Las calculadoras que querían hacer mucho más que calcular

Los que ya andamos en los cuarenta y tantos pasamos por el colegio, el instituto y la universidad sin imaginar que la calculadora podría sobrevenir algún día de moda. Lo hizo poco más tarde, cuando entendimos que nuestras viejas calculadoras podían ser sustituidas fácilmente por smartphones que otras muchas cosas, y las hacían mejor.

Eso no ha impedido que el segmento de las calculadoras se haya convertido en un singular hornacina de mercado en el que algunos usuarios y desarrolladores demuestran que algunas calculadoras quieren (y pueden) hacer mucho más de lo que estaban pensadas para hacer. Las TI 84 son el mejor referente de una engendramiento de calculadoras de culto que cuentan con un apoyo software sorprendente.

Jugando con tu calculadora

Lo demuestran sitios web como ticalc.org, donde sus responsables nos brindan la oportunidad de conocer diversos proyectos que demuestran que estas calculadoras pueden hacer mucho más de lo que pensábamos.

Por ejemplo, en el ámbito de los juegos, donde tenemos títulos inspirados en ‘Wolfenstein 3D’ como el Cellar 3D, juegos RPG como Sorcery of Uvutu o rendidos homenajes a Mario como el Oiram CE.

Este culto a las calculadoras clásicas de Texas Instruments demuestra cómo modelos como las TI-84 o TI-83 en sus variantes son especialmente queridas por sus usuarios, que logran sacar más partido de dichos dispositivos tanto a través de esos desarrollos como incluso a partir de cables y módulos de expansión que le dan otras opciones a estas calculadoras.

De emuladores a sistemas operativos completos

Existen desde luego emuladores de estas calculadoras para plataformas como Windows por si queremos sufrir esas opciones a través de nuestro ordenador y que encima son muy avíos para quienes desarrollan nuevas aplicaciones y juegos para estas plataformas.

Más ambiciosos incluso son los proyectos que plantean sistemas operativos alternativos para estas calculadoras. Uno de los más interesantes hoy en día es KnightOS, que pone en nuestras manos todo un sistema activo derivado de los primeros UNIX acondicionado para calculadoras de TI que van desde las TI-73 a las TI-84+ Color Silver Edition.

Este esquema Open Source —el código, cómo no, está disponible en GitHub— sigue muy en forma, pero es que encima en el sitio web oficial podemos encontrar cumplida información cumplida sobre todo lo que rodea a este esquema o, por ejemplo, cómo retornar al sistema activo nativo de las calculadoras, TI-OS, sin problemas. Tenéis incluso un emulador online para comenzar a sufrir.

Ti84plus2

Más allá de TI: HP o Casio igualmente son muy queridas

Otras calculadoras de otros fabricantes se han convertido igualmente en objetos casi de culto por parte de la comunidad usuarios. Las calculadoras gráficas y científicas de HP o Casio tienen desde luego modelos de remisión que igualmente cuentan con un alimentado conjunto de desarrollos más o menos de ellas que sobre todo se centran en emularlas pero que igualmente sacan más partido de sus prestaciones.

Hp1

Tenemos un ejemplo en WP 34s, un esquema que permitía convertir las calculadoras HP-20b y HP-30b orientadas al segmento de los negocios en calculadoras científicas y de ingeniería.

De hecho tenemos un gran arbitrio en hpcalc.org, un sitio similar al de las calculadoras de Texas Instruments precisamente permite entrar a todo tipo de emuladores, aplicaciones, juegos, documentación y medios para programar modelos como las HP 48g, HP 50 o HP 38G. Otra de las buenas referencias es Cemetech, donde se sigue la ahora de las calculadoras gráficas de TI, HP y Casio.

Da igual que las calculadoras hicieran uso de notación polaca inversa (RPN), que fueran calculadoras gráficas programables o calculadoras científicas o de negocios: el coito de los usuarios por esos dispositivos sigue siendo extraordinario hoy en día.

En Xataka | El ordenador personal, poco menos que un ser mitológico en los años 50


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales