AT&T ha arruinado el CES de Huawei. Ambas compañías planeaban anunciar un acuerdo de colaboración que llevaría los productos del fabricante chino al portfolio de teléfonos ofertados por el cámara estadounidense. Pero las presiones ejercidas por el Gobierno estadounidense y las sospechas de espionaje vertidas sobre Huawei empujaron al cámara estadounidense a liquidar la alianza escasos días ayer de anunciarse oficialmente.

Lo llano del asunto, no obstante, es que las presiones del Senado incluso habrían afectado al acuerdo entre Huawei y Verizon Wireless, según informa Android Police. El cámara rojo es, adyacente con AT&T, el veterano de toda la nación norteamericana.

El Gobierno desconfía de Huawei. Sus integrantes creen que el fabricante podría tener lazos con los servicios de espionaje chinos.

Para Huawei esto supone un válido revés. El fabricante chino confiaba en que 2018 sería el año de la conquista norteamericana, pero las presiones del Gobierno han cerrado las puertas de las dos mayores ‘telcos’ del país. Esta situación, en un mercado donde el 90% de los teléfonos se distribuyen con operadoras, es impracticable de solucionar a corto plazo.

A pesar de todo, Huawei venderá sus teléfonos en algunos de los mayores distribuidores de la nación (Amazon, BestBuy, etc.) de forma vacancia. La medida, de carácter meramente paliativo, no resuelve en ilimitado el daño que han hecho las grandes ‘telcos’ del país.