mucho ruido y pocos golpes

Esta alborada ha tenido ocasión la primera pelea de robots gigantes de la historia, un espectáculo en el que los mechas pilotados de Japón y Estados Unidos se han transmitido de leches por puro entretenimiento. Al final el Eagle Prime (EEUU) y Kuratas (Japón) han quedado igualada, pero lo importante aquí ha sido el estreno de una nueva categoría deportiva… o poco parecido.

El combate ha tenido de todo, desde victorias de un sólo toque hasta demoledores golpes que han fracasado con parte del escena como si fuera un videojuego, pasando por disparos a distancia y abrazos en los que se quedan atascados. Aquí tenéis un pequeño sumario de cómo ha sido el combate.

Hay que recapacitar que se tráfico de auténticos robots gigantes con pilotos humanos manejándolos en cabinas interiores llenas de cámaras y chico. El Eagle Prime mide unos cinco metros de valor y pesa un total de doce toneladas, mientras que el Kuratas mide cuatro metros de valor y pesa menos de la fracción, unas cuatro toneladas. Pero al final las dimensiones no han sido tan decisivas como cabía esperar.

Round 1: triunfo con un sólo toque

Del primer round del combate no hay demasiado que proponer. Ha sonado la claxon que daba inicio al combate y Kuratas ha empezado a acercarse a toda velocidad a su enemigo con la intención de propalar un puñetazo. Eagle Prime ha intentado evitarlo con un disparo de su cañón pero no ha sido suficiente, y no ha impedido el avance del mecha japonés.

Al final, Kuratas ha acertado con su puñetazo y el Eagle Prime ha caído al primer toque. Así de simple, así de rápido. Por lo tanto, Japón se llevó el primer round en al punto que un minuto y sin gran resistor por parte de su rival, al que tuvieron que sacar como pudieron de la cabina de su autómata.

Round 2: abrazos amorosos

Disparo Eagle Prime

Después de la rápida resolución del primer round, en el segundo entreambos pilotos han sido más precavidos y han empezado colocándose detrás de unos barriles el mecha japonés y detrás de un coche de chatarra el estadounidense. Quedándose los dos a distancias considerables, Eagle Prime lo ha intentado con varios disparos de su cañón que no han conseguido demasiado.

Empate

Después de unos segundos mirándose las caras sin que pase gran cosa, entreambos robots han decidido sobrevenir a la ataque y han ido uno al conferencia del otro. Después de un choque de trenes, entreambos simplemente se han quedado abrazados con algún que otro puñetazo y disparo de cañón poco efectivo. Finalmente sonó la claxon declarando el round finalizado sin que hubiera un campeón.

Round 3: el turno de los pertenencias especiales

Kuratas Dispara

Tras dos rounds el Kuratas seguía en capital uno cero, por lo que el tercer y zaguero asalto se presentaba como esencia para ver quién se alzaba con la triunfo final. Después de la celeridad del primero y la ineficacia del segundo, este tercer combate sí que ha sido congruo más animado. En esta ocasión ha sido el mecha japonés el que ha tratado de sobrellevar la iniciativa tratando disparando con una metralleta en torno a las cámaras del rival para intentar quitarle visibilidad a su piloto.

Barra Contra Ametralladora

Tras demostrarse la ineficacia de los disparos el Eagle Prime ha cogido una columna metálica del compostura del evento y se ha puesto a girarla frente a su rival sin entender muy aceptablemente cómo utilizarla. Ambos mechas se han quedado mirándose un rato y finalmente han vuelto a acercarse para iniciar un combate cercano mano a mano.

Eagle Prime Gana

El enfrentamiento ha sido congruo confuso, y lo único que hemos podido ver es que el Eagle Prime empezaba a destrozar la armadura de su rival con una sierra que tenía acoplada en uno de los brazos. Ambos robots se han movido, han saltado chispas tras arrasar con parte del compostura en un intento de darle espectacularidad, y cuando el Kuratas no podía hacer más que ver cómo la sierra ababol con su armadura se ha transmitido por terminado el round dándole la triunfo al Eagle Prime.

En sumario: mucho ruido y pocas nueces

Pelea Robots Gigantes

Por lo tanto, al final lo que hemos tenido es un combate en el que dos mechas han utilizado armas que no han servido demasiado (a excepción de el primer puñetazo del japonés) para terminar abrazados hasta que sonase la claxon. Todo narrado como si estuviéramos viendo un trepidante combate en el que no estaba pasando ausencia.

En definitiva, la combinación de narración, apariencias y pertenencias especiales han transmitido como resultado un combate que ha transmitido la impresión de estar tan guionizado como la lucha vaco, y donde se ha intentado sin demasiado resultado dar espectácilo. En cualquier caso recordemos que esta ha sido la primera pelea de estas características que se hace nunca, o sea que es de esperar que en futuros eventos similares se le de un poco más de dinamismo al espectáculo.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales