1496334648_450_1000.jpg

los equipos son ligeros, el déjà vu muy gr

Cuando hace aproximadamente un año de la presentación del ASUS ZenBook 3, el producto se actualiza pero con dos dispositivos en lado de uno. Un ultrabook y un portátil que pudimos probar allí lo suficiente para traeros nuestras primeras impresiones del ASUS ZenBook 3 Deluxe y el ASUS ZenBook Pro.

Dos equipos que, conexo a los dos nuevos miembros de la comunidad VivoBook (el S15 y el Pro 15) consolidan la propuesta de portátiles de 2017 del fabricante. Dos opciones de equipo basadas en una ligera renovación del antecesor y un nuevo portátil con la potencia y la resolución por bandera y que prometen dar potencia controlando el calentamiento en menos de 2 kilogramos de peso. ¿Pasan el primer examen? Os lo contamos a continuación.

ASUS ZenBook 3 Deluxe

Diseño: cuando (mucho) más de lo mismo está adecuadamente

Los taiwaneses claramente sitúan el núcleo más activo de la competición en el diseño, exprimiendo al mayor los milímetros de grueso y estableciendo desde hace tiempo unas pautas de diseño características que estos equipos continúan en gran medida. El ASUS ZenBook 3 Deluxe es heredero natural en este sentido del ZenBook 3, y los genes se han conservado casi totalmente, con diseño y acabados calcados a su predecesor.

Asus ZenBook 3 Deluxe Asus ZenBook 3 Deluxe.

Que hayan optado por ser conservadores en este aspecto no nos parece extraño sino todo lo contrario, de hecho el año pasado además destacábamos eso mismo al probar el ZenBook 3. Y como podemos ver, la celeridad no sólo es poco que se ha priorizado en esto ZenBook, si no en todos los dispositivos en caudillo, y los ZenBook no llegan a los 2 kilogramos.

ASUS ZenBook Flip S

ASUS ZenBook 3 Deluxe

ASUS ZenBook Pro

ASUS VivoBook S15

ASUS VivoBook Pro 15

Pulgadas

13,3″

14″

15,6″

15,6″

15,6″

Peso (kilogramos)

1,1 Kg

1,1 Kg

1,8 Kg

1,5 Kg

2,2 Kg

Grosor (milímetros)

10,9

12,9

18,9

17,9

19,2

¿Y las sensaciones al agarre? Podríamos proponer que no sorprende mucho que estos equipos resulten ligeros al agarre, pero en ASUS han rematado que poco que vemos en los números se transmita a la efectividad cuando nos encontramos el mismo peso para el ZenBook 3 Deluxe que para el convertible, y la sensación de celeridad es aún veterano cuando no notamos aumento de peso tras sostener el Flip S (siendo el Deluxe más vasto).

¿Y qué ocurre con el calentamiento? Por una parte nos quedaría ejecutar tareas pesadas como videojuegos o editores de vídeo, pero por otro está el hecho de que los de demostración son equipos toqueteados continuamente durante horas y horas. Lo que notamos aquí fue que había un calentamiento en el interior de la habitual, alejado de la zona del teclado o donde posan las muñecas, lo cual de momento nos deja con buena sensación.

Pantalla: buscando los mínimos bordes y alejándose de las 17 pulgadas

Parece que ASUS ha tenido un nuevo mantra con algunos de sus equipos de 2017: una pantalla vestida con un chasis de talla pequeño. En el caso de estos nuevos ZenBook, es el Deluxe el que integra un panel de 14 pulgadas en un chasis de 13 (según ASUS, como el VivoBook Pro 15 que teóricamente es un chasis de 14 pulgadas para una pantalla de 15,6).

Asus Zenbook 3 Deluxe Asus ZenBook 3 Deluxe.

Pese a su patronímico, el Deluxe se ha quedado sin panel 4K, pero lo que sí que luce es un exterior asaz adecuadamente trabajador con un ratio de pantalla/exterior del 84%, signo que por otra parte podría ser veterano probablemente sin el logo en el entorno inferior. De hecho, la esencia de estos ratios son unos estrechos marcos laterales, hablando de **7,46 milímetros en el caso del ZenBook 3 Deluxe.

A errata de comprobar qué tal se porta en exteriores, en interiores con iluminación media y exuberante el brillo y el contraste son más que suficientes, lo cual si no somos exigentes en el detalle y los píxeles nos deja buenas sensaciones. Buen contrapeso de color además, sin saturar en exceso ni colores apagados.

16 GB de RAM e i7 para todos, pero hay clases

A errata de someterlos a las arduas pruebas que supone un uso auténtico diario (o uno de nuestros exploración), el equipo funciona adecuadamente y ejecuta las aplicaciones sin lag o tirones. Como decíamos, la sensibilidad táctil es correcta y el tecleo se sucede además con normalidad, sin ir a golpes o estudiar pequeños parones ni siquiera equipos sometidos a test (una tarea que los estresa asaz como medida de dictamen).

Asus ZenBook 3 Deluxe

El 3 Deluxe integra un procesador Intel Core i7 de la serie U (Intel Core i7-7500U), quedando por debajo del Pro y actualizando el que llevaba el ZenBook 3. Pero en tareas sencillas no puede hablarse de una diferencia marcada entre estos dos, y como hemos dicho la sensación caudillo de buen funcionamiento sin errores o remolque se producía además en “el pequeño”, aunque al musitar del Pro matizaremos esto.

ASUS ZenBook Pro

Diseño y construcción: que se note de dónde viene, aunque esté “sobrecargado”

Poco a poco los fabricantes van logrando dispositivos más delgados, pero la reducción del espacio suele estar reñida con el aumento de potencia (y de autonomía), por lo que al musitar de un equipo cuya desarrollo incluye equitativamente esto el liza es poco veterano.

El Pro integra, encima de procesador y gráfica más potentes, una pantalla veterano (15,6 pulgadas), pero aunque hablamos de más grueso que el Deluxe, se prostitución de un portátil fino y que logra transmitir igual esa sensación de robustez sin que resulte vasto o sofisticado, todo lo contrario.

Asus Zenbook

De hecho, pese a que lo pudimos probar tras el ZenBook Flip S y el 3 Deluxe (uno y otro en 1,1 kilogramos), la sensación con el Pro no fueron ni mucho menos la de estar sosteniendo un ordenador pesado**. Buen trabajo aquí por parte del fabricante, además en líneas de diseño y acabados, muy cuidados y sobrios.

Pantalla: un 4K adecuadamente llevado a un exterior adecuadamente trabajador

En cuanto a la resolución, el año pasado veíamos de todo un poco al hablar en conjunto de la familia ZenBook y ZenPad. En el caso de los nuevos ZenBook sólo una ligera variación a protección de quienes exigen poco más que FullHD (donde se queda el ZenBook 3 Deluxe, como su antecesor), siendo el Pro el que cuenta con una pantalla con resolución 4K (3.840 x 2.160 píxeles).

La pantalla del ZenBook Pro es 4K y aprovecha el 83% del exterior

Como ocurría con el ZenBook 3 Deluxe, aquí además se ha procurado que lo que el legatario tenga frente a sus luceros sea al mayor pantalla y además han estrechado bordes (sobre todo) laterales para conseguir un 83% de ratio pantalla/exterior. Esto es poco que siempre resulta atractivo, pero encima han conseguido buenos ángulos de visión, buenos colores y un brillo que en interiores con buena y media iluminación era más que suficiente, respondiendo adecuadamente el ajuste forzoso de brillo.

Asus ZenBook Pro

Habrá que ver qué tal ese 4K en el día a día y en qué medida influye en la autonomía y en el rendimiento, pero lo cierto es que las pantallas de los dos son de calidad en cuanto a detalle, colores y brillo, y además en sensibilidad táctil.

Rendimiento: preparado para las multitudes

El Pro era tan Pro en el stand de ASUS que era una rara avis: sólo había uno. Una condición que ponía directamente al equipo en situación de prueba continua, con una rabo de clan con ganas de buscarle las cosquillas para contároslo. Pero la verdad es que nos encontramos a un equipo carencia sobrecalentado y que movía las tareas con fluidez, aunque faltará ver si en el día a día y con tareas pesadas simultáneas y/o continuas esto dura.

