Los estudios populares son menos fiables (dice un estudio sabio que se está haciendo suficiente popular)

Que la ciencia contemporánea es un lío ya lo sabíamos. Ahora, si fortuna, tenemos una visión de conjunto sobre lo que estamos haciendo proporcionadamente y lo que estamos haciendo mal. Y, reconozcámoslo, en el tema del sesgo sabio lo estamos haciendo suficiente mal.

Un prospección de más de 50.000 estudios científicos ha llegado a una conclusión llamativa: los artículos más citados, los más populares, son (cercano con los estudios pequeños y los primeros estudios que encuentran poco) los que más probabilidad tienen de ser falsos.

Más de 50.000 estudios

College Math Papers

El estudio ha sido minucioso por un equipo de la Universidad de Stanford. Ha analizado más de 3000 metaanálisis que, como decía, abarcaban casi 50.000 estudios de más de 22 áreas de investigación. De hecho, eso es lo más interesante de este trabajo: que nos da una perspectiva total del problema.

Hasta ahora, teníamos pequeñas aportaciones limitadas a campos concretos de la ciencia: la psicología, la biología del cáncer, etc. Este prospección nos sitúa delante poco que empezaba a ser evidente: los problemas no son de las ciencias particulares, sino del sistema en su conjunto.

“El taburete de la confiabilidad científica”

Snip 20170321182340

Esto nos da además lo que podríamos denominar “el taburete de la confiabilidad” a la hora de evaluar un estudio sabio: cuanto más excelso sea la muestra, más fiable; cuanto más pesado, más fiable; y cuantos más estudios hayan opuesto el mismo engendro previamente, más fiable.

Si descompostura alguna de esas patas, no debería deber problemas: si fallan todas, el mejor consejo es ser muy cauteloso. Esto no quiere aseverar que el estudio sea mentira, claro. Solo que no debemos divulgar las campanas al revoloteo, ayer de confirmarlo con todas las de la ley (científica).

No todo son malas noticiario

Csiro Scienceimage 1175 Forestry Scientist

Aun así, los investigadores tienen un mensaje positivo: la conclusión principal del estudio “es que no se puede aseverar que los sesgos estén obstaculizando la ciencia en su conjunto. El propósito de la mayoría de los sesgos es suficiente pequeño”. Aunque, como ellos mismos reconocen, más de lo esperado.

Sin retención, y siguiendo la misma razonamiento, estamos hablando de un solo estudio. Uno que, aunque tiene una muestra descomunal y encuentra enseres que ya habíamos gastado otras veces, será muy muy citado (y muy muy popular). La duda está clara, ¿Debemos echarse en brazos en él? Yo apuesto a que sí, pero el tiempo lo dirá.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales