la rebaja llega tras la de Oculus y antes de la

La existencia aparente pegó cachas hace poco más de un año, contagiando proporcionado el MWC de 2016, aunque en un principio es un entretenimiento que supone una pequeña inversión extra con respecto a otros. Allí precisamente vimos y probamos las lentes de HTC, las cuales además parece que estén por rebajas en agosto y ahora las HTC Vive están por 200 dólares menos, aunque no han sido las únicas que han bajado su precio.

En marzo los productos Oculus (las lentes y los controladores) ya experimentaron una reducción en su precio, quedando en 708 euros/598 dólares, para bajar aún más a principios de este verano, quedando por debajo de los 500 euros. Parece que estos productos estén democratizando poco más su precio, quizás anticipándose a lo qu viene.

No es una respuesta, son los planes (dice HTC)

Las lentes de Oculus iniciaban su cruzada en 2016 rondando los 600 dólares/700 euros desde que saliesen a la venta, un producto que nacía en Kickstarter y que tuvo proporcionado “culpa” en que al final la VR acabase siendo el aberración que es y de que otras conocidas empresas entrasen en el descanso. Una de ellas además lo hizo pisando cachas, la taiwanesa HTC, tanto que su producto ya iba a salir con un precio viejo unos meses después (unos 800 dólares).

Un año a posteriori, como decíamos en la preparación, la familia de Oculus ha rebajado su producto hasta quedarse en 399 dólares/449 euros (sin incluir remisión y por tiempo pequeño, según indican), y era de esperar que HTC reaccionase de alguna forma, sobre todo teniendo en cuenta que las Oculus han arruinado incluyendo los mandos (lo cual era en un principio una carta que sólo HTC jugaba). Esto ha llegado ahora, y aunque las Vive aún han quedado poco por encima de sus rivales para el legatario adquirirlas supone un pellizco menos.

No obstante, en TechCrunch recuerdan las declaraciones de Patick Seybold de HTC al respecto de la desnivel de precios de su producto especificando que para ellos no había falta de bajarlo. Remitiéndonos a los hechos parece que de algún modo la ha habido, si acertadamente desde HTC explican que era poco previsto (dejando en el clima que no ha sido en respuesta de la desnivel de su rival).

Lo que está por venir

Como comentamos al comparar las opciones de gafas VR que había en 2016 (incluyendo opciones dependientes de smartphone como las de Samsung o el Cardboard de Google) encima de la adquisición del headset para la visualización habría casos en los que el legatario necesitaría desempolvar su ordenador, lo cual tiene un coste pequeño o viejo según se trate de cambiar componentes o todo el equipo.

Poniendo una media de 300 euros por esta ampliación (como pusimos en aquel momento), iniciarse en la VR supondría una inversión importante que quizás fuese lo que haya frenado (esté frenando) a muchos usuarios con ganas, como puede ocurrir con los drones que podemos catalogar como profesionales. Cabía esperar por ello, hasta cierto punto, que los productos fuesen bajando de precio.

Por otro flanco además está lo que está por venir. Hablando de viejos conocidos tecnológicos que apostaron por la VR, a Microsoft le llegó el turno tras un primer tiento con su “realidad mixta” y sus Hololens por 3.000 dólares, pero este año se sacó un as de la manga con el precio como principal contraataque: unas lentes de existencia mixta desde 299 dólares, estando el pack de mandos y gafas por unos 399 dólares.

También cabría pensar que tiene que ver con la desnivel de precio que un producto suele cotejar cuando se acerca la presentación de una iteración o un nuevo producto, aunque en The Verge recogen las declaraciones del manager de Vive en Estados Unidos, Dan O’Brien, que especifica que no se debe a este motivo.

De HTC, de hecho, estamos esperando (con ganas, la verdad) una interpretación en 4K y sin cables de sus Vive, lo cual se anda rumoreando desde hace tiempo y sería una cambio tan deducción como esperada, teniendo en cuenta dispositivos como la mochila VR de MSI, encima del anuncio de Google colaborando con HTC y otros fabricantes en la VR independiente. Veremos si 2018 es el año de la VR “top” sin cables y sin precios por encima de los 700 euros/dólares.

En Xataka | Este accesorio para cascos de realidad virtual dice ser capaz de leer nuestra mente para controlar videojuegos


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales