Miles Soloman, el estudiante de instituto sajón que acaba de corregir un error a la mismísima NASA

“Puedes decirle a tus amigos, acabo de escribir a la NASA y están mirando los gráficos que he hecho”, así explicaba Miles Soloman, un chaval de 17 abriles, cómo había sido la experiencia de corregir los datos de la agencia espacial norteamericana.

Y la verdad es que no hay mucha clan que pueda aseverar lo mismo. El error residía en que los sensores de radiación de la Estación Espacial Internacional estaban recogiendo datos falsos. Es una muestra excelente del potencial de los programas de ciencia ciudadana.

“¿Por qué dice aquí que hay energía -1?

Snip 20170322163746

Todo ocurrió en un instituto de Sheffield, una ciudad inglesa del centro del país. La clase de Soloman estaba trabajando con datos de la etapa espacial gracias al tesina TimPix del Institute for Research in Schools.

Hace unos abriles que la ISS empezó a reunir datos de radiación. Revisándolos Soloman se dio cuenta de que los datos estaban mal. Había registros de “-1” de energía, poco que sencillamente no es posible. Así que Soloman y su profesor, James O’Neill, discutieron los datos y, al comprobar que había muchos registros así, se pudieron en contacto con la NASA.

La respuesta de la NASA

Nasa 874480 1920

En la NASA explicaron que sabían que el error existía (básicamente, cuando el sensor no detectaba falta, marcaba ‘-1’ en la cojín de datos), pero que pensaban que era un dictamen incidental que aparecía un par de veces al año. Soloman lo encontró muchas veces a lo grande de cada día.

“Nos encontramos más agradecidos que avergonzados” explicaba para Radio 4, Larry Pinksy, profesor de la Universidad de Houston y colaborador de la NASA. “Esto descubre uno de los valores de proyectos como los que desarrolla IRIS”. Es una oportunidad para “que los estudiantes ayuden a detectar que los expertos han pasado por alto”.

La ciencia y la ciudadanía

Stfx Physical Sciences Lab

Y en eso estoy de acuerdo. El IRIS es una estructura dedicada abocar la ciencia a los colegios e institutos de una forma nueva. La idea es alejarla del modelo de los ‘experimentos escolares’ y poner a los estudiantes a trabajar con problemas reales y a hacer ciencia de verdad.

Ciertamente, el error que descubrió Soloman era un detalle último, pero nos deja ver las posibilidades de romper la barrera que suele existir entre la sociedad y la ciencia “de élite”. Al contrario, como hemos visto en otras ocasiones, solo la ciencia que está en continuo debate y feedback con la sociedad es en realidad relevante.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales