los problemas (del exceso) de uno de los fármacos más usados del mundo

Estamos aprendiendo las consecuencias del mal uso de los medicamentos de la peor forma posible: sufriéndolas en nuestras propias carnes. El mal uso de antibióticos provoca resistencias, el mal uso de los opioides provoca adicciones y, según cada vez más investigaciones, el mal uso de medicamentos como el ibuprofeno está relacionado con problemas cardiacos.

Sí, tal y como suena, el ibuprofeno, uno de los medicamentos más utilizados del mundo, está relacionado con un aumento de 31% en el peligro de paro cardiaco. Y otros antinflamatorios no esteroideos no se quedan antes. Pero el problema no es el ibuprofeno, el problema es todo lo que le rodea. Aquí están las claves.

¿Qué son los “antinflamatorios no esteroideos (AINE)”?

fefe

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son un camarilla de fármacos asaz heterogéneo que tienen algunas cosas en global: son antiinflamatorios, analgésicos, antipiréticos y, en beocio medida, antiagregantes plaquetarios; es sostener, reducen la inflamación, el dolor y la fiebre.

Estamos hablando de cosas como la aspirina, el ibuprofeno o el diclofenaco. Hasta hace unos abriles el paracetamol incluso era considerado un AINE, pero ya no se suele incluir por su escaso poder antiinflamatorio. Es sostener, estamos hablando, por extensión, de algunos de los medicamentos más usados (y más conocidos) del mundo.

Son medicamentos asaz seguros si se usan correctamente y, por eso mismo, pueden comprarse sin prescripción en las farmacias o, incluso, en los supermercados de muchos países. En polvo, pastillas o jarabes, es rara la casa que no tiene en su casa de socorro una buena cantidad de AINEs por lo que pueda acontecer.

¿Cuál es el problema?

Pharmaceuticals Healthcare Pill World Map Earth 1185076

Pero, pese a su seguridad, su exceso tiene consecuencias: la más evidente y famosa son los problemas digestivos y gastrointestinales. Es muy habitual que los tratamientos con AINEs (sobre todo, los de larga duración) vayan acompañados con un “protector gástrico” como el omeprazol para evitar problemas.

Pero en los últimos abriles, están apareciendo cada vez más evidencias que apuntan a que los AINEs aumentan significativamente el peligro cardiovascular. El último estudio (que se une a otros publicados el verano pasado) confirma que el consumo no prescrito de ibuprofeno está asociado a un aumento de ese peligro de hasta el 31%. El diclofenaco, otro AINE, aumenta hasta el 50%.

Los investigadores estudiaron casi 100.000 personas en Dinamarca. Según ellos, su influencia en la agregación plaquetaria, la formación de coágulos y el posible estrechamiento de las arterias son algunas de las posibles causas de este aumento del peligro cardiaco.

¿Debo dejar de tomar ibuprofeno?

Snip 20170316092307

No, a no ser que nos lo recomiende nuestro médico. Porque, aunque pueda parecerlo a simple instinto, la conclusión no es esa. La conclusión de estos estudios es que “los AINEs deben utilizarse con precaución y con sentido“, explicaba Gunnar Gislason de la Universidad de Copenhague.

Es sostener, no se pueden tomar ibuprofenos (ni ningún medicamento) como si fueran caramelos. Gracias a que “estos fármacos se pueden comprar sin prescripción y sin ningún tipo de asesoramiento o restricciones, estamos enviando el mensaje de que deben ser seguros” independientemente de su uso, continúa Gislanson.

Y lleva parte de razón. Los expertos empiezan a pedir medidas para restringir su uso (sobre todo, en países donde se vende en tiendas y supermercados). Pero el estudio tiene limitaciones importantes y, por ejemplo, el linde que proponen de 1200mg diarios no está aceptablemente calculado. Pero, sin sobredimensionar el asunto, nos señala claramente donde está el problema. Y no, no está en el ibuprofeno.

En normal, los AINEs son seguros y, a día de hoy, son la forma más eficaz y adecuada para aliviar el dolor, sujetar la inflación o disminuir la temperatura a corto plazo. Pero, para ello, se debe hacer una utilización apropiada de los medicamentos y promover una adecuada alfabetización médica es clave para ello.

Imágenes | Gaelx


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales