Llega el cifrado cuántico 4D, una nueva forma de comunicación segura (casi) a prueba de hackeos

‘Cifrado Cuántico 4D’, podría sonar a ciencia ficción pero es uno de los tantos proyectos de investigación que existen hoy día con el objetivo de mejorar la seguridad de las comunicaciones. Un avance que tiene que ganar tarde o temprano y que hoy parece sobrevenir donado un primer, e importante, paso.

Un asociación de investigadores de la Universidad de Ottawa ha logrado por primera vez mandar con éxito un mensaje con oculto cuántico de incorporación dimensión entre dos edificios, esto gracias a una técnica probada en laboratorio y que buscan se convierta en un sistema práctico para implementarlo en el mundo vivo.

Más información en pequeño tiempo y con maduro seguridad

La comunicación cuántica no es nueva, su oculto en su nivel más esencial trabaja con información en sistema binario, donde el remesa y recibimiento se hace por medio de fotones que representan un bit de información, sólo unos o ceros.

Esta nueva forma de oculto en el interior de la comunicación cuántica teóricamente es capaz de meter el doble de información en cada fotón, ampliando así las posibilidades. Al tener dos bits por cada fotón tendremos a nuestra disposición hasta cuatro posibilidades de señal, 00, 01, 10 y 11, de ahí nace el nombre de ‘oculto cuántico 4D’.

Con esta técnica no sólo tendremos maduro información en cada partícula, sino además maduro seguridad en caso de que los mensajes sean interceptados. Sin retención, aún hay muchos factores y escenarios que se deben probar, como por ejemplo bajo interferencia electrónica y en lugares llenos de turbulencia en el donaire. Por lo inicial, la primera prueba en un tablado vivo si realizó entre dos edificios colocando los dispositivos en los tejados para evitar interferencias.

Comunicación satelital, comunicación cifrada entre objetos en movimiento o para conectar lugares remotos de forma segura son algunas de sus posibles aplicaciones.

Esta primera prueba de concepto se realizó a una distancia de al punto que 300 metros, pero el futuro objetivo es hacerlo a una distancia de 3 kilómetros. Los dispositivos se apoyan en los estados cuánticos de la luz, que aquí sirven como llaves de oculto o esencia cuántica, que sirven para resumir el mensaje y decirle al dispositivo receptor cómo descifrarlo. Los resultados de esta prueba arrojaron una tasa de error del 11%, que es muy por debajo del límite conseguido por las conexiones seguras, y fueron capaces de transmitir 1,6 más datos que con el oculto 2D.

El futuro paso, adicionalmente de incrementar la distancia, será aumentar la cantidad de puntos de comunicación y tratar de contrarrestar la turbulencia, que hasta el momento es el problema más alto. Esta tecnología podría servir en una amplia gradación de servicios y aplicaciones, por ejemplo en comunicación satelital, comunicación cifrada entre objetos en movimiento, como aviones, o para conectar de forma segura lugares donde es demasiado costoso instalar fibra.

Más información | The Optical Society


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales