Nadie sabe qué hace este dron militar que acaba de batir el récord de estancia en el espacio

X-37B. Wikimedia Commons

Se fogosidad X37-B y es una interpretación específica del X-37, un dron de la NASA. Hace varios primaveras el Ejército de Estados Unidos lo lanzó al espacio en una primera comisión secreta. Ahora el autómata ha batido el tiempo de estancia en el espacio en su cuarta comisión. También seguimos sin aprender qué demonios hace allí hacia lo alto.

Esta última comisión de X37-B comenzó el 20 de mayo del año 2015. La Fuerza Aérea de Estados lo lanzaba en su cuarta comisión secreta. Casi dos primaveras luego ha entrado en sus 679 días en campo, lo que quiere aseverar que ha recorrido su propio récord en cuanto al número de días consecutivos en el espacio (su antecedente récord era de 674 días).

Lo estrambótico es que aquí se acaban todos los datos que tenemos de X37-B. No sólo no tenemos ni la pequeño idea de lo que hace en el espacio, siquiera sabemos cuando será momento de poner fin a la última comisión. De hecho y según AnnMarie Annicelli, de la Fuerza Aérea de Estados Unidos:

La data de aterrizaje se determinará sobre la saco de la finalización de las demostraciones en campo del software y los objetivos de esta comisión.

Lo cierto es que no es la primera vez. Esta es la pequeña historia que ha hecho de X37-B el punto consumado para dar rienda suelta a las teorías de la conspiración.

El dron espacial marcial y ¿infiltrado?

Boeing

Hablamos de una nave relativamente pequeña (8,8 metros de holgado por 4,5 metros de ufano), una interpretación marcial del X-37A que Boeing y DARPA desarrollaron para la NASA. También sabemos que puede permanecer mucho tiempo allí hacia lo alto y que es capaz de cambiar de campo a voluntad.

Tenemos algunos datos más a través de la que fue su tercera comisión, Orbital Test Vehicle 3 (OTV-3). Entonces se potenció la teoría de que estábamos irremediablemente delante un dron espacial infiltrado. La razón fue el hecho de que su órbita conocida pasaba por países como Corea del Norte, Irán, Pakistán, Afganistán o China.

No ha sido la única teoría. Junto a la del dron en comisión de espionaje en Oriente Medio han surgido otras como la de un posible bombardero espacial (o poco similar), aunque resulta una teoría mucho más difícil de creer.

X-37B. Wikimedia Commons

Por tanto, la teoría del espionaje es la más factible. Ya en el 2010 se hablaba de esta hipótesis cuando varios observadores aficionados informaron que el dron voló sobre la misma zona durante cuatro días poco luego de su impulso auténtico. Como decíamos, esta teoría se reforzó cuando se supo de su campo conocida.

Además debemos sumar las declaraciones contradictorias de funcionarios gubernamentales que confirmaban y negaban sus capacidades ofensivas, alentaron así la especulación pública y las teorías de la conspiración. Como informó en el 2010 el New York Times:

En entrevistas y declaraciones, los líderes del Pentágono negaron firmemente que el avión tuviera poco que ver con armas espaciales, aun admitiendo que su objetivo final era ayudar a los combatientes de una posible erradicación terrenal a través de una variedad de misiones auxiliares.

Por tanto estamos delante un auténtico intriga. Un dron cuyo diseño recuerda a un mini transbordador espacial que se ha embarcado en cuatro misiones orbitales secretas, y que cada vez que lo ha hecho ha roto un nuevo récord de permanencia en el espacio. Por cierto, para añadirle más datos que apoyan el carácter reaccionario misterioso de esta comisión, actualmente además ha recorrido el récord histórico de duración de un software espacial clandestino.

Qué hace durante tanto tiempo en el espacio sigue siendo una gran clave que no parece que vaya a descifrarse a corto plazo. [ScienceAlert]


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales