Por qué el Falcon Heavy incluyó junto al Tesla un disco con la trilogía de “La Fundación” de Asimov

El lanzamiento del Falcon Heavy dejó en nuestra retina la imagen del maniquí ‘Starman’ surcando el espacio a lado de un Tesla Roadster mientras sonaba ‘Space Oddity’ de David Bowie. Pero adyacente al Roadster viajaba una segunda carga menos conocida, y que a diferencia del propio coche, está diseñado para durar millones de año en el espacio con un arribista objetivo.

Se manejo de un pequeño dispositivo de almacenamiento llamado ‘Arch’, y diseñado por la Arch Mission Foundatio. En su interior se ha almacenado la trilogía de la ‘Fundación’ de Isaac Asimov, pero este es sólo el primer paso de un plan con el que se quieren crear copias de seguridad de todo el conocimiento humano.

Se manejo por lo tanto de una iniciativa muy parecida a la del Disco Dorado que se incluyó en las sondas espaciales Voyager a petición de Carl Sagan. La diferencia es que, mientras este disco navega en el espacio con datos e imágenes sobre cómo eran la Tierra y los seres humanos en 1977, la cápsula lanzazo por el Falcon Heavy es el primer paso para juntar una red descentralizada de copias de nuestro conocimiento en todo el Sistema Solar.

Creando copias de seguridad del conocimiento humano

El dispositivo ‘Arch’ tiene una forma pequeña y redondeada que nos recuerda a un CD-ROM, pero con un tamaño muy inferior. Sin requisa, pese a este tamaño, en teoría cada uno de ellos es capaz de juntar hasta 360 terabytes de datos según sus creadores, lo que sería el equivalente a casi 7.000 Blu-Rays. Además, además en teoría, son los dispositivos de almacenamiento más duraderos quia creados, ya que deberían ser capaces de durar hasta 14 mil millones de abriles.

Esta persistencia, según explican sus responsables, será tal incluso en condiciones extremas como las que pueden ser un alucinación espacial. Esto será posible gracias a una nueva tecnología de almacenamiento óptico de datos 5D en cuarzo desarrollada por el equipo del físico Peter Kazansky, de la Universidad de Southampton en el Reino Unido, y colaborador en el plan.

Toda esta tecnología tiene un único objetivo, el de crear copias de seguridad del conocimiento humano y enviarlas al espacio. De esta modo, en caso de que alguna catástrofe o conflicto acabe con nuestra civilización, siempre tendremos “relativamente cerca” una copia con todo lo que el humano sabe a día de hoy.

Por lo tanto, el divulgación de este disco adyacente al Falcon Heavy era solo una prueba de concepto. Las misiones positivamente ambiciosas llegarán en los próximos abriles. Sin ir más acullá, para 2020 tienen planeado exhalar uno de estos discos a la escaparate con el nombre de ‘Lunar Library’ o biblioteca falta. En él habrá una colección de los documentos, fotos, vídeos y datos más importantes sobre nuestra especie, los cuales durarán tanto como la Luna misma.

Más delante, en 2030, esta fundación planea exhalar una ‘Mars Library’ a Marte. Esta nueva copia de seguridad de nuestros conocimientos estará diseñada para proporcionar a futuros establecimientos humanos en el planeta rojo una vasta colección de conocimientos, incluida una copia de gran parte de Internet, con la esperanza de ayudar a hacer prosperar la colonia marciana.

El objetivo final es aún más asombroso, ya que pretenden conectar las bibliotecas Arch y los contenidos de cada dispositivo a través de una red de ojeada y escritura descentralizada que abarque todo el Sistema Solar. Todavía no han dicho cómo piensan conseguir esto final, pero el objetivo es crear una especie de colchoneta de datos con todo lo que aprende la humanidad, y que tenga copias de seguridad en cada planeta de nuestro sistema.

En Xataka | “No le doy ni un año”: la radiación destrozará el Tesla Roadster antes de que le caduque la garantía


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales