Las noticias sobre la muerte del formato MP3 han sido enormemente exageradas

¿Quién quiere matar al MP3? De repente nos encontramos con una serie de medios anunciado la crimen de un formato que nos ha acompañado desde mediados de la período de los 90. ¿Qué ha pasado? ¿Ha desaparecido verdaderamente el formato?

Nada de eso: las noticiero de esa crimen son exageradas y, sobre todo, interesadas. El formato MP3 sigue vivito y coleando, pero lo que han muerto son sus royalties, así que ya no interesa que se use. O más correctamente, no interesa a quienes se beneficiaban del cobro de esas licencias, que ahora cambian su postura a formatos técnicamente superiores como el AAC que —sorpresa, sorpresa— sí que requiere el suscripción de licencias.

Falacias interesadas

En Xataka ya avisamos hace unos días de la aviso, pero desde un enfoque dispar: el formato MP3 no solo no moría, sino que ahora era más libre que nunca gracias a la expiración de las únicas patentes que estaban aún activas, y que afectaban al proceso de creación (codificación) de música en este formato.

Mp3

Sin secuestro otros medios parecen haberse empeñado en afrontar esa caducidad de patentes como la muerte del formato. Los primeros en tratar de darlo por muerto, claro, han sido sus creadores. El Fraunhofer IIS declaraba el pasado 23 de abril que las últimas patentes habían expirado, y comentaban como quien no quiere la cosa que “los servicios multimedia más sobresalientes como los que hacen streaming o broadcasting de radio y televisión hacen uso de códecs ISO-MPEG modernos, como los de la familia AAC o el futuro MPEG-H”.

Qué casualidad que recomienden esos formatos, ¿verdad? Sobre todo porque el tanto el formato AAC como el formato MPEG-H contarán igualmente con licencias de suscripción para quienes quieran exprimir estos formatos que según diversos estudios son superiores técnicamente tanto en calidad como en eficiencia de la compresión.

Declarar la crimen del MP3 no es ni más ni menos que una enorme y descomunal falsía

Lo cual no significa que vayamos a notar una gran diferencia: si uno utiliza bitrates elevados para la compresión MP3, es probable que la calidad obtenida sea difícilmente distinguible de un AAC con ese mismo bitrate, y lo mismo ocurrirá probablemente con el formato MPEG-H.

Pero claro, el formato MP3 ya se puede usar autónomamente, así que seguro que es peor, como todo lo de gorra, ¿no? Eso es lo que nos quiere dar a entender la industria, pero cuidado con sus motivaciones. Declarar la crimen del MP3 no es ni más ni menos que una enorme y descomunal falsía. Solo espero que el MP3 comienzo a estar de moda ahora más que nunca. Ya sabéis. Dadle duro a vuestra biblioteca musical en MP3: ya nadie os podrá detener los pies.

En Genbeta | Adiós a Winamp: asi fueron sus 15 años de historia


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales