to Button’ de White Stripes, entre otras).

Eso obliga a introducir clausulas adicionales en las negociaciones por si se complican los derechos musicales, con la inclusión de permisos para posibles alteraciones por parte del comprador para cumplir con los requisitos legales de su país.

Epílogo

He intentado haceros a la idea de la complejidad que supone la compraventa de derechos de radiodifusión en el mercado televisivo, con algunos ejemplos concretos y con algunos ordenes de magnitud en el aspecto monetario, para que la próxima vez que os indignéis, con razón, de que os ha desaparecido la serie que queríais ver en vuestra plataforma u os ha aparecido otra inédita por sorpresa ( ‘Parks & Recreation’ en Amazon ,por ejemplo), podáis coger vuestro yatagán particular para meteros en la arbolado de la compraventa de derechos de radiodifusión.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales