Los teléfonos móviles son el eje de buena parte de las presentaciones tecnológicas de los últimos abriles. Ninguna compañía quiere quedarse detrás en un mercado que no deja de avanzar a pasos agigantados. Mientras que 2017 se ha manido envuelto por un protagonismo desmesurado alrededor de la reducción de los bordes en las pantallas de los terminales y las cámaras con doble monóculo, hay otra aspecto que comienza a hacerse válido y que marcará la pauta a seguir en los próximo abriles, sin secuestro.

La aplicación de la inteligencia fabricado en diferentes productos no es poco nuevo, pero es ahora cuando el brinco pretende hacerse definitivo para la única aposento de tecnología que la gran mayoría de personas en el mundo desarrollado lleva encima de forma constante: el teléfono móvil.

Un smartphone más ‘smart’

Aunque ya ha habido alguna que otra muestra anteriormente, es Huawei, el tercer fabricante de smartphones a nivel mundial en términos de bombeo, la primera en querer robar el pícaro al agua de forma efectiva. El sábado presentaba durante la feria de la IFA su chip Kirin 970, el primero de su categoría en traer consigo una Neural Processing Unit (NPU) y que consigue aglutinar en tan pronto como un centímetro cuadrado tecnologías que de otra forma requerirían chips separados, suponiendo un coste más elevado en términos de espacio y un peor desempeño.

Este chip, no obstante, no llega con propósito inmediato a ningún de los teléfonos de la marca, sino que habrá que esperar hasta el extensión de su flagship, el Mate 10, el próximo mes de octubre. Para entonces quizá ya no estén solos en este campo, pues hay dos SoC que asimismo llegarán en este plazo de tiempo y que, si acertadamente no se conoce mucho de ellos, podrían hacerle compañía al Kirin 970 en el campo de la inteligencia fabricado.

El primero de ellos es el A11, el chip que Apple debutará la próxima semana en su nueva procreación de teléfonos y en el que, si se cumplen los pronósticos, asimismo podría obtener protagonismo la inteligencia fabricado. El venidero será el Qualcomm Snapdragon 836, que se dejará ver por vez primera asimismo en el mes de octubre unido a los nuevos Pixel de Google.

Se avecina, luego, un final de año interesante para el mundo del móvil en caudillo y para la aplicación de la inteligencia fabricado en los dispositivos en particular. Apple, Google y Huawei pueden ser los primeros en contar con terminales pioneros en este aspecto. Cuál de ellos conseguirá una mejor implementación y funcionalidad en el día a día es poco que todavía está por ver.