nos tienta con 16 núcleos y un precio de 999 dólares

Hace semanas que esperábamos el tiro de los nuevos procesadores de AMD en los que la batalla por los gigahercios queda definitivamente detrás. En los AMD Ryzen Threadripper el nombre no podía ser más adecuado, porque el objetivo es ofrecer un paralelismo enorme gracias a esos 16 núcleos del maniquí más stop de la gradación recién presentada.

Estos nuevos microprocesadores vuelven a activar la batalla con Intel, que tras presentar sus nuevos Intel Core i9 todavía lucha por conquistar ese circunscripción en el que es el número de núcleos el que cuenta y no tanto la frecuencia de reloj.

Como sucede con los Core i9, los Threadripper no están orientados al gaming

El AMD Ryzen Threadripper 1950X y el AMD Ryzen Threadripper 1920X integran esa nueva clan y lo hacen con una diferencia esencial. El primero tiene 16 núcleos a 3,4 GHz (hasta 4 GHz con el modo Turbo) y 32 hilos de ejecución. El segundo descenso a los 12 núcleos a 3,5 GHz (4 GHz con Turbo) y 24 hilos de ejecución.

En el vídeo de presentación AMD compara estos procesadores con los Intel 7900X, que tienen el mismo precio que los 1950X pero cuentan con 10 núcleos a 3,3 GHz (4,5 GHz en modo Turbo 3.0) y lo hace presumiendo de rendimiento: según sus pruebas con Cinebench r15 el rendimiento de sus Threadripper de 16 núcleos era maduro.

En entreambos casos se hace uso de un socket de 4094 pines llamado TR4 y de las placas con chipset X399. Otra de las características destacadas de estos micros es que ofrecen 64 pistas PCIe 3.0 frente a las 44 pistas del maniquí de Intel, que eso sí, supera en el rendimiento por núcleo. Eso hace que en cargas de trabajo muy paralelizadas los chips de AMD tengan superioridad, pero si hay herramientas que pidan un buen rendimiento mono-hilo sea Intel la que gane la partida.

Estos modelos estarán disponibles a principios de agosto con unos precios de 999 dólares para el maniquí superior de 16 núcleos y de 799 dólares para el maniquí con 12 núcleos.

Como ocurría con los Core i9 que se presentaron hace unas semanas, no parecen procesadores ideales para el gaming, pero si combináis esa circunstancia con escenarios que puedan beneficiarse el stop límite de paralelismo que ofrecen los Threadripper desde luego estos microprocesadores —como los de Intel— pueden ser una disyuntiva perfecta para vuestras estaciones de trabajo y equipos de sobremesa.

Más información | AMD
En Xataka | AMD le roba la cartera a Intel con Ryzen: crece más de un 10% en cuota, esto se anima


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales