LG está trayendo muchas novedades en este 2017, viniendo la veterano hasta el momento de la mano del G6, un teléfono que sorprendió en un primer momento a pesar de no tener conseguido advertir la atención de los consumidores. La compañía última ahora los detalles del que será su próximo gran terminal durante los siguientes meses, el cual será presentado de forma oficial el próximo día 31 de agosto en el interior del ámbito de la IFA.

Con el V30 en LG no solo quieren darle un digno sucesor al V20, sino conseguir alzar las ventas de sus teléfonos en lo que queda de año, y lo cierto es que no pinta nulo mal. Llama la atención un diseño que, si perfectamente se parece al LG G6, aún recuerda más al Galaxy S8, siendo mínimos los marcos que conserva rodeando de su pantalla OLED Fullvision de 6 pulgadas y adquiriendo cierta curvatura en sus extremos.

Su trasera no difiere demasiado de la del G6, mintiendo esa doble cámara característica de todos los modelos de abanico media y reincorporación en la presente, la cual traerá consigo mejoras muy notables para el uso diario de la misma. Según ha confirmado la propia LG, la cámara incorporará una nueva tecnología mediante la cual será capaz de reverberar más fielmente los colores y una comprensión f/1.6 para advertir hasta un 25 por ciento más de luz.

LG parece muy dispuesta a compartir detalles acerca de este nuevo terminal, habiendo confirmado asimismo otros dos de los aspectos más relevantes que traerá consigo: capacidad de respuesta háptica y desbloqueo facial. En cuanto a la primera, imaginamos que será parecido a lo que podemos encontrar en la presente en los iPhone 6s y 7, de forma que la interacción con el dispositivo se realice a un veterano nivel. Así mismo, el desbloqueo facial parece que va a marca la pauta de aquí en delante, siendo el próximo gran brinco en lo que a seguridad se refiere. Lo traerá el V30 y se calma que lo traigan asimismo el próximo teléfono de Apple que será presentado en septiembre.

Barra flotante del LG V30 en una imagen compartida por LG.

Además de todo esto, el nuevo terminal de LG perderá la segunda pantalla ubicada en la parte inmediatamente por encima a la principal para convertirse en una mostrador flotante. De esta forma se puede obtener más pantalla sin perder las funcionalidades que esta segunda aportaba en el V20.

En definitiva, lo que queda retener de la envite de LG para los próximos meses son sus especificaciones internas y detalles pormenorizados del funcionamiento del sistema que, por cierto, ya ha sido confirmado asimismo que será una nueva interpretación diseñada específicamente para el terminal y se conocerá bajo el nombre de UX 6.0+. Todo esto, y más, en un par de semanas.