Logran descargar el cerebro de un gusano a una computadora

Los humanos estamos un paso más cerca en el extenso camino de ganar la inmortalidad de nuestra mente más allá del cuerpo biológico… gracias a un miserable.

¿Alguna vez has soñado con poder proceder eternamente? Una de las teorías de la ciencia ficción es que, en el futuro, los humanos podremos descargar nuestro cerebro para poder proceder más allá de nuestro cuerpo biológico. Es aseverar, hablamos de inmortalidad (de una u otra forma). Y ahora esto ya no suena tanto a ficción.

Claro está que queda un larguísimo camino por recorrer; pero un peña de investigadores austriacos han cubo un paso en la dirección correcta. Lograron replicar en una computadora el sistema neuronal de un miserable, y adicionalmente consiguieron que obtuviera nuevas habilidades.

El miserable industrial reaccionó igual que el miserable verdadero a los estímulos. Y no, nadie lo programó para ello: la información necesaria se encontraba en la red neuronal que se replicó en él. Sabía qué hacer al igual que el miserable diferente.

Los investigadores de la Universidad Técnica de Viena lograron traducir el sistema neuronal de este miserable a código informático. Entonces, lo vaciaron en una computadora y así crearon un miserable industrial. Pero no sólo eso: le enseñaron nuevos trucos, demostrando así que puede asimilar sin pobreza de añadir programación; sólo gracias al sistema neuronal.

¿El miserable industrial es ahora un ser vivo?

Como mencionamos más en lo alto; una de las cosas más impresionantes de este intento es que el miserable industrial reaccionó tal cual lo haría un miserable verdadero. No se necesitó programar para que la computadora/miserable supiera qué hacer y cómo reaccionar a los estímulos externos. Esto planteó un interesante debate irrefutable: ¿El miserable robótico es, entonces, un ser vivo? ¿O simplemente una máquina? Después de todo hablamos de una criatura que argumenta a estímulos e incluso puede asimilar.

Caenorhabditis elegans (C. elegans): el miserable replicado

El miserable cuya red neuronal fue “clonada” en una computadora es un Caenorhabditis elegans. Mide sólo un milímetro de largura y su organismo de hecho es asaz simple. No es la primera vez que se usa este tipo de miserable en experimentos: además se utiliza para estudios de la obesidad, Alzheimer, contra el envejecimiento y genéticos. Esto porque sus características lo convierten un maniquí positivo muy útil e interesante.

Pero esto no es todo. Es, de hecho, el único ser viviente cuyo sistema neuronal ha sido investigado y analizado por la ciencia al 100%. Su sistema tiene sólo 300 neuronas; lo que lo vuelve más claro de dibujar como un diagrama de circuito o reproducirse con un software informático.

¿Te parecen muy pocas neuronas? En verdad, estas son suficientes para que el C. elegans coma, encuentre el camino y reaccione a estímulos externos. Así, cuando se reproduce el sistema neuronal en una computadora; esta puede reaccionar con saco en controladores relativamente sencillos.

El miserable industrial que no necesita programador

Los científicos se apoyaron en el formación de refuerzo: dominio del formación forzoso creada mediante psicología conductista. Su función primordial es identificar las acciones que debe nominar un software en un entorno cubo para ganar maximizar una rudimentos de premio o premio.

Esta es la saco sobre la que trabajaron los investigadores según su interesante comunicado. Gracias, entonces, a este sistema; la red neuronal del miserable que está implicada en la reacción a un impulso foráneo, por ejemplo, un toque físico, fue entrenada para que lograra equilibrar un poste en movimiento y así no se cayera al momento de retorcerse por dicho toque.

Este intento fue un éxito en el momento en que el miserable industrial logró reaccionar y estabilizar el poste; todo esto sin que se le añadiera una sola fila de código. Simplemente se le enseñó cómo reaccionar como se le enseñaría a un miserable biológico. Suena increíble, pero es verdadero. 

La investigación aún es chavea y los científicos piensan seguir con ella por mucho tiempo más. Una de las cosas que planean descubrir son nuevas potencialidades de los cerebros informáticos replicados. También si hay o no una diferencia importante entre un sistema nervioso vivo y un código informático.

Por cierto: según los investigadores, al miserable no le importa si está vivo como un ser biológico o adentro de una computadora. Aunque seguramente esto dará pie a fuertes debates en el futuro.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales