la guerra por las series que no produce ninguno de los tres

Los operadores de telecomunicaciones en España siempre utilizan el fútbol para atraer nuevos clientes a sus paquetes de televisión de suscripción. Que si yo tengo la Champions League, que si yo te ofrezco además ligas europeas, que si los próximos Mundial y Eurocopa sólo vas a poder verlos conmigo… Cuando nacieron en España las plataformas vía adiátere (Canal Satélite Digital y Vía Digital), ése fue su principal heroína de batalla.

Sin retención, dos décadas a posteriori, la “guerra” por los derechos audiovisuales no está tanto en el balompié como en las series de televisión. Son ya la segunda opción para decantarse por un servicio de televisión de suscripción, según un estudio de The Cocktail, y con la entrada de las OTT en España, se han convertido en el armas más preciada en la competencia entre todas ellas.

Desde que Netflix empezó a operar en nuestro país, en octubre de 2015, se ha despejado la privación para que detrás de ella llegaran HBO España y Amazon Prime Video, y Sky sigue planeando el desembarco de su servicio de VOD. Y todas ellas quieren engordar su catálogo de series, por lo que entran a competir con los operadores que ya había antiguamente en España, como Movistar+ y los canales de suscripción.

Un mercado muy rápido

Esto se traduce, sobre todo, en que los precios de algunas series suben y que las decisiones de comprar o no determinados títulos se toman más rápido. “Como ocurre cuando irrumpe cualquier nuevo competidor en un mercado, el mercado se inflaciona: aumentan los precios y hay que ser más ágiles en la toma de decisiones”, explica Sonia Salas, responsable de series premium de Movistar+.

Tronos ‘Juego de tronos’ es una de las series de HBO que Movistar+ tenía antiguamente en monopolio, y ahora comparte con HBO España.

Desde fuera, esa plataforma ha sido la principal damnificada de la entrada de Netflix y HBO España. En su momento, firmó un acuerdo de exclusividad con HBO por el que estrenaba en nuestro país todas las series que lanzara la esclavitud estadounidense, pero ese acuerdo finalizó con la arribada del servicio de VOD propio del canal. Por su parte, Movistar+ además había conseguido hacerse con los derechos de las primeras series de Netflix, ‘House of Cards‘ y ‘Orange is the new black‘, para su audición en España, pero ya no pudo conseguir más; la plataforma de streaming se reservaba los derechos de sus producciones para su arribada a nuestro país.

Esto es poco que se ha trillado con Amazon (aunque ‘Transparent‘ se estrene primero en Movistar+); las OTT que están produciendo sus propias series, y que antiguamente vendían los derechos de distribución internacionales, dejan de hacerlo en ciertos territorios en cuanto empiezan a preparar su desembarco allí. Sus series ya no están en el mercado, y estas OTT pasan a competir con los demás actores nacionales por títulos de terceros.

“Hay mucha más competencia a la hora de comprar y ofrecer las series. Antes tenías a unos cuantos competidores identificados, ya que el mercado era mucho más escaso. En la ahora, las grandes plataformas adquieren los derechos para muchos territorios al mismo tiempo“, explica Pilar de las Casas, VP de Movies and Factual Channels de AMC Networks International Iberia. El mercado se ha vuelto más competitivo y además más general; Netflix, por ejemplo, importación los derechos de distribución internacional en todos los países en los que está presente, lo que añade un nuevo punto de complejidad que resume Joana Silva, responsable de compras de FOX Networks Group España: “la proposición de producto apto es diferente, ya que la mayoría de los nuevos players son productores y distribuidores de su propio contenido y, encima, suelen tener acuerdos multiterritoriales con algunos estudios y plataformas que debemos tener en cuenta a la hora de considerar el producto apto para distribución particular”.

Por ejemplo, hace días saltaba la informe de que Netflix tenía los derechos de distribución internacional de ‘Dynasty‘, reboot del culebrón de los 80 a cargo de The CW. Esto quiere afirmar que es uno de los estrenos de network del próximo otoño que ya no está al radio de las cadenas de suscripción españolas para su audición en nuestro país. Con ese acuerdo general por la serie entre la plataforma y CBS Studios (que la produce), es Netflix quien la tendrá en España.

Startrek

Netflix tiene los derechos de distribución internacional de ‘Star Trek: Discovery’.

Si seguimos con el caso de Movistar+, Sonia Salas afirma que “nuestra estrategia de compra de series no ha cambiado tanto por la entrada de nuevos jugadores (Netflix, Amazon, HBO) como por la fusión de plataformas en el verano de 2015, cuando Telefónica compró Canal+. Al unir dos catálogos muy potentes, de dos compañías muy distintas, hubo que modificar las estrategias que cada una de ellas seguía hasta ese momento”. En el contenido, no obstante, sí se ha notado una decano presencia de series europeas (un mercado al que todos los canales de suscripción están dedicando decano atención) y una envite por producir sus propias series que búsqueda tener contenido exclusivo para sus abonados.

Además, el cirujano firmó un acuerdo con Showtime para abrir en monopolio sus series en España, acuerdo en virtud del cual están emitiendo actualmente el regreso de ‘Twin Peaks‘.

Para las demás, acude a los mismos sitios que el resto de operadores para agenciárselas nuevos títulos (screenings de Los Ángeles y ferias MIPCOM y MIPTV de Cannes). En una charla ofrecida en el Festival de Series de Madrid de hace un par de primaveras, los responsables de programación de varios canales de suscripción reconocían que casi el 80% de su parrilla se adquiría en los screenings de Los Ángeles en mayo, en los que las cadenas enseñan a los potenciales clientes internacionales sus nuevas series para la venidero temporada.

La ley de la proposición y la demanda

Y como es un mercado, está dominado por la ley de la proposición y la demanda; si alguna serie despierta mucho interés por parte de bastantes compradores, su precio sube. No hay tratos diferentes para los canales que pertenecen a grandes grupos de comunicación; es afirmar, si FOX España quiere una serie producida por el estudio FOX, tiene que hacer su proposición como todas las demás. Hay excepciones si esa serie se produce directamente para todos los canales del congregación. O si se importación para todos.

Un caso claro es ‘The Walking Dead‘. En Estados Unidos se ve en AMC, pero desde el principio entró en la producción FOX International Channels, lo que le aseguraba los derechos de distribución internacional de la serie. Por eso es FOX quien la emite en España. Joana Silva aporta más detalles al afirmar que “ese acuerdo de distribución internacional en los canales de FOX fue pionero de modelos que estamos viendo ahora; la ya renovada ‘Legión’ (…) o la además renovada ‘Atlanta’ (…), como de producción de contenidos globales con series como ‘Outcast’, creada por Robert Kirkman, o ‘Deep State’, la primera producción regional de ficción de FNG Europa y África, un thriller de espionaje protagonizado por Mark Strong”. Otro ejemplo son los TNT Originals, las series que la esclavitud TNT produce no sólo para Norteamérica, sino para todas sus sucursales internacionales.

Buenaconducta ‘Buena conducta’ se ve en España en TNT porque forma parte de los TNT Originals.

La importancia de contar con producciones propias de este estilo la explica Jorge Lezaun, director militar de Sony Pictures Entertainment Iberia, a la que pertenece el canal AXN: “En este entorno tan engorroso, es importante para nosotros contar con producciones propias; lo hemos hecho en el pasado con series como ‘Hannibal‘, y el próximo curso lo haremos con ‘Absentia‘, que supone la envés a la televisión de Stana Katic tras el éxito de ‘Castle'”.

Esas producciones propias garantizan títulos nuevos en las parrillas y catálogos de las cadenas. HBO España cuenta automáticamente con las series que HBO emite en Estados Unidos, y lo mismo ocurre con Netflix y las producciones originales de la plataforma. La pelea por los derechos de streaming fue lo que empujó a Netflix a lanzarse a desarrollar sus propias series, por ejemplo, frente a la progresiva retirada de contenido de su catálogo a cargo de estudios que querían explotarlo por su cuenta en Internet.

Quién tiene acuerdos con quién

El tema de los derechos de distribución es conveniente engorroso entre diferenciaciones de distrito, emisiones en recto o en VOD (más los nuevos derechos que acarrea ese servicio), acuerdos de algunos canales con determinados estudios… La situación puede resumirse en algunas cuestiones que podemos plantearnos con algunas de compras de series que se han donado este año.

¿Quién tiene las nuevas series de network para 2017/18?

De momento no ha habido anuncios al respecto. Sólo se conoce el destino de dos series, las dos producidas por CBS, ‘Star Trek: Discovery‘ (que en ingenuidad es del servicio de streaming CBS All Access) y ‘Dynasty’, y los derechos internacionales de las dos están en manos de Netflix, que las emitirá semanalmente. Es una organización que la plataforma ya siguió este año con ‘Sucesor designado‘, por ejemplo, novedad de ABC para la pasada temporada.

Los canales españoles estuvieron presentes en los screenings de Los Ángeles a finales del pasado mes de mayo, y es en estos meses estivales cuando se realizan las compras de muchas de esas novedades, que están a la retraso de hogar en nuestro país.

Qué es eso de Hulu y quién tiene sus series en España

The Handmaid’s Tale‘ ha sido uno de los estrenos de 2017 que más ha donado que musitar, y el que ha puesto definitivamente en el atlas a Hulu, un servicio de streaming animado en 2008, en Estados Unidos, por ABC, FOX, NBC y Warner. Se fundó como un oportunidad donde colgar los últimos capítulos de las series emitidas por esos canales, y hace ya unos primaveras que ha entrado en el entretenimiento de la producción propia de ficción.

Sus series están empezando a calar poco a poco a España, y lo están haciendo sin que la empresa tenga ningún acuerdo concreto con ningún cirujano. HBO España se quedó ‘The Handmaid’s Tale’ y tiene en su catálogo ‘Casual‘, pero Calle 13 compró ‘Chance‘, ‘The Path‘ está entre las series de Amazon Prime Video y Cosmo va a abrir ‘Harlots‘.

Las series de BBC

Entre los canales internacionales productores de series, BBC es siempre uno de los que despierta decano interés. Tiene mucha producción propia de ficción, pero sólo llega a España una pequeña parte de ella. Las series que llegan se reparten entre Filmin y Movistar+. La primera tiene en catálogo, por ejemplo, ‘National Treasure‘ y desde el principio ha incluido bastantes títulos británicos, como la flamante ‘Indian Summers‘ (de Channel 4).

La segunda dispone de ‘Poldark‘, ‘Line of duty’, ‘Guerra y paz’ y series documentales (más ‘Victoria’, que es de ITV), mientras otros estrenos de BBC han ido a detener a Netflix (‘Doctor Foster’), a HBO España (‘Clique’) o a Amazon, que tiene ‘Fleabag‘.

¿Hay acuerdos exclusivos entre cadenas y estudios?

Aunque las cadenas y las OTT acudan al mismo mercado a por sus series de terceros, pueden además firmarse acuerdos con distribuidoras para tener sus títulos en monopolio. Filmin, por ejemplo, tiene uno de este estilo con la distribuidora All3Media, en virtud del cual consigue series británicas como las ya citadas ‘Indian Summers’ y ‘National Treasure’, y Movistar+ firmó el año pasado el acuerdo ya comentado con Showtime.

Por su parte, HBO España ha tenido un trato preferencial con Mediaset por el que ha estrenado, al día venidero de su audición en televisión, episodios de sus miniseries ‘Sé quién eres‘ y ‘Perdóname Señor‘.

Los derechos de stacking, la gran esencia

El mercado de importación de series no sólo ha cambiado en España por la competencia de las OTT, sino porque la cada vez decano importancia del consumo en diferido, y la proliferación de servicios de VOD, han hecho que aparezcan derechos de distribución asociados a esas nuevas formas de consumo. “(El mercado) ha cambiado tanto como el modo de consumir televisión. A la hora de adquirir una serie hoy en día son muy variados los derechos que deben negociarse para lograr que esa producción pueda ser disfrutada por el usuario cómo y cuándo quiera”, explica Jorge Lezaun.

Stacking Copia

Por eso se han vuelto muy importantes los derechos de stacking. Joana Silva detalla que “hasta hace poco tiempo, hablábamos de derechos lineales, audición en antena, y a nivel no recto, de catch up, es afirmar, la disponibilidad bajo demanda durante un tiempo acotado del episodio de estreno más flamante en antena. Hoy hablamos de In season Stacking (ISS), la acumulación progresiva de los episodios de una temporada a lo espacioso de su audición durante un periodo de tiempo a posteriori de la audición de extremo episodio; de Box Set, la posibilidad de ver toda una temporada o temporadas de una serie bajo demanda durante un tiempo determinado, y de derechos SVOD, es afirmar, derechos más extendidos de vídeo bajo demanda”.

Y esa posibilidad de que las temporadas estén completas a disponibilidad del espectador (que es uno de los principales puntos de traspaso de Netflix, por ejemplo), se ha vuelto un componente muy importante a la hora de comprar una serie. Pilar de las Casas asegura que “depende de la serie, pero es cierto que cada vez son más necesarios. Ayudan al telespectador a no perderse una serie que tiene mucha continuidad y cuyo argumento es más difícil de seguir”, y Sonia Salas llega a apuntar que es un punto más de su organización de búsqueda de nuevos abonados al explicar que “el consumo bajo demanda es el principal para nuestros contenidos de series Premium. No está atado a horarios, no tiene el temor de que, si se pierde la cita del estreno, ya no va a poder recuperar un contenido. Y eso se refleja en el modo que elige para verlo”. “Es primordial dar oportunidad al espectador de ponerse al día con nuestras series y eso es precisamente lo que garantiza el sistema de stacking“, apunta por su parte Joana Silva.

Los derechos de stacking, de la temporada completa de una serie, se han vuelto muy importantes con la decano utilización del VOD

Así que la pleito por las series de terceros no está solo en conseguir los títulos más atractivos, o en ser los primeros en hacerse con ellos; está además en intentar ofrecer al espectador la experiencia completa de la serie para que pueda verla cuando quiera. Porque, encima, se puede utilizar para promocionar la audición recto, en directo, de las series, que es de dónde se obtienen todavía la mayoría de los ingresos por publicidad. En palabras de Sonia Salas, “poder contar con el stacking de sus series en audición nos aporta un valía claro que se ve reflejado en los consumos que los clientes hacen de esos títulos. Estamos convencidos de que con esto se refuerza la audición recto, al permitir que nuevos espectadores se sumen a una serie cuyo estreno se perdieron”.

Resumiendo…

El mercado de importación de derechos de series en España se ha vuelto muy engorroso, y muy competitivo, tanto por la entrada de OTT como Netflix, HBO España y Amazon Prime Video como por la aparición de nuevos derechos de distribución que surgen por los nuevos modos de consumo de las series.

Los acuerdos de distribución internacional de Netflix, por ejemplo, y la importancia del stacking en los servicios de vídeo bajo demanda son los dos aspectos que más han trastocado un mercado en el que todos los actores se adaptan lo más rápidamente que pueden.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales