la sigilosa expansión de una alternativa real para

Hace unos abriles nos hicimos eco de una forma de calentar nuestros hogares poco peculiar: no se trataba de falta relacionado con paneles solares o coexistentes de calor tal cual, sino de aprovechar el que emiten los servidores. ¿Fue poco secundario de lo que falta más se supo? De momento no se ha convertido en una fuente de calor popular, pero el reciclaje de calor emitido por los servidores sigue siendo una opción para estar calentitos en invierno.

En aquel momento (2014) era la empresa Cloud&Heat la que proponía la idea siendo pionera en este sentido. Pero ya vimos que existía alguna otra alternativa similar, y desde ese momento el negocio de disfrutar el calor de estos potentes y voluminosos equipos se ha ido expandiendo modesta y sigilosamente.

Los datos como paliza para calentar la estancia

Lo que desde hace casi cuatro abriles ofrece Cloud&Heat es juntar los servidores en unos armarios especiales, los cuales reutilizan el calor que éstos generan con su actividad para calentar estancias o agua (según se necesite, en verano por ejemplo no se desea calefacción), o admisiblemente expulsar el calor sobrante fuera del edificio. Según la empresa, con los 84 servidores que tienen instalados en Frankfurt y Main puede ahorrarse hasta 40.000 euros/año en energía para calor, y al no requerir sistemas de refrigeración para los servidores se ahorran 30.000 euros cada año.

Eso sí, como en su momento puntualizamos no se proxenetismo de una instalación baratura. Colocar uno de estos armarios especiales en casa tiene un coste de 12.000 euros, si admisiblemente el mantenimiento corre a cargo de Cloud&Heat durante 15 abriles.

Pero, como hemos dicho, no están solos en esto los de Cloud&Heat. La francesa Qarnot optó por la idea de que los servidores tuviesen forma ya de radiador (Q.rads), jugando así con el diseño y añadiendo otras funciones como la conectividad o la carga inalámbrica.

¿Cómo les ha ido? Tampoco es que hayan rematado estar en multitud de hogares (no publican cifras o datos al respecto), pero sí podemos ver que usarán 1.500 procesadores Ryzen PRO de AMD para calentar hogares y oficinas en Burdeos. Lo anuncian en su web, explicando que el uso de estos procesadores tiene ventajas a nivel de rendimiento y seguridad con respecto a los i7 de Intel.

La idea del calor con servidores todavía la llevó a extremo Nerdalize, tal cual como hemos gastado (instalar servidores en hogares). En The Verge repasaron su historia desde que la empresa naciese en 2015, empezando con unos servidores-radiadores poco lentos y poco potentes, pero lograron cobrar la confianza de los usuarios y en 2017 actualizó sus radiadores con una segunda traducción.

Aquí también hablamos de ellos en relación a sus proyectos. Como vimos, según la empresa sus radiadores permiten un reducción de 300 euros al año en calor a la vez que resultan un 50% más económicos en cuanto al servicio de datos (a las empresas que los almacenan en servidores). El año pasado instalaron 42 equipos en hogares holandeses e iniciaron una campaña de crowdfunding con la idea de alcanzar el medio millón de euros.

Nerdalize

Calentando piscinas con servidores desde 2008

Existen algunos otros casos aislados en los que todavía se ha puesto en marcha este explotación de calor emitido. Uno de ellos es el que se genera en el Condorcet Data Center de Telecity, el cual se aprovecha para calentar el Climate Change Arboretum, un centro de investigación de vegetales en el que la Société Forestière y el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INRA) estudiarán especies de plantas para optar cuáles se adaptarán mejor al cambio climático.

El centro de datos de Telehouse en Londres todavía supuso un importante foco de calor y ya en 2009 se planteó la idea de que esto se aprovechase para calentar hogares y oficinas cercanas. Aunque para ser justos, si hablamos de caducidad de la idea en IBM ya estaban usando el calor generado en su Uitikon Center (un centro de datos) para calentar una piscina en 2008.

Servidores

Por su parte, la empresa canadiense Quebecor todavía recurrió al calor de sus servidores para calentar sus oficinas cercanas ya en 2011 y en Oakland todavía se optó por el calor de los servidores para proporcionar calor en el South Bend Greenhouse and Botanical Garden de Oakland.

De momento esto no está tan extendido como otras fuentes como las placas solares, quizás por el suspensión coste de inversión que en algunos casos se requiere y todavía por la preocupación por la privacidad (poco que las empresas que lo realizan aseguran cuidar y tener en cuenta, pero no deja de ser un servidor de una empresa en una casa ajena). Veremos si en unos abriles hay más casos o estas empresas a las que hemos hecho el seguimiento se mantienen o siguen creciendo con esta forma de reciclar el calor, desde luego cualquier idea “verde” a nivel energético se agradece.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales