Microsoft promete eliminar sus actualizaciones forzosas de Windows, más o menos

En Alemania hicieron un gran alboroto con el brinco casi obligado a Windows 10.

Todos recordamos la dinámica hace algunos primaveras cuando se liberó Windows 10 y comenzó a funcionar ese molesto asistente de actualización, que prácticamente descargaba el sistema eficaz y lo ponía dispuesto para instalarse, sin considerar la intención verdadero del legatario.

Pues esa mala osadía por parte de Microsoft parece que por fin les ha traído consecuencias, ya que este incidente, conocido como el Updategate, ha provocado la intervención de las autoridades alemanas, quienes han prohibido a la compañía retornar a aplicar este esquema de modernización casi forzado.

De acuerdo con un reporte de TechSpot, Microsoft ha manifestado su acuerdo para en absoluto retornar a plantar archivos de instalación para una nueva traducción de su sistema eficaz, a través de su plataforma de modernización, sin el consentimiento aposta del legatario.

Todo se ha derivado gracias a la bono de una asociación de protección a los derechos del consumidor, señal Verbraucherschutz Baden-Württemberg (VBW), que en 2015 lanzó una demanda contra la compañía por la agresiva campaña para instalar Windows 10 en computadoras con Windows 7 y 8.

Cornelia Tausch, CEO de VBW considera esto como una vencimiento importante, pero hay algunos huecos:

Hubiéramos deseado una preparación más temprana de las normas, pero la regulación es un éxito para los derechos de los consumidores en el mundo digital.

Asumimos que Microsoft y otros desarrolladores de software prestarán más atención a qué procedimientos se permiten en el futuro y cuáles no. La instalación no solicitada de archivos que contienen varios gigabytes de memoria no le simpatiza a nadie.

Ahora Microsoft no descargará los archivos de instalación de los nuevos sistemas operativos en el disco duro de nadie sin el consentimiento previo del legatario.

VBW plantea que esta promesa por parte de Microsoft, difundida tras la imposición de la regulación, sería un cambio de maña que aplicaría a nivel integral, cuando libere alguna nueva traducción de Windows.

Sin retención, el antecedente constitucional directo ha sucedido sólo en Alemania, de modo que la compañía podría aplicar el cambio en todos los demás países si lo desea, pero técnicamente no está obligado.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales