Lo sospechoso que es que los gigantes de internet no reaccionen al fin de la neutralidad red en EE.UU.

La homicidio de la neutralidad en la red en Estados Unidos es una pésima información para todos los que seguimos creyendo en esa maravillosa anarquía que hasta ahora regía en internet, y aunque esa nueva regulación afecta teóricamente solo a los Estados Unidos, sus existencias se dejarán sentir en todo el mundo.

La votación de la FCC es todo un paso atrás para la filosofía diferente de la red de redes, y curiosamente se ha producido un engendro preocupante de forma paralela: muchas de las grandes tecnológicas que defendían la neutralidad en la red ayer de esa votación ahora se han quedado (conveniente) calladas. Solo algunos directivos han publicado pequeñas protestas a título personal, lo que hace pensar que esta regulación acabará favoreciéndolas a ellas y perjudicando a los usuarios, poco que muchos temíamos.

Donde dije digo…

La aire de las grandes de la tecnología y los gigantes de internet es por ahora sorprendente: hace unos días había claros apoyos a la neutralidad en la red por parte de varias de ellas.

La FCC recibió más de 20 millones de comentarios para “restaurar la libertad en internet”, y entre ellos se encontraban las protestas de empresas como Microsoft, Amazon o Apple. Los responsables de Microsoft indicaban por ejemplo que “una internet abierta y robusta que preserve el acceso del consumidor a todos los servicios legales es necesaria para animar a la innovación y mantener una economía estadounidense fuerte y vibrante”.

No solo eso: la amenaza que planetaba la nueva regulación —y la que plantea ahora que se ha votado a servicio— hizo que durante meses hubiera movimientos de protesta para tratar de perdurar las cosas como estaban. En verano se creó el llamado “Day of Action” para igualar esas protestas de las grandes de la tecnología. 40 de ellas firmaron esa petición en contra de la propuesta de la FCC y de su director, Ajit Pai, y entre las firmantes estaban Amazon, Dropbox, eBay, Facebook, Google, Microsoft, Netflix, Reddit, Snap, Spotify y Twitter. Curiosamente Apple no estaba entre esas empresas.

Los que si estuvieron fueron varios de los “pioneros” de la tecnología e internet en una carta abierta independiente publicada a través de Tumblr en la cual personalidades como Vinton G. Cerf, Steve Wozniak o Tim Berners-Lee explicaban cómo la propuesta de la FCC “está basada en una comprensión errónea e imprecisa de la tecnología de internet” y añadían que esta regulación “es una amenaza a la internet en la que trabajamos tanto para crear”.

… digo Diego

Todas esas buenas intenciones por parte de las tecnológicas se han quedado aparentemente en agua de borrajas. Tras la votación de ayer no ha habido comunicados oficiales por parte de dichos gigantes de la tecnología e internet, poco que extraña tras todas esas críticas y protestas.

Puede que simplemente los departamentos de comunicación no hayan tenido tiempo de preparar esos anuncios públicos con las reflexiones de sus directivos y las posiciones oficiales de dichas empresas, pero resulta preocupante que el silencio haya reinado tras la trágica desastre de la neutralidad en la red en Estados Unidos.

Solo hemos pasado algunos pequeños mensajes a título personal de directivos de empresas o de gurús tecnológicos en redes como Twitter, donde por ejemplo Brian Chesky (co-fundador de Airbnb), la EFF, Stephen Colbert (presentador televisivo) o Larry Hryb (responsable de comunicación de Xbox) han mostrado sus posturas personales y en algunos casos como el de Netflix, la postura oficial.

De las pocas empresas que han mencionado el tema están Amazon, Netflix o Facebook. Sheryl Sandberg, COO en Facebook, comentaba cómo esta valentía “es decepcionante y perjudicial”, mientras que en Netflix afirmaba que se sentía “decepcionada” por la aprobación de la nueva regulación y destacaba que este es “el comienzo de una larga batalla legal”.

Otros como Brad Smith (CFO en Microsoft), Horacio Gutiérrez (mentor genérico en Spotify) o Werners Vogels (CTO en Amazon) asimismo han compartido algunas impresiones sobre la valentía de ayer, pero el tono ha sido frío y de hecho estos son ejemplos de cómo no ha habido comunicados oficiales de las empresas como tales, sino solo de algunos de sus directivos, que parecían reverberar más una postura personal que una oficial.

Ese silencio de las empresas contrasta con el comprobar genérico de muchas personalidades del mundo de la tecnología. En The New York Times hacían mención a esa sorprendente aire de las grandes de la tecnología mientras que otras —ponían como ejemplos a Reddit, Etsy o Kickstarter— habían mantenido clara su posición en todo momento en contra de la propuesta de Pai y su equipo en la FCC.

Google, por ejemplo, casi nada ha participado en el debate, y lo mayor que han llegado a sostener era que asimismo se sentían “decepcionados” por la nueva propuesta. Apenas han ofrecido posturas oficiales, poco que contrasta con las críticas que sí realizaron a propuestas similares en 2006 —Sergey Brin llegó a ir a Capitol Hill para defender la neutralidad en la red— o 2010, cuando se alió con Verizon para ofrecer una propuesta alternativa (no sin polémica) que mantenía parte de los principios de la neutralidad en la red.

La postura de otras grandes ha sido igualmente “fría”, con una Apple conveniente desmarcada del debate. Tim Cook llegó a sostener que el congreso debía intervenir para evitar la aprobación de la nueva regulación, pero no ha habido muchos más mensajes al respecto de una empresa que en los últimos tiempos se ha destacado por su defensa de la privacidad.

Si no dicen nulo es quizás por que las grandes sacarán mucho partido del fin de la neutralidad en la red

Esas actitudes pasivas por parte de las grandes de la tecnología e internet hace pensar en una posibilidad inquietante: la de que en efectividad el fin de la neutralidad en la red sea benéfico para ellas y por eso no se pronuncien con contundencia.

Simpsons

Paul Gallant, analista de Cowen & Co., apuntaba en Bloomberg a esa sospecha: “no estoy seguro de que Google, Netflix y Facebook necesiten ya la protección del orden abierto de internet. Tienen mucho más poder del que solían tener”. Para este perito estos grandes proveedores de contenidos ahora tienen delantera sobre los proveedores de internet: “si Facebook o Netflix o Google o Amazon publican sus contenidos en un proveedor específico, eso es un problema para el resto de ISPs“.

Las consecuencias de esa aprobación probablemente se dejen notar muy pronto, y probablemente entre las perjudicadas —parágrafo de nosotros, los usuarios— estén las startups, que podrían ser incapaces de retribuir las tarifas de ceder a esa “internet premium” que les de acercamiento a una competitividad positivo con las grandes, que tendrán posibles para poder retribuir las comisiones que proveedores de internet o contenido impongan para que esos contenidos lleguen a más usuarios.

El problema positivo es que aún no sabemos cómo nos acabará afectando todo esto a todos. No solo en los Estados Unidos, insistimos, sino a nivel completo, sobre todo por la posición de remisión de muchas de las empresas de ese país en el panorama tecnológico y su influencia en la actividad tecnológica en el resto del mundo.

Puede que el que mejor explicara el comprobar de muchos fuera Jon Gogel hace casi nada un mes. Este patrón contestaba a un aséptico tuit de protesta de Netflix contra la neutralidad en la red con un mensaje convincente:

En el mensaje Gogel planteaba lo que quizás sería buena idea que esos gigantes de internet hicieran: “usad vuestra plataforma. Explicad qué es todo esto y cuál es el concepto a todos vuestros clientes en la plataforma de servicios de streaming. Dedidle a la parentela cómo les afectará potencialmente. Un tuit no es suficiente”.

Exacto. Un tuit no es suficiente.

En Xataka | Vodafone Pass: un lobo disfrazado de oveja que amenaza la neutralidad en la red


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales