Motorola acaba de dar a conocer el que a partir de ahora pasa a ser su buque insignia: el Moto Z2 Force Edition, una envite que mantiene la término que hemos estado viendo en los últimos tiempos y que viene para mejorar todo lo que ya existe. Un teléfono sin complejos que sigue apostando por la cualidad de poder mezclar diferentes accesorios que expanden las opciones del terminal en ocasiones concretas y que, si acertadamente no ha cosechado demasiados éxitos hasta ahora, en la compañía propiedad de Lenovo parecen estar convencidos de su utilidad.

El formato fácilmente reconocible por el que está apostando la empresa de forma flamante se mantiene en este nuevo terminal, poco dialéctico transmitido que conserva incluso parte del nombre de anteriores modelos, siguiendo así la término sucesoria. No varía el formato y siquiera lo hace la pantalla, con sus 5,5 pulgadas y una resolución Quad HD a la que, definitivamente, no era necesario destinar demasiados capital en este momento. A cambio, sí hay importantes mejoras en otros apartados del terminal.

Como ya viene siendo la tónica en los últimos meses, ser gradación adhesión suele ser incluso semejante de tener una doble cámara que permita realizar alguna que otra viguería a la hora de tomar fotografías e incitar a la operación del dispositivo. Ambos sensores en la cámara trasera cuentan con 12 megápixeles, siendo 5MP la referéndum para la delantero. Ya se sabe que los números sobre el papel pueden significar mucho o absolutamente falta cuando se proxenetismo de fotografía móvil, así que habrá que esperar a probarlo para arriesgarse cómo de bueno -o malo- es el trabajo que ha hecho Motorola en este campo.

Si nos adentramos a ver qué es lo que se esconde bajo la carcasa, encontramos un chip Snapdragon 835, que resulta ser el mismo que incluyen dispositivos como el OnePlus 5 o el HTC U11, lo cual podemos tomar como seguro de fiabilidad. Algunas especificaciones variarán en función del superficie de operación del dispositivo: 4GB de RAM y 32GB de almacenamiento interno para la traducción vendida en el interior de los EE.UU. y una RAM de 6GB y 64GB de capacidad para el resto del mundo. Su ranura para tarjetas de memoria aceptará aquellas que alcancen hasta los 2TB de almacenamiento.

El Z2 Force Edition estrena con su arribada otro peculiar circunstancial para conectar a modo de carcasa, siendo incluso compatibles los lanzados en el pasado. En este caso, como no podía ser de otra forma, es una cámara de 360º la elegida para sumarse a la término de componentes modulares. Puede inculcar vídeo en 4K, almacenará las imágenes directamente en Google Photos y su precio se sitúa en los 300 dólares. La impresión es la misma que cuando Andy Rubin anunció una cámara similar para Essential, su envite en el mundo de la telefonía móvil: pocos terminarán por usar este tipo de accesorios.

En EE.UU. el precio será de 750 dólares y comenzará a comercializarse el próximo día 10 de agosto a través de diferentes proveedores. Tanto el precio como la disponibilidad fuera del mercado norteamericano son todavía una clavo, aunque imaginamos que no será mucha la aplazamiento hasta que se conozcan las fechas y precios definitivos.