Lo que sí es cierto es que, pese a que reiteramos que el ZenBook 3 Deluxe funciona sin problemas ni lag, sí que se nota un pequeño plus de agilidad a la hora de ejecutar un veterano número de tareas o si éstas son poco más exigentes en el Pro con respecto al Deluxe (pero es una diferencia ligera). Nos quedamos además con ganas de probar a fondo esa NVIDIA GeForce GTX1050 Ti que lleva el Pro haciendo honor a ese patronímico.

Lo que tienen en global: un buen audio no acompañado por la webcam

Hablando de características que parecen obligatorias en cualquier equipo de ASUS, el sonido es otro de los aspectos que pretenden potenciar y diferenciar. Para esto juegan dos cartas, la de apañarse buenos amigos (recurriendo a Harman-Kardon) y la de “cuanto más, mejor”, apostando (según caso) por cuatro altavoces y su tecnología propia Smart Amp.

La calidad del audio es difícil de evaluar en un condición repleto de clan, pero de potencia los tres equipos van sobrados

De la calidad no podemos musitar con un condición tan contaminado de ruido como el de una zona de demo (llena de clan), pero precisamente esto nos sirve para ver qué tal andan de cuerpo. Así, potencia les sobra a estos equipos, regalado que hemos audición claramente lo que hemos reproducido, que en este caso era un vídeo que hemos cromo con los propios equipos (desde la cámara).

Asus ZenBook 3 Deluxe Uno de los altavoces del Asus ZenBook 3 Deluxe (sobre el teclado).

Enlazando con esto, los nuevos ZenBook tienen cámara exterior integrada en el entorno, pero aquí no hemos de esperar mejoras con respecto a los equipos antecesores a éstos. En interiores adecuadamente iluminados tenemos fotografías con escasa honestidad, si adecuadamente la cámara arranca y graba adecuadamente, sin parones o retrasos, y hay una buena captura del sonido.

ASUS ZenBook 3 Deluxe y Pro: un “Deluxe” entre comillas y un Pro para superarlos a todos

Ls equipos funcionan con fluidez y sin mostrar parsimonia al cascar o ejecutar tareas, aunque errata ver qué tal se portan en el día a día (y si esa potencia gráfica extra del Pro se traduce a una ejecución sin problemas de tareas gráficas exigentes). A errata además de comprobar la autonomía, el punto a protección aquí es la carga rápida, habitable tanto en estos dos ordenadores como en el Flip S.

Lo que tenemos es una doble desafío en la que encontramos un dispositivo que se diferencia claramente de los otros y otro que ofrece una desarrollo con poco más que los cambios pertinentes. Por un flanco el Pro, más vasto, potente y con más puertos(encima de ese 4K), y por otro un Deluxe muy similar al ZenBook 3 del año pasado, con poco más de escuadrón y el soporte Thunderbolt en los USB tipo-C.

Los equipos funcionan con fluidez y sin mostrar parsimonia al cascar o ejecutar tareas

La delgadez, no obstante, implicará quizás el uso de adaptadores de puertos, aunque en el caso del ZenBook Deluxe éste incluye al menos un adaptador con más puertos al igual que ocurría con el ZenBook 3. Buena potencia de sonido, pero una cámara soso en los tres casos.

Asus ZenBook 3 Deluxe Los puertos de entrada y salida del ASUS ZenBook 3 Deluxe (el Flip S tiene sólo dos USB 3.1 tipo-C).
Asus ZenBook Pro Los puertos de entrada y salida del ZenBook Pro. También tiene dos de los USBs tipo-C con suporte Thunerbolt (como el Deluxe), pero encima tiene HDMI.

En caudillo nos han transmitido buenas sensaciones: equipos con una buena dosis de RAM y procesadores i7 (U o H) que se portan muy adecuadamente con tareas sencillas, con una cubierta en aluminio que transmite sensación de robustez. Pero nos hemos incompatible con un hermano mediano en discordia que pasa poco desapercibido entre un “Pro” con hardware “Pro” y un convertible que luce mucho; un patronímico “Deluxe” que no sabemos muy adecuadamente con qué identificar.

Asus ZenBook 3 Deluxe Asus ZenBook 3 Deluxe

Faltará ver qué tal en el día a día y si esos 16 GB de RAM y ese plus de potencia en el Pro se lucen con tareas más pesadas. También veremos si a los taiwaneses les sale adecuadamente el haberse despedido del formato “sólo tablet”, regalado que otros como Huawei siguen apostando por éste.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales